09/18/2020

HOGAR DE ANCIANOS MASONICO EN CUBA

Anuncios

INFORME SOBRE EL ASILO NACIONAL MASÓNICO “LLANSÓ”

El deplorable estado constructivo en que ha derivado el Asilo Nacional Masónica LLANSO concitó inevitablemente la preocupación de todos los masones cubanos, por cuyo motivo desde finales de  2011 al asumir la Presidencia del Patronato nos dimos a la tarea de establecer integralmente la real situación del Asilo con un levantamiento general de su estado constructivo después de lo cual provocamos una reunión con la Oficina de Asuntos Religiosos  y Fraternales del CC PCC que nos atiende para la búsqueda de soluciones, atendiéndonos su Jefa, la Lic. Caridad Diego Bello, después de lo cual se realizó una visita conjunta con todos los factores involucrados, donde entregamos el levantamiento realizado, el cual además provocó la elaboración de un cronograma general en los 32 Objetos de Obra de que se compone el Asilo y donde se demandan 179 acciones constructivas entre las que más destacaba.

Impermeabilización de cubiertas con serias afectaciones provocadas por la humedad y una desatención de tiempo.

. Pavimentación general en mal estado.

. Equipamiento eléctrico en mal estado.

. Carpintería general en mal estado.

. Elementos contenedores del drenaje pluvial.

. Equipamiento hidrosanitarios  en mal estado y roto.

. Pintura general de techos y paredes.

. Sustitución o reposición de tabiques divisorios.

. Pisos en muy mal estado.

. Áreas por enchapar de azulejos.

Las presiones a que sometimos a los diferentes factores provocaron la asignación y el suministro de recursos para comenzar el ambicioso plan que nos trazamos para acometer la reparación general de este patrimonio masónico en un momento en que no contábamos con materiales para ello.

Otro de los elementos con que no contábamos era el recurso económico, a pesar de lo cual con distintas acciones emprendidas se ha provocado que pacientemente se hayan ido haciendo reparaciones y mantenimientos visibles que hoy nos permite ofrecer una imagen diferente del Asilo Nacional Masónico “LLANSÓ”.

Aunque el Plan previsto inicialmente recogía acciones por objeto determinados, fue necesario acometer otras acciones constructivas y reparaciones parciales en varios objetos inmuebles para asegurarles una mayor durabilidad temporal y para una futura intervención más profunda, asegurándose no obstante el mantenimiento de los servicios sociales necesarios en esa institución.

A.- Se repararon los pavimentos de áreas exteriores en varias vías de circulación  entre pabellones u otros accesos principales del conjunto, pagándose un monto total por este concepto de $30672.51 moneda nacional (aproximadamente $1278.0 c.u.c), desglosado seria:

1.- Circulación entre Pabellones Giberga-Chavez. Se repararon 131.16 metros cuadrados con losas hexagonales superficie rugosa de hormigón donde se pagó un monto de $6558.0 moneda nacional (aproximadamente $273.0 c.u.c)

2.- Circulación entre Pabellón Yodú y Enfermería (incluyendo escalera exterior acceso directo al área de Pabellón Bajo-Norte). Se repararon 281.11 metros cuadrados con losas hexagonales superficie rugosa de hormigón, también pasamanos de escalera, bordes y extremos de escalones a ambos costados, así como contenciones de áreas verdes en taludes y desniveles en dicho elemento de acceso exterior. Se pagó un monto de $14055.51 moneda nacional (aproximadamente $586.0 c.u.c)

3.- Circulación frontal del Pabellón Bajo-Norte a circulación general-vial  del conjunto. Se repararon 201.18 metros cuadrados con losas hexagonales superficie rugosa de hormigón, también bordes a contenciones de áreas verdes en taludes y desniveles en dicho acceso de circulación. Se pagó un monto de $10059.0 moneda nacional (aproximadamente $419.0 c.u.c)

A manera general, se utilizó para esta intervención una fuerza de trabajo en mano de obra de tres operarios integrales, los cuales culminaron las acciones en tiempo de tres meses (con todas  las dificultades que en las condiciones actuales de nuestro país se conocen) y cobraron mensualmente un salario de $3406.06 moneda nacional (aproximadamente $142.0 c.u.c), o sea, $50.0 moneda nacional por metro cuadrado de pavimento reparado; considerando en estos trabajos la garantía, por parte de los trabajadores, del equipamiento requerido para dicha intervención constructiva (andamios, herramientas, medios auxiliares para facilidades constructivas de mencionada brigada, etc.)

