09/20/2020

ALCOHOLICOS ANONIMOS; EN BUSCA DE LA LUZ

Anuncios

Gustavo Pardo

Se ha convertido en un hábito social el compartir ciertos momentos de esparcimiento, inclusive familiares, reuniéndonos alrededor de una mesa en la cual reina, como monarca absoluto, la botella o botellas, de alcohol en sus diversas manifestaciones.

Por otra parte, no resulta extraño que al concluir la jornada laboral, e inclusive dentro de ella, se ingieran bebidas alcohólicas, en el primer caso para «compartir», y en el segundo, para «levantar el ánimo» y «trabajar con más brío», esto último ocurre, por lo general, en trabajos que requieren del esfuerzo físico continuado.

Esto, que al parecer es un inocente «hábito social, o laboral, puede convertirse en el germen que nos puede llevar al alcoholismo, y pasar de una condición de Hombre, Ciudadano, Vecino, Padre, Hijo, Hermano, etc., a la de un simple «borracho». Y ya sabemos que aquellos seres a los que se les conoce por el calificativo de «borrachos» gozan de un status social nada envidiable, a partir de que muchos de ellos pierden sus empleos, sus amigos y hasta sus propias familias, después de convertir el hogar en un verdadero infierno.

Pero hay una LUZ EN LO MAS PROFUNDO DEL POZO  en donde se encuentra quien ha tenido la desdicha de convertirse en Alcohólico crónico, y ella es la FRATERNIDAD DE ALCOHOLICOS ANONIMOS de la cual pretendo ofrecer algunos datos que pueden resultar de sumo interés para aquellos que se encuentran enfermos de este mal que aqueja a una buena parte de la sociedad de hoy, así como para aquellos que sin llegar aún a encontrarse enfermos, transitan este camino, e inclusive, para los que no prueban las bebidas alcohólicas.

Creo que no ha pasado inadvertido para el lector que me he referido a los alcohólicos como a «enfermos», y no ha «viciosos», porque hoy se conoce que el alcoholismo » es una enfermedad crónica, progresiva e incurable que se manifiesta por la pérdida del control sobre el alcohol» (OHL, MS 1980). Y como toda enfermedad, el alcoholismo puede ser tratado, con la particularidad de que debe ser el propio enfermo quien tome la decisión de iniciar este tratamiento, Y el tratamiento que requiere el alcoholismo es difícil y prolongado, por lo que los enfermos requieren de mucho apoyo, comprensión y amor, de parte de cuantos entran en contacto de forma cotidiana con ellos, y principalmente de su familia. Pero, además, el alcohólico ha de contar con un apoyo fundamental: el de otros alcohólicos que ya han emprendido el camino de su autocuración y se han agrupado en una Fraternidad, que fue fundada en el año 1935 por hombres que «habían tocado fondo», ella es la FRATERNIDAD DE LOS ALCOHOLICOS ANONIMOS.

A esta Fraternidad voy a referirme, aportando algunos datos que considero de interés conocer a todos los que compartimos la preocupación por el creciente uso del alcohol como refugio o escape ante una situación agobiante, o de las vicisitudes que el cotidiano vivir nos pone enfrente y que no sabemos cómo afrontar, y en particular a los masones, por ser la nuestra la Institución Orgánica de la Moralidad, y su Fin, Disipar la Ignorancia, Combatir el Vicio, e Inspirar Amor a la Humanidad, y hallarnos obligados a practicar la filantropía en todas sus manifestaciones, y a apoyar «al débil, al desvalido…»

Creo que no constituye un secreto, que el sector más propenso a caer en la ingestión de bebidas alcohólicas, lo constituye el de aquellos que aún se encuentran en esa etapa trascendental de la vida que es la adolescencia y la juventud, y que es nuestro deber como masones, estar alertas a orientar a quienes sean propensos a la ingestión de bebidas alcohólicas, y en particular a aquellos que ya han pasado la raya invisible existente entre el «bebedor social» al de «bebedor consuetudinario», a que dirijan sus pasos hacia esta noble Fraternidad que, indudablemente, tiene mucho que brindarles y, además, apoyar y colaborar, en la medida de lo posible, con los miembros de esta noble y altruista Fraternidad de los Alcohólicos Anónimos, que con su acción bienhechora, tantas vidas humanas ha salvado, y a tantas personas ha reincorporado a la vida social y laboral útil.

