09/22/2020

MASONERIA Y MUJER (VII)

Anuncios

CONCLUSIONES.

Gustavo Pardo 33

En estas conclusiones deseo exponer que para el desarrollo del presente trabajo hube de tomar en consideración que el masón “Rendirá culto a la Moral Universal, dirigiendo sus investigaciones al descubrimiento de la verdad científica…”, según se expresa en la Liturgia de Apr…. Del IH Joaquín N. de Aramburu, Pág. 28, y este fue el resultado que obtuve de esta búsqueda:

  1. Si el origen de la Francmasonería se remonta a la Edad Media, en ningún caso puede considerarse que dicho origen tuvo lugar tomando como punto de partida las antiguas Cofradías, Guildas o Gremios, en cambio es más probable que fuesen las Ordenes religiosas de Caballería, quienes realmente contribuyesen a formar, al menos una parte, del ritual y secreto de la Masonería, incluyendo la prohibición a la mujer de participar en sus reuniones.
  2. No obstante, considerando este último aspecto, entonces nos asaltan varias interrogantes. ¿Por qué la Francmasonería ha resultado tan perseguida por la Iglesia Católica? ¿Por qué en la Francmasonería no ha continuado el culto al Dios de los Católicos, y en cambio es adoptado el principio más amplio de G.A.D.U.? ¿Por qué no continuó el culto o veneración a la Virgen? Esto nos reduce el campo de la presunta influencia que las Ordenes Monásticas Militares pudieron tener en la organización o fundación de la Masonería, y quedamos ante una Orden muy especial: Los Caballeros Templarios. Esta Orden si tuvo razones muy fuertes para alejarse de las concepciones sustentadas por la Iglesia en Roma, y además en su Regla existía una prohibición muy dura de evitar “todo contacto con mujeres”, incluyendo a su propia madre y hermanas.
  3. Pero si el siglo XVII y sus conceptos respecto a la nueva visión que del mundo, la vida, la religión, la profusión de escritos fantásticos, la profusión del racionalismo, etc., nos sirve para establecer que nuestra Institución emerge de estos factores combinados, entonces podemos encontrar otra causa la cual las mujeres son excluidas de la Iniciación masónica, es decir, la creencia de que el hombre-varón constituía el eje y centro del Universo.
  4. A partir de fines del siglo XIX se desarrolla una nueva concepción del movimiento feminista, y mujeres de la talla de María Deraismes y Annie Bessant, logran influir de tal forma en un grupo de masones, que fundan la Masonería Mixta, que se ha extendido a varios países, entre ellos a Estados Unidos de América, México, etc.
  5. El nuevo milenio de acerca y la mujer sigue desarrollando una fuerte influencia en la Sociedad Moderna, donde ha invadido hasta las más altas esferas de los gobiernos en varias tacones, ha obtenido el Premio Nobel, se destaca en la Ciencia, la Literatura, las Artes, la Tecnología, etc.
  6. Existe el antecedente que aspectos del Landmak que prohíbe el acceso a la Iniciación masónica a “un mutilado, un hombre no nacido libre…” ya se les contempla desde un punto de vista más amplio y acorde a los trabajos que actualmente se realizan en la masonería especulativa.
  7. El IH Aurelio Almeida, en su “Consultor del Masón”, Pág. 148, refiriéndose a los gremios que se supone, dieron origen a la Masonería, dice: “Esos gremios han ido desapareciendo ante la luz de la civilización; sólo prospera y brilla el gremio de los constructores, LA MASONERIA, gracias al cambio radical que en los siglos XVII y XVIII le imprimieron los albañiles ingleses, admitiendo primero a sus franquicias y privilegios a PERSONAS EXTRAÑAS AL OFICIO y declararon solemnemente que la corporación se apartaba de la tarea material de construir edificios, y emprendía el cultivo y estudio de las virtudes morales”.
  8. ¿Podrá la Francmasonería encontrar un método apropiado, gradual y seguro, que incorpore a la mujer a su insondable Sistema Filosófico-ético-moral, eludiendo los peligros de la improvisación?

El próximo siglo, el próximo milenio, son las canteras donde los “nuevos talladores de piedra” habrán de encontrar las respuestas adecuadas, basando estas en el inagotable cauce de la CIENCIA Y LA VIRTUD