EL GABINETE DE REFLEXIONES.

Gustavo Pardo 33

SARCOFAGOSegún la Liturgia de Aprendiz del IPH Vicente A. de Castro el local destinado a este menester ha de hallarse en un sótano y se encontrará vestido de negro, con pinturas, cráneos, huesos en aspa, y lo más imponente que se pueda, alumbrada por una lámpara sepulcral, con una mesita, también negra, en el fondo, y sobre ella se pondrá un vaso de agua, una copilla con sal, un pedazo de pan y un lápiz o pluma para escribir el Testamento que será colocado en la mano izquierda del esqueleto humano que se encontrará ubicado a la espalda del Candidato, y que sostendrá un puñal en su mano derecha.  Como podemos observar de esta descripción que del Gabinete de Reflexiones nos brinda el IH Vicente A. de Castro, el mismo debe representar a una cueva, gruta o bóveda subterránea, lo que se ajusta con más precisión al nombre de CÁMARA, que procede de la palabra Greco latina “KAMARA” la cual hace referencia a un sepulcro o Bóveda sepulcral.

En la puerta de entrada a la Cámara de Reflexiones debe existir una  pequeña ventana que permita al Primer Diacono observar las reacciones del Candidato en el interior del Cuarto de Reflexiones, otros autores incorporan elementos que completan y hacen aún más solemne esta parte del ritual de la Iniciación. Y a tal efecto indican que sobre la mesa debe haber, además de lo antes descrito por el hermano Vicente A. de Castro, un cráneo humano, un recipiente  con azufre, un reloj de arena a punto de agotar su medida, y un gallo. Autores como Oswald Wirth, incluyen en la decoración del Cuarto de Reflexiones, símbolos procedentes de la Tradición de los Alquimistas, que se relacionan de forma muy directa al espíritu de la doctrina y la filosofía iniciático-esotérico de la Masonería tales como la palabra VITRIOL, y un POZO.

Por su parte, el IH Gerardo L. Betancourt nos dice que este aposento debe comunicar con la puerta izquierda del Occidente de la Logia (en el caso de existir esta puerta), y que “es un error poner ataúdes y cadáveres, y aún esqueletos, que corresponden a otras ceremonias muy diferentes a la iniciación”[1], los Maestros Masones sabemos a lo que se refiere el hermano Betancourt.

No obstante, la Liturgia del VH Joaquín N. Aramburu[2] solamente incluye en este recinto “una mesa, una silla, tintero, pluma y papel¨, dejando abierta la posibilidad de que el mismo contenga otras alegorías y símbolos “que tiendan a recordar la inestabilidad de la vida, un culto al Ser Supremo, el amor a la humanidad y la necesidad de purificar el espíritu con obras de virtud y amor”.

A continuación trataré de sintetizar el significado simbólico que estos, y otros autores dan a los símbolos antes relacionados.[i]

En su conjunto, la Cámara de Reflexiones representa al macrocosmo y al microcosmo, es decir, al Universo y al Hombre, y en ella se lleva a cabo una parte de la primera de las cuatro pruebas simbólicas  por la que pasan los candidatos en el ritual de la Iniciación masónica, es decir, la prueba de la Tierra. Este cubículo simboliza el cuerpo material del hombre que sirve de tumba al Ser Interno[3], que es el verdadero objeto de trabajo o Piedra Bruta sobre la cual el Iniciado habrá de cincelar los conocimientos que irá adquiriendo en su paso por los diferentes grados de la Masonería. Al la Cámara de Reflexiones se le considera como un lugar situado en el interior (o debajo) de la tierra, donde es preciso colocar la semilla (LA VERDAD) para que ésta germine y brote convertida en la planta que proveerá los frutos necesarios para la alimentación del hombre, la sombra que el caminante agotado requiere para reponer sus fuerzas, o, simplemente, la belleza del conjunto natural que admiramos, y que en el hombre significa el valor del cambio  que ha de estar dispuesto a realizar en su Ser Interno el Candidato antes de ser Iniciado y recibir la VERDADERA LUZ.

Otros Autores comparan este aspecto del rito de la Iniciación al vientre materno, donde el feto se forma, y sostiene hasta que ya está preparado para emerger a la vida exterior, y es precisamente a este concepto del nacimiento, ya sea de una planta o de un niño, a lo que considero que el IH Gerardo Betancourt se refiere cuando expresa que no debe existir en este lugar cadáveres ni féretros, porque estos elementos mortuorios simbolizan aspectos que conllevan a la idea de una resurrección (que ya sabemos donde ocurre), y no a un nacimiento (a la preparación para nacer a una nueva vida) que es el real objeto del GABINETE DE REFLEXIONES. De este aspecto hablaremos más adelante, cuando abordemos el ritual de la Iniciación masónica.

El color de las paredes y el cortinaje.- El local destinado al Gabinete de Reflexiones debe estar pintado de negro o colocarse cortinas negras de forma tal que el mismo se encuentre en penumbras, simbolizando esta oscuridad el estado de Conciencia actual del Candidato,

Los huesos humanos y piedras.- Ellos se encuentran en desorden por todo el cubículo (o sobre la mesa) para significar el CAOS en que hemos desenvuelto nuestras vidas hasta ese instante, en lo material y espiritual, y que precede al ORDEN que prendemos establecer en ella a partir de nuestra Iniciación masónica.

