MASONERIA

“EL MAESTRO MASÓN”

Enviado por en VH Roberto Gomez Anza

GRAN LOG UNIDA DE LAS ANTILLASLa familia, núcleo de la sociedad y la Masonería, son escuela de valores donde se educan, por contagio, todos los que la integran. Es en la Familia y en la Masonería donde se crean vínculos afectivos, donde se quiere a cada uno por lo que es, con cualidades y defectos. Es el espacio de la intimidad, donde somos conocidos totalmente, no necesitamos de ningún “currículo” para que nos aprecien.  Esto influye para que sea el ámbito propicio, donde, gracias a la convivencia fraternal, se aprendan unos valores que perdurarán por siempre.

Reflexionaremos sobre dos valores de gran importancia para la realización de la Fraternidad  Masónica  y  que  son  primordiales  para  la  vida  cotidiana.

El primer gran valor que deberemos aprender es “SABER AMAR” porque, cuando hemos aprendido a amar, lo hemos aprendido todo. Amar conlleva muchos valores: olvido personal (entrega total), generosidad, fortaleza, flexibilidad, comprensión, tolerancia etc. Teresa de Calcuta nos recuerda que “amar es no parar”.  Podemos hacerle caso y repartir afecto a todos los QQ.´.HH.´. de Tamaulipas y  de  otras  grandes  potencias,  desde  luego empezando  con   nuestros  Familiares y Amigos,  pero hoy, hoy, hoy, como dijera alguien bien conocido por todos, porque quizás mañana sea demasiado  tarde.

QQ.´.HH.´. el afecto da seguridad y la seguridad da autoestima y, con autoestima, es más fácil interiorizar los valores que esta Augusta Institución a través de sus símbolos, alegorías, rituales y ceremoniales nos quiere  transmitir.

El Segundo gran valor es el de “SABER PERDONAR DE TODO CORAZÓN”, no acumulando reproches. Pasar por alto cambios de humor. No recordar continuamente los agravios recibidos.  Enseñar a perdonar es colaborar a la paz, a centrarnos en el mensaje del Salmo 133 que damos cuenta al inicio de nuestros trabajos en Logia “JUNTOS Y EN ARMONIA”.  QQ.´.HH.´. El rencor y la venganza sólo ayudan a destruir. El perdón es un punto esencial para ayudar a vivir la solidaridad y el respeto por los demás. El Masón que sabe olvidar, que deja el amor propio en el bolsillo y no se enoja, que enseña a perdonar a sus hermanos.  Crea un ambiente de serenidad, de no criticar a nadie, de saber disculpar, y esto es de gran ayuda para la  integración masónica y social de los hermanos, en cualquier grado que  ostenten.

ROSA 1Los Masones con grados superiores, son el espejo de convicciones donde se reflejan los hermanos con menor grado. Por esto hemos de ser coherentes con lo que decimos y hacemos. Jesús Urteaga en su libro Dios y la Familia, nos dice: “Espero mucho más de padres mudos y santos, que no de predicadores y sermoneadores que no hacen lo que dicen”. Repetir demasiado las enseñanzas del Simbolismo Masónico sin ninguna utilidad práctica para nadie, puede resultar aburrido y poco motivador para los AA.´.MM.´. El testimonio es la clave para la transmisión de valores. Estos valores se transforman en virtudes por el esfuerzo personal y la gracia que se recibe del G.´.A.´.D.´.U.´.  Recordemos  HH.´.

“SE PREDICA MEJOR CON EL EJEMPLO QUE CON LA PALABRA”

Es primordial para la feliz realización del hombre, la creación de hábitos.  Los hábitos buenos conducirán a las virtudes, así como los malos conducirían a los vicios.  “El orden exterior ayuda a construir el orden interior”. Debemos seguir constantemente construyendo Templos a las Virtudes y cavando pozos  sin  fondo  a  los Vicios.  Para el Verdadero Masón, el orden ideal será: hacer vivir las  virtudes humanas teniendo siempre presente al G.´. A.´. D.´. U.´.

Napoleón decía: “Las guerras se gana con dinero, dinero y más dinero” y los Masones progresamos Espiritual, Moral e intelectualmente con Trabajo, Trabajo y más Trabajo.  El trabajo profano y masónico bien hecho, conlleva una serie de virtudes: Humildad, Espíritu de Servicio   hacia los demás, Prudencia, Constancia, Lealtad, Laboriosidad, Responsabilidad, etc.

Cada logia tiene su estilo y se planteará qué valores quiere transmitir. Estos se irán contagiando por osmosis si nos esforzamos en vivir con alegría y constancia las cosas pequeñas sin quejarnos. No se trata de hacer cosas grandes, sino de actuar empezando por nosotros mismos. Todo con paciencia se puede llevar a buen término.

Recordemos al poeta Rabindranath Tagore: “No es el martillo el que deja perfectas las piedras, sino el agua  con su danza y canción”.

Para la Excelencia en la Educación e Instrucción Masónica, necesitamos Maestros auténticos, no simples instructores. Instructores es aquél que solamente proporciona información.  Maestro es aquél que forja la inteligencia y la voluntad que hace que surja la obra maestra que existe en cada uno de sus Hermanos.

El instructor enseña una técnica y da una instrucción precisa.  El Maestro no se limita a enseñar lo que el otro no sabe y anhela aprender, sino que hace que surja en el otro lo que debe llegar a ser.

Maestro es el que siembra ambiciones superiores, éticas y progresistas, forja voluntades de triunfadores y optimismo de lograr la cumbre a pesar de las adversidades.

Maestro es quien enseña con su ejemplo, señalando la ruta a seguir a sus hermanos para lograr la plena realización como hombres en el más amplio sentido de la  palabra.

Maestro es el que conjuga la realidad del presente con el sueño de lograr un mundo superior en el futuro, unido estrechamente por el hermoso vinculo del amor.

Maestro es aquél que hace soñar a sus hermanos en hacer posible lo imposible.

Maestro es el inconforme de su tiempo, que siembra ideales para luchar por la Justicia, la Generosidad y el Amor hacia  todos  sus  semejantes.

Maestro es aquél Idealista que se ha ofrecido a través de nuestra Augusta Institución para ser ayudante del G.´. A.´. D.´. U.´. en su creación.

Si se le teme es simple instructor, si se le ama es un auténtico Maestro Masón y Sublime Caballero de la Escuadra y el Compás.

Los masones tienen el deber de aprenderse de memoria las siguientes palabras del gran Apóstol de la Independencia cubana, José Martí.  Quien dijo:

gRAN lOG uNIDA DE cUBA y las antillas“El egoísmo es la mancha del mundo y el desinterés su sal.  En este mundo no hay más que una raza inferior; la de los que consultan, antes que todo, su propio interés, bien sea el de la vanidad o el de su peculio; ni hay más que una raza superior; la de los que consultan, antes que nada, el interés humano.

Sagrado es el que en la robustez de la vida, con el amor a la cabecera de su mesa cómoda, echó atrás la mesa y los consejos del amor cobarde, y sirvió a su pueblo, sin miedo a padecer ni a morir” ¡SUBLIME PENSAMIENTO, HERMANOS

SALUDOS  AFECTUOSOS.

R. G. A.

“LA  PROSPERIDAD  HACE  AMISTADES,

LA  ADVERSIDAD  LAS  PRUEBA”

Anónimo.

Categorías:MASONERIA

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .