09/20/2020

EL TIRANO GANA Y SE RIE, LOS DEMOCRATAS. . .

Anuncios

Gustavo Pardo

En días recientes hemos podido escuchar numerosos testimonios que ponen en tela de juicio la honestidad de figuras paradigmáticas de la oposición interna cubana.

Resulta significativo que las denuncias efectuadas, trascienden el ámbito de las cíclicas contradicciones que se manifiestan habitualmente entre los opositores cubanos, tanto en los de dentro de la Isla, como en los del exilio; porque ellas van directamente dirigidas a cuestionar la credibilidad del movimiento opositor cubano.

Lo interesante es que estos hechos ocurren precisamente cuando el gobierno de los Castros ha permitido viajar al exterior a un grupo de opositores; quienes han presentado sus testimonios y denuncias en el Parlamento europeo y el Congreso estadounidense; se han reunido con figuras de tanta trascendencia en la lucha anti comunista como Lech Wałęsa; han recibido sendos (postergados) premios Sajarov, participando en innumerables entrevistas periodísticas y paneles académicos. En los cuales han develado el rostro real del castrismo. Pero, que ha ocurrido? La oposición, de acusadora se ha convertido en acusada; en realidad, algo no anda bien.

Cuando llegue el momento de escribir la historia objetiva sobre las causas que posibilitaron a los Castros mantenerse en el poder por un periodo de tiempo tan prolongado, sería necesario mencionar numerosos factores de índole externa e interna.

En el plano externo, pueden considerarse dos factores determinantes: la traición de la izquierda a los principios democráticos y la generalizada ignorancia sobre el alcance y la magnitud que puede llegar a alcanzar la maldad de los métodos a los cuales está dispuesta a acudir la tiranía castrista para preservar el poder. Es necesario citar el secuestro de Alan Gross y los presuntos asesinatos de Laura Poyan y Oswaldo Paya?

Pero en el plano interno es en el cual los siquiatras, sociólogos, y politólogos; deben hacer su mayor contribución. Resulta necesario evaluar y comprender los daños, tal vez irreversibles, causado por el sistema castrista a la esencia de los valores y principios que conformaron a los cubanos como nación. De un pueblo noble , franco y solidario; el castrismo ha sembrado en los cubanos la práctica de la intriga, la envidia, la delación, la doble moral y cuantos otros antivalores contribuyan a mantener a los cubanos en perpetua rivalidad, divididos y atacándose los unos a los otros; es decir, el conocido divide y vencerás.

Es preciso reconocer la habilidad demostrada por los Castros para mantenerse en el poder; y, por otra parte, la incapacidad de los grupos opositores para presentar un frente democrático único, que sea capaz de poner en jaque el vacío y sostenido discurso gubernamental.

Es significativo que los aparatos de la inteligencia castro-chavista ha intentado dividir a los sectores opositores; no obstante, la sociedad civil venezolana ha mantenido su mirada en su finalidad común: el rescate democrático de su país. Los venezolanos han sido capaces de poner a Venezuela por encima de sus intereses personales y han implementado la mesa de la unidad. Para nadie es un secreto que la oposición venezolana mantiene a los chavistas al borde del abismo. ¿Por qué la oposición cubana persiste en auto destruirse? A quienes beneficia destruir la credibilidad de la oposición cubana? El castrismo gana y se ríe, los opositores… se van!