09/25/2020

LA MANO OCULTA

Anuncios

Gustavo Pardo

Es indudable que la sociedad cubana se encuentra ante una espiral de cambios. ¿Qué ha provocado estas expectativas? Ciertamente, que no ha sido la buena voluntad de los Castros y sus acólitos.

En los “cambios” de política que se últimamente se han implementado en la Isla, tiene mucho que ver el fortalecimiento y desarrollo de nuevos actores sociales  internos; entre estos, las Damas de Blanco, la Unión Patriótica Cubana (UNPACU), grupos defensores de los derechos civiles de las minorías, y los Blogger; entre otros.

Estos grupos se han destacado por efectuar acciones pacíficas y publicas en las calles de Cuba; acciones a las cuales el régimen teme, precisamente porque conoce los riesgos que puede correr si las mismas “se van fuera de control”

Por otra parte, resulta evidente que a lo largo de estas cinco décadas, nunca antes la regencia Castrista se había visto ante una situación interna tan comprometida como la actual.

El régimen se ha visto obligado a permitir viajar al extranjero a algunos opositores y disidentes. No obstante, a pesar de que la prensa internacional, incluyendo la del sur de la Florida, ha efectuado una cobertura intensa a estas visitas; no he observado que los medios hayan abordado un tema muy sensible: quien es y donde está la mano oculta que intenta beneficiarse del esfuerzo y los riesgos que corren continuamente estos opositores. Y, sin embargo, la tarea es muy simple; máxime para profesionales de la prensa tan efectivos y capaces como los que cubren en acontecer floridano y estadounidense.

Quien ha absorbido a estos personajes? Quien maneja sus agendas, decidiendo a donde van y con quienes se reúnen?

Efectivamente, una Organización que para algunos es de izquierda; en tanto que para otros lo es de derecha; la cual posee un glorioso pasado; que maneja grandes recursos económicos y que cuenta con un considerable lobby político, se encuentra preparando la forma de “poner el pie” en la Isla sin arriesgar nada.

“Poner un pie” antes de producirse los cambios democráticos que todos aspiramos que lleguen al país, utilizando la presunta influencia que sobre estos opositores ellos consideran poder lograr; porque no son pocos quienes presumen que ciertos directivos de esta Entidad están muy interesados encontrarse entre los primeros  en hacer buenos negocios en la Cuba de los Castros. En el caso (eso ya es secundario) de producirse cambios políticos, bueno; ya ellos están ahí para lo que pueda presentarse!

Donde está el problema? En el desconocimiento prevaleciente en el exilio de la sicología del cubano de la Isla. El cubaneo es el mismo, la realidad sociológica es diametralmente opuesta.

En verdad, no les garantizo mucho éxito en este propósito.