B.- Se pintaron los objetos constructivos del conjunto: Enfermería, Salón de Actos y Logia, Pabellones Ferrer y Salud Publica. Lo cual fue cubierto en gastos por los materiales donados al almacén de la conocida O.N.G de Luxemburgo y la ejecución acometida por los trabajadores que componen la Brigada de Mantenimiento del Hogar Masónico propiamente.

C.- Se impermeabilizaron cubiertas con rollos de papel de techo (mantas), 0.03mm de espesor, tratamiento superficial arenoso con sika, fabricación   italiana, con una capacidad nominal de 10.0 metros cuadrados, determinada por su fabricante, pero que cubre realmente por consideraciones técnicas de colocación (solape, cortes, empates, etc.) aproximadamente 8.8 metros cuadrados pagándose un monto total por este concepto de $44528.55 moneda nacional (aproximadamente $1855.0 c.u.c) equivalente a un consumo de 153 rollos de papel de techo y un pago de $33.0 moneda nacional por metro cuadrado impermeabilizado, desglosado seria:

1.-Pabellon Ferrer. Se impermeabilizaron 443.62 metros cuadrados; se pagó un monto de $14639.46 moneda nacional (aproximadamente $610.0 c.u.c).

2.-Pabellon Giberga. Se impermeabilizaron 466.30 metros cuadrados; se pagó un monto de $15387.90 moneda nacional (aproximadamente $641.0 c.u.c).

3.-Enfermeria. Se impermeabilizaron 64.35 metros cuadrados; se pagó un monto de $2123.55 moneda nacional (aproximadamente $89.0 c.u.c).

4.-Salon de Actos y Logia. Se impermeabilizaron 375.08 metros cuadrados; se pagó un monto de $12377.64 moneda nacional (aproximadamente $516.0 c.u.c).

Se debe informar que también han sido impermeabilizados los objetos constructivos siguientes: Pabellones Yodu y Chávez, así como, los dos Almacenes de Víveres de la cocina del Hogar Masónico; aunque no han sido cuantificadas sus áreas cubiertas como por supuesto tampoco pagadas por certificación de la parte ejecutora. Igualmente, hasta el  momento de elaboración de este informe, se preparaban las condiciones previas para cubrir con mantas impermeables tres casitas componentes de las construcciones aisladas de este conjunto.

D.-En estos momentos se acometen los trabajos de albañilería desconchado, salpicado y aplicación de resano directo (incluye fino), como terminación de revestimiento a los muros (que lo requieran) y techos del Pabellón Giberga. Este objeto está compuesto por 16 cubículos, un baño y pantry, pasillo central y un portal lateral. En el caso de estas acciones, aun no se han hecho cortes  ajustados para pagos a los operarios integrales que acá laboran, ni tampoco, se han cuantificados áreas reparadas; esta reparación parcial tiene un porciento ejecutado, hasta el momento, de un 35 %.

Hasta el cierre del 1er. trimestre se ha acometido la reparación en el Asilo por un monto de  $97,610.00 por la reparación de las cubiertas, quedando algunas edificaciones por reparar, debido a que la Empresa que está realizando el trabajo no tiene las mantas necesarias.

También se comenzó la reparación interior del Pabellón Giberga y hasta el momento se han pagado $10,800.00 por mano de obra, pero fue necesario detener la obra debido a la falta de arena, que esperamos en breve se resuelva.

Se han conseguido por una donación los rollos de malla de alambre para cercar el perímetro interior del Asilo y se están haciendo las gestiones para obtener los postes, completando así los materiales necesarios, a fin de comenzar el trabajo. Posteriormente se determinará la forma en que se cercará el perímetro exterior, tratando siempre de que en el frente se construya un muro, en la forma que existía originalmente.

Hemos adquirido lozas hexagonales por valor de $11,355.00 para la reparación de las vías peatonales y se han reparado 200 metros cuadrados de las mismas, habiéndose pagado $10,000.00 por la mano de obra.

Tenemos pendientes desde hace dos años la pavimentación de las vías para lo que las entidades competentes hicieron un estudio sobre el terreno y un presupuesto de $47,000.00, obra que se nos informó se llevaría a efecto en el pasado año, pero no ha sido así.

Con la aportación de los masones se estableció una reserva de $117,000.00 para la rehabilitación de las construcciones, con lo que se ha pagado la reparación de las cubiertas y parte de la mano de obra para reparar el

Pabellón Giberga, ya que la reparación de las vías peatonales se ha pagado como parte del mantenimiento corriente.

El Co. Díaz Lima del MINSAP nos ha facilitado la adquisición de materiales construcción, de plomería, electricidad y otros,  por los que en el mes de Marzo se pagaron $13,901.17 y ahora en Abril habrá se pagaron otros $16,000.00 de acuerdo a lo que se necesita, sin contar que debemos pagar la mano de obra por la terminación del pabellón Giberga, por la colocación de la cerca perimetral, la terminación de las vías peatonales y de la plaza central del Asilo, habiéndose adquirido para esta última, además de las losas, los bancos necesarios por un valor de $7,060.60.

Debemos agregar a los gastos antes apuntados, que hemos hecho un contrato con una empresa de transporte para el acarreo de los materiales de construcción, habiendo pagado hasta ahora  $3,000.00 por este concepto y calculamos que ascenderá a otros $6,000.00 al terminar las obras.

No queremos dejar de mencionar el aumento de lo que hay que pagar por el consumo  del agua. Hasta el pasado año se pagaban menos de $900.00 mensuales; y con  igual consumo, ahora se están pagando casi $2,700.00 mensuales, lo que representa un aumento de tres veces lo presupuestado. Solamente por el agua habrá que pagar $21,631.64 más en este año, pues de $10,627.00 considerados en el Presupuesto, ahora habrá que pagar $32,258.64. También hay aumentos de precio en algunos renglones de la alimentación y por otro lado, la subvención que brinda Salud Publica nos ha sido rebajada en este año, aunque se nos solicitó por su parte y concederemos, cuando tengamos las condiciones, un aumento de diez plazas para albergados de Salud Pública.

Tenemos dificultades con el transporte desde el punto de vista general, de todos es conocido que el pasado año fue “robado” el panel marca Yunday H-100 de 6 plazas y cuya mitad trasera nos servía para cargar, con el cual realizábamos las gestiones de compra de los artículos asignados al asilo, se dio parte de forma inmediata a la policía nacional y a las autoridades competentes y hasta el momento nada hemos sabido al respecto, aun nos queda un Lada Comby del año 1981 cuyo deteriorado estado, hace que permanezca más tiempo en el taller que prestando servicio, careciendo el asilo de un vehículos para poder realizar el traslado de los ancianos a centros hospitalario en caso de necesidad.

Calculamos que habrá que pagar entre mano de obra y materiales otros $100,000.00, sin considerar en este importe la reparación de las vías, por la que se dijo que Salud Publica nos darían un presupuesto de $47,000.00, que no hemos recibido.

Uno de los problemas que más nos ha afectado se corresponde con el aspecto económico, de manera general el gasto realizado en el presente año alcanza los  $576,466,63 que ampara los materiales, artículos y medios así  como los pagos ejecutados por concepto de mano de obra  en los diferentes objetos, quedando actualmente una reserva  de $94,302. 26, insuficientes en extremo para las acciones que se realizan en el presente a más de 15 objetos de obra.

La principal fuente de ingresos recibida hasta el presente se localiza en $361,667.00 provenientes de Salud Pública y $150,000.00 de la Gran Logia de Cuba para un 70,6 y 29,4 porcientos respectivamente.

Las aportaciones de nuestra institución han pasado por una sistemática inestabilidad, pareciendo lo más evidente el déficit que se presenta por el atraso de las mensualidades a que vienen obligadas nuestras logias en sus liquidaciones, los reales importes dejados de pagar por ahora  se investigan, debiendo recordarse que los derechos de todas nuestras logias según lo establecido no siempre se han exigido en cuanto al uso del Asilo  cuando se demanda e incluso a nuestra participación en esta Alta Cámara. Lo cual debe por igual, ser de conocimiento nuestro  y lo que hasta el presente no ha ocurrido.

