09/20/2020

DESCONTENTO LABORAL.

Anuncios

Aimée Cabrera.

Uno de los factores que más desconcierta a los trabajadores cubanos es el hecho de que el dirigente sindical no es solidario y se confabula con la administración. Por eso se destacan quienes juegan el rol debido como sucede con el buró sindical de la Terminal de Contenedores de La Habana ubicado en el municipio Regla en la capital.

Este sindicato apoya a su colectivo y llevó el malestar de todos a través de la queja que los mismos hicieron por sentir la explotación de la administración al no recibir los salarios que les correspondían. Este sindicato envió carta a la Sección Buzón Abierto del Trabajadores donde se puso al descubierto los avatares de estos trabajadores.

Rey Ramón la O, secretario general del buró sindical de esta Terminal comenta que “además de luchar por lo que consideramos un derecho: cuando como promedio los trabajadores directos acumulamos 124 CUC de estimulación, en un mes, a partir de ahí nos comienzan a descontar, ¿por qué?

Ellos han enviado su queja a la CTC del municipio Regla a la Agencia Empleadora Portuaria (Agemport)a ASPORT, al Ministerio del Transporte(MITRANS) al Sindicato Nacional de Trabajadores del Transporte y la CTC nacional para que tengan en cuenta su afectación y modifiquen el sistema de estimulación que sí se aplica en otras empresas del MITRANS donde obtienen el 100% de lo que acumulan, según lo estipulado desde el 1998.

“Pero la declaran “Sin Lugar” y nos dicen que nos pagan según el reglamento, que el país no está en condiciones de aumentar estimulaciones en CUC; pero no pedimos aumento, sino que no nos descuenten un dinero ya ganado”- reclama el líder sindical de la Terminal de Contenedores.

Distintos ejemplos dados en la misiva para argumentar el desacuerdo general detallan la arbitrariedad cometida con este colectivo de trabajadores. Un obrero sumó en una quincena una estimulación equivalente a 50 CUC y salió de vacaciones. En ese mes todos los obreros directos tuvieron un descuento del 30% por lo que cobró solo 35 CUC, su esfuerzo fue en vano.

Los que operan las grúas tienen una norma. Cuando la grúa saca un contenedor de un barco y lo pone en tierra o viceversa; cuando lo monta sobre un camión, o al desagrupar  los envíos de uno de ellos  hacia diversos lugares, cada una de estas acciones es considerada un movimiento.

Cada operario debe hacer 18 movimientos por hora, o sea, 144 acciones durante la jornada de 8 horas, y cada movimiento se paga a 8 centavos de CUC. Si el obrero directo cumplimenta su norma, los indirectos reciben menos estimulación. Ellos reconocen tener “una estimulación especial” debido a lo riesgoso de la labor.

Otra inquietud planteada en la queja se refiere a si “cada trabajador tuviera 20 turnos de labor con unos 30 movimientos por hora-algo muy posible- y la media llegara a250 CUC como promedio. ¿Qué  pasaría? Nos descontarían el 100%-toda la estimulación-y quedaríamos con una deuda de 2% para el mes siguiente. Para ellos es absurdo y para quién no.

Esta violación laboral es toda una  burla y humillación a quienes tratan de exigir sus derechos y conocen lo estipulado. En esta queja se aprecia lo de siempre: los que tienen  que dar una respuesta satisfactoria, resarcir a los perjudicados y llevar a los tribunales a los verdaderos culpables de que suceda algo tan inaudito, se solidarizan con lo mal hecho al dar respuestas paternalistas y oportunistas. Falta por ver cuál será la respuesta que les darán a través de sección de quejas del Trabajadores.

FUENTE.

¡Mientras Más trabajamos, nos descuentan!, Gabino Manguela Díaz, Trabajadores, 23 de septiembre del 2013, Buzón Abierto, P.4.