09/18/2020

MASONERIA Y MUJER (I)

Anuncios

Gustavo Pardo 33

El tema que he decidido abordar resulta altamente controvertido y hasta espinoso, por ser ésta una Corporación que reúne a tan inteligentes y entusiastas hermanas académicas que, en no pocas oportunidades se habrán preguntado por qué una Institución tan progresista como lo es la Francmasonería, veda la entrada a sus logias a la mujer. En el presente trabajo, pretendo responder esta inquietud.

I. INTRODUCCION

Mucho se ha especulado del origen de la Masonería, y mucho queda aún por investigar de este aspecto tan oscuro de nuestra historia Institucional, donde el mito se confunde con las realidades. ¿Cuándo surge la Francmasonería y quiénes fueron sus fundadores? Creo esencial tratar de encontrar una respuesta a esta interrogante si se desea conocer el por qué está vedado a la mujer el ingreso a la Masonería.

II. ORIGEN DE LA FRANCMASONERIA.

Como dije anteriormente, el origen histórico de la Francmasonería se encuentra sumido en el misterio. No obstante, se presume que ésta surge, entre otras, de la influencia que ejercieron en la Edad Media los Gremios de Artesanos, las Guildas, Cofradías, y las Ordenes de la Caballería, principalmente las de carácter militar y monásticas, tales como la de los Caballeros Hospitalarios, actualmente conocidos como Caballeros de la Orden de Malta, los Templarios, los Caballeros Teutones y, tal vez, los Caballeros Trinitarios, porque todas estas sociedades y órdenes, guardan una cierta relación con alguno de los aspectos filosóficos, doctrinales o simbólicos, que actualmente prevalecen en la Masonería Moderna.

A continuación pretendo realizar un somero estudio de cada uno de los aspectos que dichas organizaciones y órdenes, abarcaban, a fin de determinar la presunta influencia que ellas tuvieron sobre nuestra actual Institución.

Los Gremios de Artesanos.

Estas agrupaciones adquirieron una gran importancia hacia fines del siglo XII, no obstante ellas no deben asociarse a las actuales organizaciones obreras o sindicatos, por el contrario se conoce que estos gremios agrupaban a los patrones o propietarios de los distintos negocios establecidos en una determinada comunidad medieval, porque, aunque todos los artesanos de un mismo oficio trabajan en la producción de los artículos que se elaboraban en los talleres destinados a una producción determinada, tales como las panaderías, herrerías, las construcciones, etc., sólo los Maestros o Patrones poseían todos los derechos y privilegios como socios del Gremio.

Los oficiales y aprendices de artesanos, trabajaban en los talleres hasta, en el primer caso, lograban pasar el examen y ser admitido como Maestro, para lo que además de pasar el antes referido examen, debía poseer los medios económicos necesarios, que le permitieran abrir su propio negocio. El caso de los aprendices era mucho menos favorable, ya que para ser admitidos como tales, (usualmente éstos ingresaban en los talleres a la edad de 12 o trece años) eran sus padres quienes pagaban al Maestro del negocio para que los admitiesen como tales en el oficio en cuestión, donde tendrían que laborar muy duro y por espacio de unos seis u siete años.

Por otra parte, los Maestros o Patronos de los diferentes negocios u oficios, poseían el privilegio de poder ocupar cargos en el gobierno de sus respectivas comunidades, aún hoy, en la ciudad de Londres, el Lord Mayor es elegido por los miembros de las “asociaciones de libres”, que han heredado esta tradición.

En sentido general estos gremios de patronos, eran considerados como una especie de fraternidad, debido al espíritu de colaboración prevaleciente entre sus miembros, y como ellos se desenvolvían en una época donde el espíritu religioso era un factor común a todos los miembros de la sociedad medieval, estas sociedades estaban profundamente imbuidas en el mismo, llegando a reunirse para acudir a los oficios religiosos que se oficiaban en la comunidad, siendo particularmente devotos de la Virgen María y fieles contribuyentes con los diezmos o impuestos eclesiásticos.

Cofradías:

Esta eran asociaciones de carácter benéfico y de una fuerte influencia religiosa, que estaban muy vinculadas a los gremios, pero sin constituir parte de ellos, que agrupaban a personas y familias, que no necesariamente se encontraban relacionados con un oficio determinado, como era el caso de los gremios, que se reunían para la celebración de un santo, o para el mutuo socorro, en el caso de enfermedad o de invalidez que impidiese al miembro de dichas cofradías, ganarse el sustento de él y de su familia, y para organizar entierros o funerales de los cofrades, entre otras actividades.

Las Guildas:

Ellas eran sociedades de juramentados, cuyo objeto primordial lo constituía la defensa común de un cierto grupo comunitario, de los ataques o agresiones provenientes de un enemigo común, externo a la comunidad o interno. Debe recordarse que, en particular en la Baja Edad Media, se establece, ya perfectamente configurado, el enfrentamiento entre ricos y pobres, entre poderosos y débiles, y es precisamente entre estos últimos, los más pobres, los más débiles, que surge la necesidad de reunirse o asociarse para hacer frente común a los ricos y poderosos, este es el origen de la Guildas, que no siempre estuvieron ligadas a los gremios, y tal vez por esto, fueron menos influidos por el aspecto religioso de la época, aunque no totalmente exenta del mismo.

La Orden de Caballería:

Como ya se conoce esta Orden se establece en la Edad Media en Europa, y transforma la sociedad de la época hasta el punto de resultar un factor determinante en los dos grandes poderes de ese continente, la Iglesia y los señores feudales, (del que los reyes eran el primero entre iguales), aunque la influencia de la Iglesia resultaba determinante, como en todos los aspectos de la vida medieval, bástanos observar el Reglamento o las Reglas de Caballería, que el escritor francés León Gautier ha reunido en 10 artículos, de los cuales voy a mencionar sólo dos, (los dos primeros y más importantes):

1)   Creerás todo lo que enseña la Iglesia, observarás sus Mandamientos y Leyes.

2)   Protegerás a la Iglesia.

Como se ven los Caballeros tenían una muy directa relación con la Iglesia de la época (la católica).

En cuanto a las órdenes religioso-monásticas, debe hacerse un epígrafe aparte, dada la influencia determinante que ellas tuvieron sobre todas las anteriores relacionadas.