Creo de interés ofrecer algunos datos acerca de la FRATERNIDAD DE LOS ALCOHOLICOS ANONIMOS que pueden resultar de mucha utilidad a quienes, por una razón u otra, deben lidiar con un caso de alcoholismo en su propia familia, en su círculo de amigos, o entre sus compañeros de trabajo.

«ALCOHOLICOS ANONIMOS es una Fraternidad Mundial de hombres y mujeres que se ayudan mutuamente para mantenerse sobrios y que están dispuestos a compartir, de forma gratuita su experiencia de la recuperación, con otros que pueden tener un problema con su manera de beber. El programa que sugiere A.A. consiste básicamente en los «Doce Pasos» hechos para la recuperación personal del alcohólico». (Tomado del plegable ALCOHOLICOS ANONIMOS en su Comunidad)

Los Doce Pasos de A.A. son los siguientes:

1-Admitimos que éramos impotentes ante el alcohol; que nuestras vidas se habían vuelto ingobernables.

2-Llegamos a creer que un Poder superior a nosotros mismos podía devolvernos el sano juicio

3-Decidimos poner nuestras voluntades y nuestras vidas al cuidado de Dios, como nosotros lo hemos concebido.

4-Sin miedo hicimos un minucioso inventario moral de nosotros mismos.

5-Admitimos ante Dios, ante nosotros mismos y ante otro ser humano, la naturaleza exacta de nuestros defectos.

6- Estuvimos enteramente dispuestos a dejar que Dios nos liberase de todos estos defectos

7-Humildemente le pedimos que nos liberase de nuestros defectos

8-Hicimos una lista de todas aquellas personas a quienes habíamos ofendido y estuvimos dispuestos a reparar el daño que les causamos.

9-Reparamos directamente a cuantos nos fue posible el daño causado, excepto cuando el hacerlo implicaba perjuicio para ellos o para nosotros.

10- Continuamos haciendo nuestro inventario personal y cuando nos equivocamos lo admitíamos inmediatamente.

11- Buscamos, a través de la oración, y la meditación mejorar nuestro contacto consciente con Dios, como nosotros lo hemos concebido, pidiéndole solamente que nos dejase conocer su voluntad para con nosotros y nos diese la fortaleza para cumplirlo.

12- Habiendo obtenido un despertar espiritual como resultado de estos Pasos, tratamos de llevar este mensaje al alcohólico y de practicar estos principios en todos nuestros asuntos. (Tomado del Plegable «Cómo Funciona el Programa»)

Como podemos observar la Fraternidad de Alcohólicos Anónimos no se adscribe a una creencia específica en materia de Religión, ellos por el contrario dejan a sus miembros invocar a Dios «como nosotros lo hemos concebido», es decir como cada uno entienda, y que puede considerarse como la creencia que los masones sustentan del Principio Divino o G.A.D.U., No obstante reconoce explícitamente la necesidad que la Humanidad tiene de Creer el Algo Superior a él mismo, Fuente  de Amor, Consuelo y Esperanza.

Por último deseo que se conozca lo que NO HACE A.A…

1-    A.A. no ofrece motivación inicial para la recuperación de los alcohólicos, ni trata de persuadir a nadie para que pertenezca a la agrupación

2-    No mantiene archivos o historias clínicas.

3-    No toma parte en investigaciones, ni las patrocina.

4-    No se une a Consejos de agencias sociales, a pesar de que los miembros y grupos de A.A., a menudo cooperan con ellos.

5-    No tratar de controlar a sus miembros.

6-    No hace diagnóstico médico o sociológico.

7-    No proporciona servicios de oficialización, ni enfermería, drogas o cualquier tipo de tratamiento médico o psiquiátrico.

8-    No ofrece servicios religiosos o espirituales

9-    No interfiere en propaganda o educación acerca del alcoholismo

10-No proporciona casa, alimentos, ropa, trabajo, dinero o cualquier otro tipo de servicio     social o de caridad.

11-No proporciona consejo de tipo vocacional o doméstico

12-No acepta dinero por sus servicios ni cualquier otro tipo de contribución proveniente de fuentes distintas a las de A.A… (Tomado del Folleto Plegable Alcohólicos Anónimos en su comunidad).