09/19/2020

TRES DEBERES DE LOS MASONES.

Anuncios

Según Vicente A. de Castro (Viriato de Covadonga). 1875.

Instrucciones que se les dan a los Recipiendarios durante la Ceremonia de su Iniciación.

       I.            ¿Qué Debe el hombre a Dios? Le debe la existencia, el ser, el alma: esa alma que no es otras cosa que su divino soplo, que a su vez vuelve a unirse al todo de que salió; y es la que le da al hombre la primacía y el imperio sobre todos los animales de la creación.

¿Cuántos dioses hay profano? (después que conteste)  La antigüedad ha reconocido a muchos; ésta antigüedad de la cual tenemos todos los modelos de la perfección; ¿se habría engañado en un solo punto; y éste, sería el de la Divinidad?, Aunque estas son cosas que tienden a la teología, no creáis sin embargo, que los Maestros Masones se ocupan  de discusiones de religión y política, no son tan inconsiderados que cometan esta falta.

Una que otra vez interrogan al neófito para conocer la disposición de su espíritu, y sus costumbres, No hay más que un Dios, que lo hombres lo reconozcan bajo distintos nombres y le den diversas atribuciones; no determinan: siempre es un mismo Dios, El hombre eleva su espíritu hacia un Ser Supremo, puesto que en nuestra pequeñez, como humanos, no podemos darle ninguno que pueda aplicársele dignamente.

La creencia en un Dios es indispensable como base de toda Moral, porque sin esta creencia todo sería desorden y crimen sobre la tierra. La violación de las leyes, el homicidio y el asesinato, destruirían por completo la sociedad; esta es una verdad reconocida y de la que Vos, estáis bien compenetrado.

II.            ¿QUE ES LO QUE EL HOMBRE SE DEBE ASI MISMO? Se debe el honor, la verdad, el estudio y la instrucción para mejorar su ser y seguir el sendero de la vida por donde encuentre la Verdad.

¿Profano quién ha dirigido vuestra educación? (se le da oportunidad que conteste)- ¿Estáis seguro que los que os han enseñado eran lo bastante sabios, justos y que obraban de buena fe en cuanto os han imbuido? (se le da oportunidad de contestar)

Profano, hay innumerables escuelas donde se enseñan la geometría, la Filosofía, el Algebra, la astronomía y todas las ciencias; pero, ¿Conocéis alguna donde se enseñe al hombre a conocerse a sí mismo y a estimarse en cuánto vale; a conocer quién lo combate, donde aprender la Justicia, la Verdad y la Caridad? (permitirle que asienta o niegue) ¡Ya comprenderéis más tarde! que esa escuela,  es la Masonería, Institución Orgánica de la Moralidad.

 III.            ¿QUE DEBERES TIENE PARA CON SUS SEMEJANTES? Le debe mucho, ¡Muchísimo! Porque sin la idea de los otros, no somos nada; Somos egoístas y perversos tratando de atraer todo para nosotros; aun acusando a los que nos imitan y éste es el último término de la degradación moral, Pero felizmente éste indigno sistema castiga a los que lo adoptan, porque no amando a nadie, no encuentran amigos en ninguna parte.

Ocupad vuestra imaginación cuantas veces podáis de los males que el fanatismo, la superstición y la tiranía han acarreado a la especie humana.

Dedicad siempre vuestro talento y vuestra elocuencia a defender y a  proteger la inocencia y la virtud, ¿lo prometéis?

¿Os encontráis con bastante corazón y sois hombre capaz de fuertes resoluciones?

¿Hasta qué punto extenderías el sacrificio en favor de vuestros semejantes?

¿Amaríais bastante la verdad y la caridad para enseñarlas y defenderlas?

El inocente oprimido, la débil mujer, el anciano fatigado, el necesitado indigente el amigo desvalido y el hermano en desgracia deben llamar siempre vuestra atención y encontraros presto a darles socorro y amparo, ¿lo prometéis?

Con tan buenas inclinaciones hacia vuestros semejantes estoy cierto de que en vuestro corazón ocupará un lugar preferente el amor hacia la Patria, a la patria donde recibimos la primera luz al salir a la vida, la que nos ofreció los primeros alimentos, el lugar donde se grabó por primera vez la huella de nuestro pié  y donde nuestra razón tuvo su desarrollo, donde nos instruimos en los principios religiosos y sociales , a la patria pues tenemos deberes y obligaciones sagradas y supongo que vos conoceréis bien los deberes que con ella hemos contraído.