09/20/2020

TODOS SOMOS HERMANOS Y COMPATRIOTAS

Anuncios

Por Egberto Ángel Escobedo Morales

  En reiteradas ocasiones he escuchado que  los problemas internos en la oposición cubana deben publicarse porque estamos luchando por una Democracia, algo que pudiera parecer lógico y tentador, pero siempre recuerdo que aún no estamos en una democracia y que los adversarios políticos están a la caza permanente de conflictos, que cuando no los encuentra los fabrican de diversas maneras, una de ellas por estas vías periodísticas, defendiendo esa libertad de prensa que en ellos, y entre ellos no existe, entonces hay que estar alertas porque son especialista de la patraña y la simulación.

Es cierto que también infiltran agentes para dividirnos, pero muchas veces solo tienen que alimentar el ego enfermizo de muchos compatriotas, en ocasiones inflados por una pequeña publicidad a nivel regional y hasta local como si fuera mundial, o por la falta de una crítica sana y oportuna de quienes nos rodean, porque prefieren la adulonería al carecer de valor personal, o de forma intencional para avivar el caudillismo que padecemos desde las guerras por la independencia.

Resulta penoso que nosotros mismos le hagamos el juego a la dictadura con la publicación excesiva del aparente conflicto entre LAS DAMAS DE BLANCO y la UNPACU,pero mucho peor que nuestros medios se presten a defender a un grupo contra otro. Creo que esto debe parar por razones éticas, no es la primera vez que ocurre y el llamado es para todos los opositores en Cuba como en el exilio y para todos nuestros medios de prensa.

Ningún grupo es mejor ni superior a otro, todos estamos luchando por un cambio político y social en nuestra querida PATRIA, existe mucha disidencia en el pueblo por reclutar y el proselitismo político no debe ser una forma de lucha, quien no permita que sus miembros pertenezcan a otros grupos no debe pretender ganar partidarios ya afiliados, recuerden que el fin no justifica los medios. No quiero caer en el detalle de quien tiró la primera piedra, ni las razones de unos ni de otros, aunque conozco el problema desde su origen y hasta el más mínimo detalle ya que Domingo tras Domingo apoyo a LAS DAMAS DE BLANCO en Santa Rita, porque a ellas le debo mi libertad en Diciembre del 2010,cuando renuncié a salir de Cuba, y porque mi esposa María Cristina Labrada Varona es miembro de su consejo de Dirección, pero soy miembro de la ASOCIACIÓN DE PRESOS Y EX PRESOS POLÍTICOS EN CUBA(APEPPC),y en la UNPACU también tenemos a muchos ex presos políticos que son muy buenos compatriotas y hermanos de lucha.

El concepto de conmigo o contra mí, del totalitarismo no se puede usar para combatirlo, el conmigo debe interpretarse como fin y meta de lucha, no como formas y vías para alcanzar un mismo objetivo, porque confundimos a nuestros seguidores e imponemos una dictadura de nuevo tipo. LAS DAMAS DE BLANCO permiten que sus miembros pertenezcan a otras agrupaciones sin que esta interfieran, ni influyan en sus actividades, no obligan que renuncien a otros movimientos, y creo que la UNPACU se percató que la unidad debe ser en la diversidad, porque nuestra guerra es contra la dictadura, no entre nosotos.Errores cometemos todos, rectificar es de sabio, estoy seguro que Berta considera tanto a José Daniel como éste a Berta, y que los miembros de la UNPACU admiran y reconocen a las DAMAS DE BLANCO como estas a los hermanos de la UNPACU.

Queremos hacer un llamado a poner fin a todos  los conflictos entre opositores, al menos cumpliendo un mínimo de reglas éticas y morales, como por ejemplo: Que los conflictos familiares no deben llevarse al medio político de forma abierta ni disfrazada, que los conflictos personales entre opositores no deben manipularse de forma política, ni utilizarse el poder ni la fuerza para amedrentar a otro compatriota y disfrazar el conflicto, mucho menos pretender que otros sigan el juego sucio, ningún grupo, movimiento o partido debe pretender fusionar a otros bajo su mando, la unidad en la acción es lo que debe prevalecer, una concertación  de fuerzas es posible pero una fusión de grupos bajo un liderazgo único nó, eso es pretender la unidad en la uniformidad contra lo cual luchamos, entonces es incoherente, en vez de unir divide y fomenta los más bajos instintos humanos.

Durante años se han cometido miles de injusticias entre nosotros mismos inducidos sutilmente por la policía política, y muchos acostumbran a tildar de comunistas o de segurosos a quienes no nos siguen en un proyecto o idea, esto ocurre con más frecuencia entre radicales y moderados, aunque todos perseguimos un mismo fín,pero ya es hora de parar, y de unir esfuerzos en estos momentos decisivos, ahora que se avizora el triunfo porque la PATRIA ES DE TODOS, no podemos pretender que se vea nuestra luz opacando la de otros, debemos ser coherente hasta el final, y al final el triunfo será de todos, entre todos y para todos los cubanos.