El cráneo humano.- Simboliza la Igualdad que nos depara la naturaleza a todo ser viviente, y debe inspirar al Candidato a reflexionar sobre la necesidad de actuar en concordancia a principios y valores de solidaridad con los más necesitados, de tolerancia y respeto para quienes no concuerdan con sus ideas o conceptos, y de JUSTICIA y VERDAD para con todos sus semejantes.

El reloj de arena.- Este emblema representa el flujo inexorable del tiempo y la corta duración de la vida del cuerpo físico, así como la necesidad que tenemos de emplear este breve destello de nuestra existencia material para construir nuestro Templo Interior, luchando contra nuestras pasiones, y haciendo cuantas buenas obras y servicios a los demás nos sean posible, pero también indica el regreso al origen, lo vacío y lo lleno, lo inferior y lo superior, el Cielo y la Tierra, lo de arriba y lo de abajo, El Reloj de Arena debe colocarse entre el Gallo (símbolo del nuevo renacer) y la Calavera (que representa la muerte)

El gallo.-  Indica el despertar interior del hombre, el triunfo de la Luz sobre las tinieblas, señalando además, la necesidad de la vigilancia que hemos de tener sobre nuestros actos, no permitiendo que nada nos aparte del sendero de la Verdad, la Justicia y el Honor.

El pan y el agua.-. Así como el pan constituye el alimento del cuerpo, los  pensamientos limpios y nobles constituyen el alimento del espíritu. Además hace referencia al espíritu de sacrificio y de servicio  que ha del estar siempre presto a brindar el Iniciado, indicando que como el aquél mitiga el hambre material, así él está dispuesto a consolar, ayudar y servir al necesitado; y el agua (que es la esencia de la vida humana)  calma la sed, sirve para el regadío de las cosechas, para la producción industrial, etc, simbólicamente nos muestra la necesidad de la moderación en nuestros actos, evitando los excesos de los extremos, y ambos unidos (el pan y el agua) nos indican lo necesario de la prudencia con que hemos de enfrentar las vicisitudes del diario vivir. También nos recuerda que en todas las épocas, ellos son los únicos alimentos que la intransigencia política y el fanatismo religioso dan a sus víctimas.

El azufre.- Representa la acción o energía espiritual creadora que parte del Ser Interno, es la esencia o chispa divina que reside en cada hombre y que tiende a elevarlo a su Creador. En la logia está representado por la Columna  “J”,

El Mercurio.- Al cual debemos referirnos aunque no se encuentra en la Cámara de Reflexiones, para simplificar la explicación del elemento “sal”,  y que está representado en el Templo por la Columna “B”, simbolizando toda influencia material o sensorial que procedente del medio externo, intenta penetrar el Ser Interno del hombre.

La sal.- Formada por cristales, es el equilibrio entre los principios internos (azufre)  y la influencia de las sensaciones  que provienen del exterior (Mercurio)  y   representa la armonía de los elementos anteriores que debe alcanzar el Candidato antes de ser Iniciado,  logrando estabilizar su Ser Interno, preparándolo así para recibir la LUZ. También indica al Candidato que la sal es obtenida  producto del Trabajo[4], simbolizando, igualmente, la necesidad de trabajar con productividad para que la Sociedad[5] progrese.

La Ceniza.-  Aunque este elemento no es de uso común en los rituales del Rito Escocés que se realizan en nuestro país, es conveniente hacer algunas consideraciones al respecto, teniendo en cuenta la importancia del significado socio-económico que algunos autores le atribuyen. Según se expresa en el libro ”Los 33 temas del Aprendiz”, este elemento simboliza la necesidad de INCREMENTAR LA PRODUCCION[6], atendiendo a que el mismo es el resultado de la acción del elemento FUEGO actuando sobre las materias primas, que posteriormente se convertirán en objetos de consumo.

La Lámpara sepulcral.- Su débil luz representa la vida del hombre, lo que indica la necesidad que éste tiene de la Solidaridad y la Fraternidad, del esfuerzo  común que transforma la vida y eleva al hombre a la categoría de SER SOCIAL.

El Sarcófago y el esqueleto humano.- Representan el estado de descomposición moral a que llega el hombre que carece de un guía  que le conduzca por el camino de la Virtud, el Amor y el Servicio a la humanidad que ha de ser la aspiración de todo masón.

El pozo[7].- Debe hallarse situado (pintado o simulado) al fondo del Gabinete de Reflexiones aludiendo a que en las Iniciaciones del antiguo Egipto la prueba de la tierra consistía en que el aspirante, provisto de una lámpara y de los medios necesarios para encenderla en caso de que su llama se extinguiera, había de transitar por una senda estrecha y tortuosa, por la que sólo muy inclinado (a gatas) se podía avanzar, al final del cual se encontraba un pozo por el que debía descender, primero utilizando una escalera de hierro de unos 60 escalones y después, por otra, en forma espiral, de escalones tallados en la piedra, hasta 150 pies de profundidad, en el fondo del cual se encontraba un pasadizo donde se hallaba la puerta que marcaba el punto desde el cual ya no había regreso. En la actualidad la prueba de la tierra transcurre en el Gabinete de Reflexiones, en ciertos momentos durante la introducción al Templo (en el espacio entre la puerta y las columnas) y en los pasos desiguales del primer viaje.

