09/21/2020

¿QUIENES DETERMINARAN EL FUTURO DE CUBA?

Anuncios

Gustavo Pardo

Para quienes usualmente siguen los avatares de la política cubana, no es un secreto que “la revolución” cubana es un fenómeno político-económico que se halla en trance de algo; ¿de qué? La respuesta se halla en dos vertientes de una misma problemática: la intención y la realidad.

La intención de Raúl Castro al iniciar la “actualización” económica del sistema castrista, no tiene nada que ver con las aspiraciones que predominan en la mayor parte de las organizaciones y grupos de exiliados cubanos: establecer un Estado de derecho y la Economía de Mercado en una Cuba democrática. Ni Raúl Castro, ni la elite gobernante tienen el menor interés en eso. Los “cambios” que actualmente vemos en la Isla, cumplen el único fin de garantizar la solvencia económica del régimen, y legitimar su permanencia en el poder.  Naturalmente, esas son las intenciones; la realidad depende de las circunstancias económicas, políticas y sociales objetivas  prevalecientes en Cuba tras la desaparición de los Castros; así como de ciertos factores determinantes en la proyección de la política isleña, tales como: las Fuerzas Armadas, la tecnocracia, el exilio y ciertos sectores de la sociedad civil cubana.

Hay analistas de la política cubana que sugieren la posibilidad de que tras la desaparición de los Castros, sean las Fuerzas Armadas de régimen (FAR), quienes jueguen un papel predominante en la canalización de la política en la Isla. Ciertamente, esta es una  aseveración muy próxima a la realidad; las FAR cuentan con el potencial material y económico capaz de garantizar la estabilidad social en el país, y asumir el protagonismo político en una Isla económicamente desbastada; carente de ideología política y marcada por una profunda división social. Esta hipótesis cobra una fuerza mayor si observamos que tras la asunción de Raúl Castro al poder; se ha producido una creciente influencia y participación de los militares en prácticamente todas las actividades gubernamentales; inclusive aquellas que usualmente estaban reservadas a los miembros del Buro Político o el Comité Central del Partico Comunista de Cuba (PCC).

Por otra parte, los militares constituyen el sector menos desprestigiado del aparato “revolucionario”; no porque sean menos corruptos que sus colegas del PCC, sino por lo inaccesible de la información que evidencia estos casos en la rama militar.

Por su parte, atendiendo a las características de mando operativo de las Fuerzas Armadas, se puede considerar que los  militares se verán ante la necesidad de hallar aliados entre los tecnócratas del PCC, y de las propias FAR. Esta posibilidad puede resultar un “detent” a un caudillo o junta de gobierno netamente militar; pudiendo resultar esta opción más “asimilable” para la comunidad internacional. Es decir, la alianza tecnócrata-militar, puede resultar más factible al objetivo de lograr legitimar el nuevo gobierno; que el establecimiento de una junta compuesta únicamente por militares.

Otro factor de importancia lo puede ser, y de hecho lo será el Exilio cubano radicado en los Estados Unidos de América. Para un gobierno post Castro, resultará imprescindible negociar y llegar a un acuerdo con ciertos grupos de poder constituidos en el Exilio, particularmente en el sur de la Florida. Entre las organizaciones con más posibilidades de integrar una Mesa Negociadora con el futuro gobierno; se encuentra la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA). Lejos han quedado los tiempos en que esta Entidad representaba la punta de lanza más aguda y afilada con la cual tenía que lidiar el régimen de los Castros. Actualmente, la FNCA es la Organización de exiliados que cuenta con mayor apoyo y recursos provenientes de la administacion demócrata; y, a su vez, se halla dirigida por personas proclives a la negociación con el régimen de la Isla. Dadas estas circunstancias, no es aventurado asegurar que la FNCA se hallará entre los primeros grupos en negociar con los sucesores de los Castros. No obstante, cabe la pregunta, ¿la FNCA está capacitada para acometer un dialogo político con el régimen resultante del post castrismo? Particularmente, y con el mayor respeto, lo dudo. Sin embargo, es indudable que los negociadores de la FNCA, si tendrán un brillante desempeño en los temas económicos; ambivalencia que puede resultar altamente inquietante para los intereses del cubano “de a pie”.

Es cierto que la FNCA no es la única de las organizaciones de exiliados cubanos a tomar en cuenta para conformar el probable “grupo negociador”; no obstante, todos se hallan en la misma frecuencia: incapacidad política y excelencia económica.

