09/24/2020

ES LA MASONERÍA UNA RELIGIÓN?

Anuncios

Gustavo Pardo 33

Se ha planteado que la Masonería es una secta religiosa. Veamos algunas definiciones al respecto:

Microsoft Encarta 2002

2Religión: “El término religión se refiere a la fe en un orden del mundo creado por voluntad divina. En este sentido, sistemas tan diferentes como budismo, cristianismo, hinduismo, judaísmo y sintoísmo pueden considerarse religiones.”. “Religión, forma de vida o creencia en una relación esencial de una persona con el universo o con uno o varios dioses”

Diccionario Webster

“Una creencia en un poder divino o sobrehumano que debe ser obedecido y adorado como creador y gobernante del Universo”

“La expresión de esta creencia  en conducta y ritual”

Diccionario Pequeño Larousse

“Culto que se tributa a la divinidad”

“Doctrina religiosa”

Como puede apreciarse, existen diversas formas de intentar definir lo que es Religión, no obstante no existe un acuerdo en ello.

A continuación definamos lo que se entiende por “secta religiosa”

Microsoff Encarta 2002 la define como “grupos religiosos que se definen, o son definidos por otros, como separados u opuestos a la ortodoxia de determinadas religiones tradicionales”

“El significado usual de “secta y “sectario “implica desviación”.

¿Puede catalogarse a la Masonería de “secta religiosa”?. Como vimos en la definición anteriormente expuesta, “secta implica “haber pertenecido a algo de lo cual se ha separado o desviado”. La Masonería especulativa jamás formó parte integral de religión alguna, por el contrario, en su constitución participaron hombres que profesaban distintas denominaciones cristianas, y de la Orden Rosacruz, tendiendo ella, desde sus inicios a lograr la armonía entre los hombres mediante la práctica de  la tolerancia más amplia, por lo que la Masonería no cabe dentro de la definición de “secta religiosa”. No obstante vamos a analizar lo referente a que la Masonería es una Religión anti Cristiana, y para ello es preciso contemplar ciertos elementos o factores esenciales que caracterizan a toda Religión.

  1. Poseer un Credo o creencia en un poder divino, creador de todo cuanto existe y superior al hombre. La Masonería requiere de sus miembros la creencia en un Ser Supremo sin definirlo, por lo que para los masones no existe contradicción alguna con el pertenecer a nuestra Institución y profesar una fe religiosa monoteísta, porque la concepción que tenemos de Dios es la misma que la que cada uno de nuestros afiliados tienen del Dios de la religión que ellos profesan.
  2. Tener un Plan de Salvación. La Masonería no promete a sus afiliados otra recompensa que la aprobación de sus actos por su propia Conciencia.
  3. Tener un Servicio religioso. Las reuniones de los masones no poseen ninguna de las características que tienen los servicios religiosos en ninguna de las principales religiones conocidas.
  4. Impartir Sacramentos. La Masonería no cuenta con Sacramentos.
  5. Reunirse en Templos o Iglesias para rendir culto al Ser Supremo. Los masones nos reunimos en Logias para recibir los conocimientos filosóficos y morales, que mediante la enseñanza simbólica, nos ofrece el Sistema de Educación Masónicos, que han de servirnos para convertirnos en mejores seres humanos.
  6. Contar con un clero. Los masones no tenemos un clero establecido, nos gobernamos mediante la conducción de los hermanos más aptos y que son periódicamente elegidos democráticamente mediante el voto secreto y directo de los miembros de cada Logia masónica

Ahora voy a referirme a las coincidencias existentes entre nuestra Institución y la Iglesia Cristiana.

  1. Ambas creen en la existencia de un Ser Supremo, en la inmortalidad del alma y en la ley moral
  2. Ambas sustentan la Fraternidad Humana, por proceder todos los hombres de un origen común.
  3. Ambas trabajan por el perfeccionamiento espiritual, moral y material del hombre.
  4. Ambas sostienen la necesidad del ejercicio activo del Bien, la Beneficencia y la Bondad.
  5. Ambas proclaman lo ineludible la Igualdad ante la Ley y de la necesidad de la Libertad para el desarrollo integral y armonioso del hombre y la sociedad.
  6. Ambas contribuyen, mediante la formación de valores espirituales, morales y sociales en sus seguidores, a crear una sociedad más justa, donde la solidaridad humana restañe las heridas producidas por la intolerancia y el fanatismo.