09/26/2020

VÍCTIMAS DE ARBITRARIEDAD LABORAL.

Anuncios

 Aimée Cabrera.

Cinco choferes trabajadores de la empresa ECAL 4, perteneciente al Grupo Empresarial Constructor de la Administración Local  (GECAL) de La Habana tuvieron el valor de escribir a la Sección ACUSE DE RECIBO del Juventud Rebelde donde fue publicada la denuncia que hicieran por sufrir violaciones laborales.

Los trabajadores que llevan años desempeñándose  en sus labores refirieron al periodista José A. Rodríguez que fueron seleccionados por la administración para trabajar en la Campaña Antivectorial contra el mosquito Aedes Aegyptys, cumpliendo la encomienda por un período de unos siete meses.

Mientras ellos estaban en la campaña, la empresa ECAL 4 contrató personal para que cubrieran sus plazas, quedando a su vez despedidos a pesar de no haber sido sancionados.  Les pagaron el salario de abril al 60 % y en mayo fueron dados de baja.

Toda esta arbitrariedad fue sin reunirse con los  afectados de manera injusta. No hubo contacto con miembros del comité de expertos y no se tuvo en cuenta que algunos tienen una hoja de servicios que supera las tres décadas.

La respuesta a la sección Acuse, por parte de los directores de Capital Humano de GECAL fue rápida. En el mismo mes en que se publicó la queja, los trabajadores fueron restituidos en sus puestos laborales y se tomaron medidas con los directivos  infractores que incumplieron con lo estipulado  por el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS).

Aclaran ambos directores que, los trabajadores en ningún  momento se dirigieron al sindicato ni al grupo empresarial. ¡Es de imaginarse! ¡Qué hace el sindicato, sino aliarse a la administración! Estas confabulaciones macabras empeoran la situación de los trabajadores que, en los últimos tiempos han optado por escribir a las secciones existentes en los distintos diarios para exponer sus quejas, las cuales  al ser divulgadas, ponen en peligro los puestos de trabajo de quienes se aprovechan de sus cargos para cometer arbitrariedades.