A pesar del daño que el Cardenal Jaime Ortega Alamino ha causado a la Iglesia Católico Romana; esta es la única Institución sobreviviente de la sociedad civil cubana pre castrista, capaz de realizar una labor positiva durante el periodo post Castro. La Iglesia cubana se encuentra enraizada en las creencias populares, contando con templos en todo el país. Además, sus iglesias y parroquias se encuentran realizando una ingente acción socio-apostólica entre diversos sectores de la sociedad cubana. En sus templos se ofrecen cursos de idiomas, informática, arte (escenificación, pintura, escultura, etc.), cursos y seminarios de liderazgo, economía de empresa, etc. Además, muchos han sido los sacerdotes y monjas que han apoyado, albergado y sustentado a los familiares de los presos políticos, en su peregrinar por las distintas prisiones del país. La Iglesia Católica será un factor muy importante durante el periodo post Castro.

Al analizar posibles factores de influencia en la Isla, no es posible soslayar el reconocimiento y la influencia internacional que ha adquirido el sector de los comunicadores conocidos como blogueros independientes. Aunque este es un grupo de reciente formación, el mismo se encuentra constituido por personas muy capacitadas, una parte importante de ellos son jóvenes que no rebasan los cincuenta años; y poseen el dominio de las nuevas tecnologías. Es un error asociar a los Blogger con un grupo político opositor, tal vez sería más apropiado llamarlos “disidentes”. En realidad, este es un conjunto de personas no asociadas; en los cuales prevalece el interés social.

En este grupo tiene un lugar destacado la Lic. Yoanis Sánchez,  creadora del movimiento Blogger independiente cubano. A Yoanis Sánchez no se le puede asociar al partidismo político, ella es una empresaria de la información, dedicada a abrir espacios de comunicación en un país absolutamente cerrado.

Se puede estar de acuerdo o no con las posturas adoptadas por Yoanis en aspectos tan controversiales como el embargo, la liberación de los 5 y otros tantos asuntos que marcan la diferencia en el pensamiento de los exiliados; pero, lo que no debe dudarse, es la relevancia que adquirirá esta figura durante y después del gobierno de transición post castrista. Es predecible que durante el post Castrismo, este movimiento reciba una cuantiosa colaboración técnico-económico-material internacional; hecho que lo convertirá en una fuerza social muy difícil de ser desconocida por un fututo gobierno de transición.

Aunque no los he mencionado como posibles factores de incidencia durante un gobierno post Castro, brevemente voy a referirme a los grupos genéricamente conocidos por “opositores”, debido a su heterogeneidad, no pueden ser considerados un “bloque político” que pueda resultar preocupante para las nuevas autoridades.

En ellos se distinguen:

  1.  Los grupos políticos
  2. Otros que asumen funciones y propósitos atribuidos usualmente a la sociedad civil, tales como los periodistas y bibliotecarios independientes, y otras organizaciones dedicadas a la defensa de animales, la preservación del Medio ambiente o la defensa de la igualdad racial.

Los grupos políticos, resultan desconocidos para la mayor parte de los cubanos residentes en la Isla; careciendo de poder de convocatoria. La única posibilidad que puede impulsar a alguno de estos grupos a tener cierta incidencia en una opción política post Castro; radica en el apoyo propagandístico-logístico-económico que sus homólogos en el exilio puedan brindarle; y aun así, su papel será irrelevante.

Dadas estas circunstancias,  cabe preguntarse, ¿realmente existe la posibilidad de que un gobierno militar tecnócrata-militar pueda propiciar la evolución hacia un régimen democrático en Cuba? Creo que sí, pero no por su propia voluntad; más bien ello podría ocurrir en dependencia del grado de la preparación que el exilio asuma para dar respuesta a la situación socio-político-económica real que se produzca en la Isla durante la transición post Castro, y su capacidad para hallar aliados capaces en la Isla, dentro de los factores antes mencionados.

6 comentario en “¿QUIENES DETERMINARAN EL FUTURO DE CUBA?

  1. El Gobierno Americano tambien puede ser una fuerza para determinar el cambio dentro de Cuba.

  2. Los blogueros no solo son de los disidente tambien los habemos contra revolucionarios que estamos a favor de la lucha armada contra el desgobierno de los Castros.

  3. Quienes determinaron el future de la union sovietica, no fue wallesa con su sindicato de solidaridad por el deterioro del partido comunista sovietico.
    Porque sino ellos hubieran intervenido en polonia.

    1. No mi hermano, llegue a este pais por el plan de refugiados politicos. Le sugiero consultar en google el programa «Ayudas Peligrosas», de la serie Razones de Cuba. Tal vez Ud comprenda el por que estoy exiliado. Con mi mayor respeto, Gustavo Pardo

      1. Ayudas Peligrosas es un documental creado por el gobierno de los Castros una forma normal de usar ellos cuando quieren beneficiar a cualquier doble agente.
        yo no tomo esas referencia, quisas el gobierno Americano si.

Los comentarios están cerrados.