09/22/2020

El Dios Hermes

Anuncios

Mari Carmen López Quiles

Hermes es hijo de Maya y Zeus. Cuando nació, su madre lo dejó envuelto en pañales y, apenas se dio la vuelta, el recién nacido se había convertido en un muchacho y se había ido a correr mundo. Lo primero que hizo fue esperar a que anocheciera, para robar las vacas de su hermano Apolo, cosa que hizo con pasmosa habilidad, pues no sólo no dejó ni una, sino que se las apañó para que Apolo se diera cuenta cuando ya había inmolado dos de ellas a los dioses, para lo que inventó el fuego. Entre tanto tuvo tiempo de construir una lira con la concha de una tortuga que había encontrado. Apolo anduvo buscando al ladrón hasta que dio con él y lo llevó ante Zeus, acusándole de haberle robado el rebaño entero. Hermes reconoció su culpabilidad, pero Apolo no tuvo más remedio que perdonarle, ya que Hermes cogió la lira que acababa de inventar, y le dedicó una tonadilla rebosante de alabanzas a su nobleza, inteligencia y generosidad. Apolo, cuyo punto débil es la vanidad, se dejó engatusar hasta el punto que, finalmente, le propuso cambiarle sus vacas por la lira, cosa que Hermes aceptó. Al parecer, tampoco le había faltado tiempo para robar el carcaj de flechas de Cupido, la espada de Ares, el ceñidor de Afrodita y el tridente de Poseidón. Recibió algunas reprimendas de su padre Zeus, que le advirtió que debía aprender a respetar la propiedad ajena, y evitar mentir con tanto descaro. Pero sus amonestaciones eran siempre suaves ya que encontraba divertido al pequeño, de modo que decidió sacar provecho de sus cualidades y acabó por llegar a un acuerdo por el que Hermes se comprometía a dejar de mentir, sin que esto implicara que tuviera que decir siempre la verdad, y se encargaría de promocionar el comercio y de cuidar de que los viajeros pudieran transitar con toda libertad por los caminos del mundo. Zeus, además, le nombró mensajero de los dioses y también ayudaba a Hades a convencer con sus dulces palabras a los moribundos.

<o:p></o:p>

A través de este resumen no resulta difícil establecer las analogías entre este dios y su función en la astrología. La habilidad, el ingenio, incluso la bribonería que denota, son propiedades de su papel astrológico, sobre todo en lo concerniente al manejo de la palabra, capaz de mentir o de disfrazar la verdad, de modo que no siempre es del todo sincero, envolviendo a todos con su verborrea y su simpatía. Todas estas cualidades son propias de una inteligencia clara y ágil, capaz de resolver situaciones con rapidez y buena puntería. Como mensajero de los dioses cumple un papel de mediador, incluso para convencer a los moribundos de que el trance sea rápido y conducir sus almas a la mansión de Hades, de modo que no se extravíen y vayan a parar a los cruces de caminos. Es decir, su capacidad mediadora es la que prima por encima de todo; es quien relaciona a los dioses con los hombres y a todos entre sí. No hay puerta que se le cierre ni camino que le esté vedado, por eso es el elemento intermediario imprescindible en todos los niveles de entendimiento.