09/24/2020

RECUENTO DE MI VISITA A LOS ESTADOS UNIDOS DEL 14 DE AGOSTO AL 11 DE SEPTIEMBRE

Anuncios

IPH. Miembros Efectivos y Supernumerarios

Masones en Grados y Jerarquías

Masones Cubanos.

Ante todo reciban mi fraternal y sincero abrazo, con el ruego lo hagan extensivo al resto de los hermanos.

En la mañana de hoy regrese de una gira masónica muy amplia, la cual comenzó con una visita a Miami, donde hube de reunirme con los hermanos masones cubanos residentes, para coordinar tantas reuniones como fueran necesarias para garantizar la participación de nuestros hermanos en el evento a realizar en Cuba los días 11, 12 y 13 de Octubre, Por la Unidad Masónica un Diálogo Necesario.

Viajé a Washington el día 17 para participar en la Reunión del Supremo Consejo Grado 33º para la Jurisdicción Norte de los Estados Unidos, donde tuve el honor de representar a nuestro Supremo Consejo en un ambiente muy fraternal, en dicha reunión además de compartir con los miembros del  Supremo Consejo y participar en sus magistrales sesiones, también tuve la oportunidad de conocer  y compartir con varios Grandes Maestros del Mundo allí reunidos, con los cuales pude intercambiar criterios y darle a conocer del trabajo que realiza la masonería cubana desde el Grado de Aprendiz hasta el Grado 33º y les invité a visitarnos para que conozcan nuestra bella isla y que puedan conocer  nuestro quehacer fraternal, al terminar la reunión el día 20 me dirigí a New York invitado por un amigo y pude conocer y disfrutar de su belleza, no pude hacer labor masónica porque al llegar e investigar no pude conocer direcciones de templos masónicos y en New Jersey  llegué muy  tarde.

Viajé de regreso a Washington el día 25 para participar en la sesión del Supremo Consejo del Grado 33º, Jurisdicción Sur, donde cumplí cabalmente con la programación establecida, pero  en los momentos libres pude relacionarme con Supremos Consejos del Mundo con los cuales no había tenido contacto en otras ocasiones y que nos brindaron palabras de reconocimiento al trabajo que viene realizando nuestro Supremo Consejo  en sus relaciones con el mundo y fuimos invitados a participar en distintos eventos que han de realizarse en los meses venideros, nosotros hubimos de agradecer la deferencia  y  nos excusamos por no tener las posibilidades de asistir a los mismos.

Aprovechando momentos de descanso, tuvimos el honor de tener un conversatorio con el Ilustre Hermano  Danny R. Griffinth, Muy Respetable Gran Maestro de la Gran Logia de la Florida, al cual le manifestamos el interés de  nuestro Supremo Consejo del Grado 33º para la República de Cuba de servir de puente fraternal para organizar un encuentro entre los Masones Cubanos residentes en Cuba, con nuestros hermanos masones cubanos radicados en La Florida, para tratar de buscar una solución al conflicto existente por más de 50 años, a través del dialogo, y nos respondió que estaba en la mejor disposición de reanudar las conversaciones con La Gran Logia de Cuba sobre este asunto, por lo cual le expresé mi  gratitud por permitirme  tratar este asunto sin que hayan existido los procedimientos protocolares establecidos.

Nuestro Supremo Consejo recibió el  reconocimiento a nuestro trabajo a través del nombramiento de Miembro de Honor al Soberano Gran Comendador  IPH. Lázaro F. Cuesta Valdés 33º, esta distinción nos compromete a trabajar más por el engrandecimiento de nuestra institución.

El día 28 de Agosto hubimos de reunirnos con el Sr. Raymond G. McGrath, Coordinador de la Office Of The Coordinator  Cuban Affairs, que radica en el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, quien de manera muy gentil accedió a mi solicitud, con él tratamos la situación por la cual atraviesan los masones cubanos, cubanos americanos y americanos, para visitar Cuba, el me autorizó  hacerle saber a los dirigentes masónicos que tuviesen la intención de visitar nuestro país se dirigieran al departamento que él dirige a realizar los trámites establecidos, la conversación se realizó en un ambiente de mucho respeto y un ambiente fraternal, después de agradecer el haberme recibido abandoné las oficinas y me dirigí hacia el aeropuerto.

Estaba en mi intención reunirme con el funcionario que atiende la Sección de Intereses de Cuba en los Estados Unidos, solicitud que hice a los funcionarios que atienden la Oficina de Asuntos Religiosos y Fraternales en Cuba, antes de viajar a los Estados Unidos, pero no fui avisado de poder ser recibido.

Estuve en Chicago varios días, donde tampoco pude realizar visitas fraternales por no conocer las direcciones de las Logias, pero si pude relacionarme con masones cercanos a la casa donde estuve parando, a los cuales les deje el saludo de los masones cubanos.