La Tradición de las Antiguas Iniciaciones hizo que de esta prueba se desprendiera la afirmación de que ¨la Verdad se encuentra en el fondo de un POZO¨.

VITRIOL. Palabra Sagrada de los Alquimistas, que significa “Viaja al Interior de la Tierra y al Rectificar (lo defectuoso) por las purificaciones, encontrarás la Piedra Oculta de los Sabios[8], a lo que se alude, igualmente, que en la oración del Credo Cristiano cuando se dice “…fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los Infiernos …”. Esta palabra (VITRIOL) hace referencia a la necesidad de la meditación y la reflexión interior, para hallarnos frente a nuestros propios defectos, pasiones y errores (Piedra Bruta), y que después de rectificarlos, mediante el empleo de la voluntad,  habremos encontrado la Piedra Cúbica de los masones, o sea indica el paso de lo denso (lo pesado), a lo sutil; la transmutación del plomo, que trae el profano dentro de sí antes de su Iniciación, en el oro o el HOMBRE VIRTUOSO, objeto deL trabajo Masónico o de la GRAN OBRA[9].

El Testamento.- Se encuentra en un documento de forma Triangular que hace referencia a las enseñanzas filosóficas de la Escuela  Pitagórica, de las que hablaremos más adelante cuando tratemos el simbolismo del Primer Grado.

El Testamento Masónico se diferencia del documento legal que en la vida profana se emplea para dejar nuestros bienes a determinados familiares o instituciones benéficas antes de morir, en que en nuestro caso el Testamento se refiere a la preparación para “morir al mundo de las pasiones, los vicios, la intransigencia y el fanatismo y el nuevo renacer a la vida que nos proporciona la ¨LUZ DE LA VERDAD” y por eso  nuestro Testamento representa el triple deber del hombre: para con Dios, para consigo mismo, y para con su semejante. El hombre debe Conocer, Amar y Respetar a Dios, manifestado a través de la excelencia de su Obra visible, la Naturaleza, que  nos induce la idea de la PERECCIÓN SUPREMA. En este caso Dios representa la concepción que cada uno tiene de la Justicia, la Bondad y la Belleza; es el Ideal que mueve sus acciones, porque la divinidad está representada en cada hombre por los aspectos  más positivo, sanos y nobles que cada cual posea dentro de su propio Ser Interno.

El hombre tiene para consigo mismo el deber de superarse moral, intelectual y físicamente, procurando conservar a toda costa el culto a su propia dignidad como ser humano, creado a imagen y semejanza del Creador, y ser él mismo el mayor garante de sus DERECHOS NATURALES para poder cumplir a cabalidad su misión sobre la tierra.

Como Ser Social que es, el hombre debe a sus semejantes el reconocimiento y respeto a la dignidad de cada cual, la mayor tolerancia para con sus ideas, creencias y opiniones, no haciendo a otros lo que no queramos para nosotros mismos, garantizando así la Paz y Armonía Social.

Las Inscripciones.- Han de estar destinadas a motivar la reflexión y meditación de los Candidatos sobre el importante paso que  van a dar, lo inestable de la vida y la necesidad de encontrar un nuevo sendero para el mejoramiento propio.

A continuación señalaremos las más frecuentes:

  • Si sólo te guía la curiosidad, vete.
  • Se temes que se noten tus defectos, te hallarás mal entre nosotros
  • Si eres capaz de fingir tiembla, que se te conocerá.
  • Si amas las distinciones humanas, huye; aquí no las conocemos
  • Si tú alma es accesible al terror, no prosigas.
  • Si perseveras, serás purificado por los elementos, saldrás del abismo de las tinieblas y verás la Luz.

[1] En la bibliografía se indican las obras consultadas

[2]Joaquín N. Aramburu. Liturgia del Grado de Aprendiz. Pág. 12

[3] Entiéndase por Ser aquello que se distingue del cuerpo físico y que trasciende a éste, que comparten todas las entidades y cuyos rasgos son universales,

[4]Trabajo es el  esfuerzo realizado para asegurar un beneficio economico con el cual satisfacer las necesidades.

[5] Sociedad, conjunto de relaciones que se establecen entre los individuos y grupos con la finalidad de constituir  una colectividad estructurada en campos definidos de actuacion en los que se regulan los procesos de pertenencia,

comportamiento, etc

[6] Produccion  de bienes y servicios, medio por el cual el trabajo humano crea  riqueza.

[7]  Su Simbolismo muestra la necesidad del Análisis Introspectivo, la Meditación y la Reflexión que obra benéficamente sobre nuestro espíritu.

[8] Visita Interiora Térrea, Rectificando Invenies Occultum Lapidem (VITRIOL)

[9] la Redención Humana

 


 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .