09/22/2020

EL CAMINO MÁS LARGO

Anuncios

Por WALT WASHINTONG

Enviado por el Dr. Jorge dominguez 33

Aug.·. y Res.·. Log.·. Sim.·. KYBALION 777 Nº 166 – GOPy

Todo empezó muchos años atrás, para darle un toque de tiempo serian como diez años. Es decir desde los 23 que venía intentando conocer que era la Masonería, que era aquello oscuro que algunas personas sin conocimiento detallaban y que plusvalía exponían aquellas personas que estaban dentro de la orden. Allí en mis años jóvenes pensaba que podría darse aquello de que los que entraban aseguraban riquezas, también me preguntaba si sería cierto que es un camino que recorren aquellos que se alejan de la religión y de sus creencias o tal vez podría ser cierto que de allí han salido grandes personas de la historia, todo esto se conjugaba con mi vida que iba transcurriendo pero por sobre todo cuando más leía y buscaba alguna respuesta a mis intrigas se destacaban en sus escritos dos pensamientos muy importantes en mi vida; por un lado el trabajo algo que está presente en mi vida desde los 17 años y que es uno de los pilares que mi familia posicionó en mí y por el otro la fraternidad un sentimiento que siempre me rodea y el cual trato de honrar tendiendo la mano a quien lo necesita de diversas formas. Estas dos palabras antes mencionadas siempre han retumbado en mi Corazón como un martillo contra un metal y por ello apuntalaban aún más mi decisión de solicitar mi ingreso a la orden.

Fue así como a principios de este año me dispuse a recorrer este camino, primero de forma tímida consultando a personas que me servirían de guía y después de forma contundente al momento en el cual me citaron para mi primera reunión, la cual después conocería que se denominaba aplomo. Allí encontré mi primera gran satisfacción donde tres personas de diferentes épocas y edades hablaban un mismo idioma, donde se demostraba que el tiempo es eso, solo tiempo y que no se podrían resquebrajar conocimientos por las diferencias de años, allí encontré también mi segunda satisfacción porque personas que no había visto nunca en mi vida me hablaban con tanta seguridad y por sobre todo con un elevado respeto que me indicaban que estaba tocando la puerta correcta y la tercera satisfacción fue al subirme a mi auto ya que la sensación de paz con la cual me quede posterior a este encuentro fue incomparable. Estas tres sensaciones fueron suficientes para dar los primeros 3 golpes intelectuales y ahí recibí un pequeño cuadernillo el cual me tome el tiempo de leerlo y analizarlo, de quererlo y de odiarlo pero por sobre todo de pensarlo, porque había situaciones planteadas en el mismo que nunca me las hice y que pensé es una pregunta que no sale de lo común, pero tal fue mi error que al comenzar con mis respuestas me daba cuenta que lo difícil en si no eran las preguntas, sino el pensar las respuestas y completando este pequeño libro fui feliz, siempre pienso que las pequeñas cosas de la vida deben ser valoradas por el valor subjetivo y no por el objetivo y allí en esa gran subjetividad me vi a mismo pensando en cosas que nunca me las hubiera imaginado y ese fue un gran momento de mi vida.

Posterior a la entrega del cuadernillo transcurrieron los días, pasaron semanas y luego meses al parecer todo tiene su proceso y como mi cabeza funciona más numérica que alfa el tiempo se hizo largo, obviamente tenía un espacio ya de duda donde no sabía que pasaría en el futuro pero por sobre todo no sabía qué pasaría con mi vida, sería que ese momento de felicidad que había tenido semanas atrás donde esa sonrisa que tenía por hacer algo diferente no volvería y comenzó un tiempo de angustia de no saber qué pasa, pero por sobre todo de no entender que ese paso era solo un trabajo más para mi persona, para mi aceleración diaria y para que pueda auto enseñarme a controlar mi ansiedad, esa es una de las debilidades de mi persona. Así llego al tiempo una llamada, una llamada donde a través de la información que recibí y me solicitaron no había vuelta atrás era casi seguro que estaría en poco tiempo descubriendo mi destino y fue así que en uno de los contactos ya tenía una fecha y una hora donde comenzaría el cambio de mi persona, ese cambio que anhelaba, que estaba decidido a soportar sea cual fuesen las pruebas para llegar a convertirme en un hombre de bien y de buenas costumbres.