Regresé a Miami el día 3 de Septiembre y desde mi llegada me di a la tarea de reunirme con los distintos Representantes de la masonería cubana en el exterior, esas reuniones fueron muy beneficiosas, pues se aclararon dudas y también conocimos de las ideas y proyecciones de las distintas representaciones masónicas.

Tuve la oportunidad de reunirme con hermanos de La Federación, los cuales me entregaron varios pomos de vitaminas para los ancianos del Asilo Nacional Masónico Llanso.

También sostuve una larga conversación con el Gran Maestro de la Gran Logia Latinoamericana, el cual me prometió su visita a Cuba.

La más importante de esas reuniones se realizó el sábado día 7 donde se fusionaron los miembros de La Gran Logia de Cuba en el Exterior y La Gran Logia de las Antillas, con sus respectivos Grandes Maestros al frente, en esa reunión se encontraban varios Ex Grandes Maestros de ambas potencias, también se encontraba representado el Supremo Consejo del Grado 33º de la Lengua Española, se encontraban allí reunidos una gran cantidad de hermanos los cuales hicieron tantas preguntas como consideraron y a cada una de ellas se le dio repuesta, se aclararon todas las dudas planteadas con mucha claridad y transparencia, yo aproveché la masiva reunión para hablarle de nuestro Asilo Nacional Masónico Llanso, del cual los hermanos no conocían según me hicieron conocer, por lo que aproveché para hacer un bosquejo del deterioro existente en ese PATRIMONIO MASONICO, donde hay más de 80 albergados, masones y no masones.

Expliqué el deplorable estado que presenta en su estado constructivo, la falta de artículos necesarios, como son las sillas de ruedas, ventiladores, bebederos de agua (existe 1 para todo el Asilo), muebles de todo tipo, medios de distracción (Televisores, radios etc.) el mal estado de las calles y el peligro de una caída de los ancianos, también les hice saber que la cocina con la cual se elaboran los alimentos de los ancianos es de petróleo  (la única de su tipo en Cuba) que  tiene más de 60 años de explotación, teniendo en muchas ocasiones que cocinar con leña cuando presenta sus habituales roturas, considero que todo eso que los hermanos no conocían y ya conocen los motive  a brindarnos su ayuda fraternal para lograr una mejor calidad de vida de nuestros hermanos y familiares allí albergados.

También hice saber que los ancianos tienen una magnifica atención por parte de los empleados que allí laboran, muy buena alimentación y que no carecen de artículos de uso personal (ropas, zapatos, ropas interiores, abrigos, sabanas, toallas y de aseo personal, todo eso suministrado por el  Ministerio de Salud Pública.

Les hice saber también todo lo que hemos hecho a pesar de nuestras limitaciones económicas y recursos por mejorar en lo posible lo antes expuesto.

También visite la Respetable Logia  Luz de América # 255 acompañado por un grupo de hermanos cubanos recién llegados de Cuba, esta Logia trabaja bajo la Obediencia de la Gran Logia de la Florida, donde fuimos recibidos fraternalmente por su directiva y sus distinguidos miembros, honrando a nuestro Supremo Consejo brindándonos asiento en el Oriente, cuando nos brindaron la palabra expresamos nuestra gratitud por tan fraternal acogida, al terminar la sesión los hermanos quisieron dejar constancia de nuestra visita a través de la fotografía, a lo que accedimos con mucho gusto.

Ya estoy de regreso a mi amada patria, traigo en mi corazón la más profunda gratitud por  la forma en que fuimos tratados en cada lugar, recuerdo con mucho amor cada abrazo y mis manos aún conservan los apretones llenos de sincero afecto fraternal de muchísimos hermanos, pero también traigo la pena que siento por aquellos hermanos que sin piedad acusan a cada hermano masón cubano que llega a esta ciudad de ser un agente de los Órganos de la Seguridad del Estado, creando con ello rencores y resentimientos que solo contribuyen a la desunión, ojala que podamos vencer esa manifestación que tanto daño nos hace.

También al llegar a nuestra Patria habrá alguien que nos considere un Agente de la Agencia Central de Inteligencia, por haber visitado las Oficina del Departamento de Estado en mi función de crear puentes de Amor, Socorro y Verdad entre nuestros hermanos masones de aquí con nuestros hermanos masones de allá .

Hermanos míos, de aquí y de allá, reciban el fraternal abrazo un masón cubano que alberga la esperanza que con la ayuda, comprensión y tolerancia de todos  podamos contribuir a un mundo mejor, compromiso que tiene la masonería con la sociedad donde vivimos

IPH. Lázaro F. Cuesta Valdés 33º

Soberano Gran Comendador

NOTA: En la mañana del día 12 de Septiembre viajo a Panamá a cumplir compromisos fraternales y debo regresar el día 15 en horas de la tarde.