Estos déficits y el bajo nivel que para mantener a esta nuestra institución patrimonial necesitamos, nos lleva a pensar que, la Masonería que debía envanecerse y regocijarse satisfecha del Asilo no siempre ha brindado atención, importancia y apoyo a sus problemáticas  y sobre todo para  rescatarlo no solo por la escasez de recursos y asignaciones, y entonces nos preguntamos, donde andan estos tiempos en que muchos no se aburren de aconsejar la caridad fraterna.  Muchas veces solo se recuerda al Asilo cuando  .necesitamos hacer uso de él. Incluso tal vez debamos pensar en un futuro próximo en asumir un protagonismo mayor, no solo material, que también estimamos será necesario, como vía de asumir nuestras responsabilidades, sino en el orden interior de rescate de nuestros sentimientos.

No quiero desaprovechar la oportunidad del espacio que se nos brinda ante esta Serenísima Alta Cámara para compartir con mis hermanos entre otras cosas para general conocimiento de todos de la falta de artículos de primera necesidad en nuestro asilo, como resultan la necesidad de sillas de ruedas, televisores, ventiladores, muebles sanitarios, bebederos de agua, (que el asilo cuenta con uno y en muy mal estado) para el servicio de más de 80 ancianos y los 57 empleados que allí laboran, además de las brigadas que hoy trabajan en la reparación del asilo, esta caja de agua se encuentra en la cocina y los ancianos deben caminar por lo menos 200 metros para servirse de ella, nuestra antiquísima cocina de petróleo (más de 60 años de explotación) única de su tipo existente Cuba que la mayor parte del tiempo se encuentra rota, viéndose en ocasiones en la necesidad de cocinar los alimentos con leña, la mayor parte de las camas se encuentran en muy mal estado, el mobiliario de todo tipo se encuentra en un estado deplorable.

En lo único que no presentamos problemas es con la alimentación, el vestuario y los artículos de higiene, que recibimos por parte de Salud Publica más o menos en tiempo y forma.

Nuestro asilo tiene asignado 2 médicos por plantilla pero solo teníamos uno hasta que recientemente fue asignado el otro, uno presta servicio toda la semana y el otro 3 veces por semana, según se plantea la asignación de enfermeras es de 8, aunque en la actualidad contamos con 4, esperamos se nos asignen las que faltan y podamos recibir también las visitas periódicas del cuerpo multidisciplinario que tiene asignado las visitas a estas dependencias y que nunca a pasado por nuestro asilo.

Es bueno que los hermanos conozcan que esta presidencia se ha reunido con todos los factores que atienden las Oficinas del Adulto Mayor a nivel nacional y los Organismos del Estado en sus distintas instancias donde hemos planteado todas nuestras necesidades de las cuales se han solucionados algunas, y esperamos que en algún momento exista una mayor atención a nuestras demandas.

Hnos. Esperamos seguir trabajando para cambiar la imagen de nuestro Asilo, pronto esperamos iniciar el cercado y seguiremos insistiendo en la pavimentación total y todo lo que al mejor fin haga falta hacer.

Para cumplir el sueño de refundarlos en similares condiciones de los 95 años, a eso los convocamos a todos, los invitamos a todos a que nos acompañen en esta tarea que siempre quedará para  los que nos sucedan después.

Es bueno destacar el trabajo que realiza la Comisión de Cultura y Recreación, formada por los delegados de las Logias Simbólicas y Cuerpos de Grados Superiores, que tratan de hacer que la vida de nuestros albergados sea más llevadera, brindando actos artísticos y culturales, excursiones y trabajos fraternales que ayudan a una mejor calidad de vida de nuestros ancianos, cubriendo los gastos de dichas actividades con el resultado de los aportes recibidos, llegue hasta ellos nuestro reconocimiento y a nombre de los albergados la más profunda gratitud.

Llego el momento de hacer lo que nos toca, basta de llamarnos dueños de algo que está dejando de serlo, por nuestra apatía, despreocupación y abandono, se hace necesario que todos concienticemos que la única forma de hacer que nuestro Asilo sea nuestro, es responsabilizarnos con las obligaciones que nos corresponden, en lo económico y con nuestra presencia física, es decir tocar con nuestras manos el único patrimonio que nos queda, en esto está en juego la dignidad de los masones cubanos.

Hermanos; los resultados de lo que se ha hecho están ahí, todos pueden verlo si visitan el Asilo, los invitamos a ello y por supuesto, los esperamos con un fraternal abrazo.