09/23/2020

EL 4 DE JULIO; LA MASONERIA EN LA IDENTIDAD DE DOS NACIONES

Anuncios

Gustavo Pardo 33

Estamos a breves horas de dar inicio a los festejos que tradicionalmente se efectúan para conmemorar la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América; acontecimiento en el cual numerosos masones norteamericanos tuvieron una participación destacada. Este suceso se ha repetido en muchos de los países del Continente Americano; Cuba no fue la excepción.

Desde aun antes de alcanzar los EE UU su independencia de Inglaterra, ya se evidenciaba una creciente interrelación económica entre Cuba y EE UU. A partir de la Declaración de Independencia Americana, y la posterior Guerra de liberación; esta relación se vio ampliada, dada que las propuestas contenidas en la Declaración de Independencia Americana, fueron determinante en el desarrollo de las ideas independentistas en Cuba.  Es importante señalar que el inicio y desarrollo de las gestas libertadora en ambos países, tuvieron un factor común: la Masonería.

No se puede pasar por alto la participación de los masones de la Logia de “St. Andrew” de Boston, en el “Motín del Te”; acontecimiento que marco la ruptura entre los intereses de los colonos americanos con los de su Metrópolis. A partir de estos hechos, las logias masónicas de New Hampshire, Massachusetts, Rhode Island, Connecticut, New York, New Jersey, Pensilvania, Delaware, Maryland, Virginia, North Carolina, South Carolina y Georgia; se convirtieron en focos de insurrección contra la dominación británica.

En Cuba la primera conspiración separatista de España, ocurrida en 1810; se planeó en la Logia “EL Templo de las Virtudes Teologales” de La Habana. Años más tarde, le siguieron otras igualmente inspiradas en la Orden Fraternal, tales como: “Rayos y Soles de Bolívar”, “Águila Negra”, “Rayos y Soles de Bolívar”, “Cadena Triangular” y la “Mina de la Rosa Cubana”.

Otra similitud importante que enlaza la Masonería a ambas naciones, es el hecho de la participación mayoritaria que tuvieron los masones en la confección y promulgación de los primeros documentos que identificaba a ambos países como naciones beligerantes. Es notorio que de los trece delegados que participaron en la creación de la Confederación Americana, se ha podido identificar como masones a los siguientes: Adams, Carroll, Dickinson, Ellery, Hancock, Harnett, Laurens, Roberdau y Bayard Smith.

Por su parte, el 4 de julio de 1776, la Declaración de Independencia fue firmada por masones tan reconocidos como: Ellery, Franklin, Hancock, Hewes, Hooper, Paine, Stockton, Walton y Whipple. Masones fueron también los hombres que firmaron la constitución estadounidense: Bedford, Blair, Brearley, Broom, Carroll, Dayton, Dickinson, Franklin, Gilman, King, Mc Henry, Paterson y Washington.

Los masones cubanos gozan del prestigio de haber preparado las condiciones ideología-materiales que conllevaron al inicio de la Guerra de los Diez Años el 10 de octubre de 1868. Todos los conspiradores participantes la “Convención de Tirsan”, efectuada el 4 de agosto de 1868, estaban afiliados al Gran Oriente de Cuba y las Antillas.

De los 15 asambleístas que el 10 de abril de 1868 integraron la Asamblea Constituyente de Guáimaro, 13 eran masones. La redacción de la Constitución de ese nombre (Guáimaro), estuvo a cargo de los masones Antonio Zambrana e Ignacio Agramante.

Se evidencia la influencia del pensamiento masónico en ambas Cartas Constitucionales, hecho que ratifica a la Institución Masónica como la polea de trasmisión del pensamiento liberal, la posibilidad del perfeccionamiento de la sociedad, y la declaración de los “Derechos del Hombre».

George Washington, el primer presidente de la Republica Norteamericana, fue masón. El 20 de mayo de 1902, el Maestro Mason Estrada Palma asumió la presidencia de la República de Cuba