08/10/2020

PANORÁMICA DEL CONGRESO DE FUERZA SINDICAL.

Anuncios

 Aimée Cabrera.

Maybell Padilla Pérez, secretaria general del Consejo Unitario de Trabajadores Cubanos (CUTC) y Martha Bonachea Rojas, Presidenta del Frente Cívico Femenino Gladys Núñez Villalta- cuyas organizaciones son  miembros de la Coalición Sindical Independiente de Cuba (CSIC)- participaron en la Quinta Conferencia de Fuerza sindical y en su Séptimo Congreso celebrados ambos  en Sao Paulo, Brasil donde compartieron con delegados y delegadas de esta nación sudamericana y  de otros países invitados.

Las dos dirigentes independientes fueron invitadas a los eventos por Joao Carlos Goncalves, Secretario General de la Fuerza Sindical y Nilton Souza da Silva, Secretario de Relaciones Internacionales. Jóvenes muchachas de Fuerza Sindical las esperaron en el aeropuerto y fueron además de colegas perfectas anfitrionas.

Ellas tomaron parte en la Quinta Conferencia de Fuerza Sindical que antecedió a su Séptimo Congreso, así como a la reunión de delegadas al Congreso de Fuerza Sindical en el cual las delegadas brasileñas tuvieron un encuentro con las trabajadoras domésticas y los comerciantes de Fuerza Sindical.

Uno de los temas más debatidos fue el Convenio No 112 sobre el  Trabajo Decente tratado por especialistas de la Central de Chile de la OIT. La colega Ruth, de Derechos Humanos de Fuerza Sindical enfatizó que debe ser disminuido el horario laboral de 44 horas semanales a 40.

José Elías Torres de Venezuela señaló los objetivos estratégicos y el Diálogo Social permanente, por su importancia para el movimiento sindical, con vistas a fortalecer el trabajo decente y agregó además que los sindicatos deben relacionarse con la sociedad civil para lograr un Diálogo Social efectivo.

En resumen los distintos sindicalistas que comparecieron opinaron sobre el Trabajo Decente como arma indispensable para el triunfo de la democracia. Otros temas analizados y debatidos fueron los del derecho a la huelga, el respeto a los derechos laborales de cada trabajador y el rechazo a que estos puedan sufrir arbitrariedades como quedar despedidos, cuestión que debe tener una justificación y ser notificada por escrito.

María Fernanda de Angola habló no solo por su país sino por el continente africano donde la justicia social no se cumple y son pocos los trabajadores que pueden aspirar al Trabajo Decente dentro de los cuales sobresalen las mujeres mucho más marginadas en este aspecto.

Fue reconocida Brasil no solo como sede del evento sino por la movilización de trabajadores del 11 de julio, momento escogido para hacer valer sus criterios, acción que tuvo un resultado rotundo y se apreciaron las quejas de los jóvenes trabajadores con respecto a la acción sindical.

En opinión de Maybell padilla Pérez secretaria general del CUTC, tres cuestionamientos fueron fundamentales  dentro de los debates ocurridos en las sesiones del Congreso, los que resumen la esperanza de que sí existan las posibilidades para poner en manos de la clase trabajadora, las diversas propuestas de Trabajo Decente.

Dentro de las respuestas se hizo referencia a la existencia de tierras suficientes para de ahí no solo extraer el sustento sino los rubros exportables y de hecho la empleomanía. Carlos Rodríguez de CSI-CSA subrayó el llamado de que todas las quejas tienen que llegar a la OIT; al ser lamentable que el 56% de los jóvenes se queje de la acción sindical y a modo general, no crean en la labor sindical; recalcó Rodríguez que en la actualidad, la OIT ha recibido quejas importantes al respecto.

Al cuestionamiento de Fátima, de Fuerza Sindical, Angola tomó como ejemplo a Brasil, con todas las actividades y la unión que caracteriza a sus líderes y trabajadores en general, recordando  lo sucedido el 11 de julio donde hubo un justo reclamo al Trabajo Decente. Se destaca la presencia del representante de la CSI, Giusseppe Nair.

Otros temas como liderazgo, la interacción de la comunicación social con los trabajadores, crisis sindicales a nivel mundial, el aumento de la pobreza, el desempleo, y la afiliación a organizaciones sindicales independientes fueron tratados en el masivo cónclave donde el optimismo y la esperanza de organizadores y participantes estuvo por encima de la realidad que padece el obrero a escala mundial.