09/21/2020

EL COBRE, MONUMENTO NACIONAL CUBANO.

Anuncios

Aimée Cabrera.

IMAGENES: https://www.google.com/search?q=FOTOS+DE+LA+IGLESIA+DEL+COBRE,+CUBAQuizás el miedo a reconocer lo patrimonial del poblado El Cobre, en la provincia de Santiago de Cuba, por encontrarse allí el santuario dedicado a la Virgen María de la Caridad, Patrona de Cuba y la fobia y el fanatismo ilimitado contra todo lo relacionado con la religión durante décadas, demoraron el merecido reconocimiento a este humilde lugar.

Ubicado en la zona montañosa donde existen los yacimientos del mineral, al que debe su nombre, es también sitio recordado por las sublevaciones de esclavos, por lo que, en una de sus cimas está el Monumento al Cimarrón, obra del artista Alberto Lescay, que se ha convertido también, en lugar de peregrinaje cuando se celebra la Fiesta del Fuego, y se rinde homenaje a los cimarrones caribeños.

Aunque el Festival del Caribe con sede en la capital de la provincia Santiago ha retomado esta zona y a sus habitantes, es muy difícil para muchos cubanos llegar al Cobre para admirar su Iglesia o cumplir las  promesas ante la Virgen.

Un local perteneciente a la Iglesia católica, conocido como “hotelito” puede ser el albergue para cobijarse durante las horas en que se pernocte allí. Sin embargo, en la actualidad hay poca divulgación sobre este centro y cómo conseguir el alquiler, mucho peor aún, cómo transportarse para llegar.

Los libros bajo el título de Guías de Turismo solo muestran las atracciones turísticas, acostumbrados a que el turista foráneo trae dinero suficiente para pagar precios establecidos o no; por lo que quienes viven en otras provincias y no tienen familiares o conocidos cerca de Santiago o del Cobre, no se atreven a hacer un viaje inseguro.

Si El Cobre es  Monumento Nacional debe ser sitio especial al que puedan arribar todos los que lo deseen. El turismo nacional decayó sobremanera con el Período Especial. Las pocas variantes del mismo están encaminadas a cobrar los servicios en la Moneda Convertible y, cuando son en la Nacional, la calidad no es comparable.

Por eso, el turismo religioso que incluya visitas  a distintas iglesias del país, debe ser incentivado no solo por excursiones programadas por las comunidades cristianas, sino deben ser atendidas también por las instancias turísticas de los diferentes territorios.