09/21/2020

NO SE CUMPLE CON LA ATENCIÓN AL TRABAJADOR.

Anuncios

Aimée Cabrera.

Un aspecto que siempre debe ser cumplido el relacionado con la “Seguridad y Salud del Trabajo”. Todavía existen diversos factores y profesiones u oficios que de una forma u otra causan pérdidas humanas o dejan a los trabajadores con discapacidades, aunque en ocasiones no es por negligencia y  confianza, propia de los experimentados.

Según estadísticas, desde el 2008 a la fecha la cifra de estos accidentes ha disminuido. Las lesiones tienen un promedio anual de 90 fallecidos y, según el especialista superior de Seguridad y Salud del Trabajo en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS), Heriberto Pavón Núñez se realiza la clasificación de accidente laboral si este ocurre de manera súbita e inesperada y hay una relación causal con el trabajo o el trabajador muere o queda incapacitado a partir del hecho.

Cuando suceden estos accidentes, la administración tiene que investigar lo ocurrido en un periodo que no exceda el mes, analizar las causas y hacer un informe que debe entregar a las instancias superiores. En caso de que sea una lesión, tiene que crearse un comité representado por el sindicato, el jefe del lesionado, el especialista de seguridad y otros dirigentes que se estime deban conformar dicho comité.

Existen mecanismos para que, de haber un responsable no quede impune pero en ocasiones, no se hace el análisis debido. En el caso de los fallecidos, la familia exige el proceso jurídico y algunas apelan a la Oficina Nacional de Inspección del Trabajo.

Los directivos del sindicato y  los técnicos de seguridad deben velar por la vida de los trabajadores que también deben, a su vez,  exigir los medios y condiciones apropiados para desempeñar su labor, mucho más si esta es riesgosa como sucede con los linieros.

Ana Julia Cleger, funcionaria del departamento de Asuntos Laborales y Sociales de la CTC Nacional acepta que no se concreta la ejecución del presupuesto destinado al mantenimiento y la compra de medios de protección cuando afirma que “en el 2012 el Ministerio de la Economía y Planificación (MEP) destinó 42 millones de CUC a la adquisición de estos equipos en todo el país, de los cuales solo se ejecutó el 4 por ciento”.

Melitza Wood, especialista de Comunicación Integral y Atención al Hombre de la Unión Nacional Eléctrica (UNE) destaca lo riesgoso del trabajo de los linieros y como esta entidad tiene en cuenta “si alguno tiene problemas personales o de salud, dándole el derecho a quedarse en tierra”, más adelante asevera que “el obrero tiene el derecho de negarse a trabajar si percibe que su integridad física está en riesgo”.

Wood puntualizó que “aún así el centro está obligado  a pagarle íntegramente la jornada laboral, una vez comprobada la razón de su negativa… el obrero debe conocer lo establecido en materia de seguridad, aspecto en que la organización sindical está en la obligación de apoyarlo decididamente’.

“Eso no es así. En la vida real cuando tenemos que trabajar es bajo malas condiciones del tiempo y hay que hacerlo a como sea. Los jefes no se andan con que si quieres o no hacerlo, negarte puede costarte el puesto de trabajo y tenemos familia, mi mujer no está tranquila hasta que me ve llegar a la casa”-dice un liniero capitalino que prefiere no identificarse.

Más adelante en el reportaje que sobre este tema publicó  el periódico Trabajadores del 30 de septiembre del presente, se aclara que, a los lesionados por accidente de trabajo se les otorga una compensación de la Seguridad Social como está establecido en la Ley 105.

Para estos casos reciben el 80 % de su salario mensual si no están hospitalizados o el 70 % de estar ingresados en un centro hospitalario. La Une capitalina enfatiza su accionar preventivo, y orienta a los linieros u otros trabajadores que pueden correr riesgos, como los que no pueden quitar el fluido en plena faena para que utilicen los medios de protección.

Pero qué ocurre con los medios de protección. Las Empresas de la Corporación de Aviación Cubana S.A.(CACSA) no pueden siempre adquirir los insumos que importan empresas como MAQUIMPORT, empresa del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, única entidad que tiene autorización estatal para comprar los medios de protección  en el exterior.

Esta decisión tan centralizada afecta a los trabajadores de la UNE, entre otros. En marzo del 2013, solo se pudieron realizar 25 000 de las 491 148 asignaciones previstas para la seguridad de los trabajadores, solo un 5.06%. De los 37 productos necesarios se recibieron 13 en el primer semestre del presente y los mismos presentan problemas con las tallas.

Las asambleas y reuniones donde altos dirigentes de la nación debaten sobre estos y otros temas quedan en el olvido. La alta corrupción continúa al asecho de los financiamientos que debieran estar para asegurar cuestiones vitales como la salud y seguridad de los trabajadores, no obstante la realidad de los que laboran es bien diferente, cuando priman pésimas condiciones y reciben más que ayuda, reprimendas o marginación.

FUENTE.

No basta con las buenas intenciones, Anabel Mieres, Geisy Guía, Elizabeth Cabrera, Margarita Valdés y Mariana Camejo, estudiantes de periodismo, Trabajadores, 30 de septiembre del 2013, Nacionales P.8.