Y llego nomas el día anhelado, un viernes que parecía cálido, que podría estar lluvioso o que pareciera nublado, sea cual fuere el pronóstico el mío era despejado y con mucha visión, llegue al lugar donde me habían citado y como se diría en la Antigua Roma “Que comiencen los juegos pensé” y así fue, fueron un par de llamadas, algunas situaciones jocosas, algunas informaciones personales que no sabían de donde habían salido pero que lo importante es que cada vez que me preguntaban más cosas sentía que tenía más gente conocida a mi alrededor y empezaba a sentir lo fraterno y el compañerismo en cada abrazo, en cada apretón de manos y en cada saludo que ocurría a mi alrededor aun cuando tenía los ojos vendados. Esa tarde tuve una de las experiencias más contradictorias en mi vida, el no ver era algo terrible, pero la agudización del oído, del olfato y de los demás sentidos me permitían conocer también otras sensaciones que por lo acelerado de nuestro día no lo vemos y eso fue complaciente.

Iban transcurriendo las horas y el cansancio me iba rodeando la mente y el cuerpo hasta que llegó un momento del día donde una persona se paró a mi lado y me dijo la tercera palabra que iba a retumbar en mi corazón y solo desde ese momento confíe. Dicho esto nos dijeron que nos paremos y empezó la ceremonia de iniciación.

Posterior a la ceremonia de ingreso al templo y cuando por primera vez pise el mismo sentí un escalofrió que no lo podría describir porque son de esas sensaciones que uno sabe que está bien pero que no tienen explicación lo cierto y concreto es que estaba ahí parado sin poder ver a nadie pero me sentía seguro y confiado de que a mi alrededor estaban personas que hicieron muchas cosas para que yo esté allí, pero por sobre todo sentía que ingresaba a algo con cinco personas iguales que yo y me sentía potenciado  con ellos, más tarde sabría que eran mis gemelos y así juntos y como hermanos fuimos de viaje, pasamos por varios lugares, conocimos nuevas cosas, pasamos por el fuego, subimos montañas y caminamos por varios senderos y todo es no entraba ni en nuestra mente ni en nuestro corazón era tanta la información recibida que con el cansancio se hacía difícil tener toda la concentración necesaria para entender ese gran momento donde íbamos a recibir la luz.

Creo que el alcance de lo que pasó ese día solo lo entenderemos al pasar cierto tiempo pero como lo mencioné antes la tercera palabra mágica “CONFIE” era lo único necesario para saber que todo estaría bien. A partir de allí recuperamos la visión y dos puntos más marcaron la noche en mi persona: El primero cuando a uno de mis gemelos su padre lo llamó hermano fue algo sublime y que solo a través de ciertas experiencias uno lo puede vivir y en segundo plano pero no menos importante la entrega de las rosas porque estábamos ahí gracias a las mujeres que nos dieron la vida y gracias a la mujeres que nos rodean hoy día quienes compartieron ese día con nosotros a la lejanía pero que en mi caso pusieron también toda su confianza en mí para saber que la decisión que había tomado era la mejor y por ello recibí el apoyo desde un primer momento. También en ese momento no dejé de acordarme de mi familia y en especial de mi madre atendiendo que para mi persona el mes de setiembre fue un poco triste ya que un año atrás a ella le detectaban una enfermedad muy delicada y me ponía feliz de que un año más tarde ella estaba más fuerte que nunca, trabajando día a día para mejorar y por sobre todo dando un ejemplo de que todas las adversidades de la vida nos ayudan a fortalecernos juntos.

En pocas palabras todo esto formó parte de mi iniciación, en sicología se segrega a las personas conforme los roles que cada uno cumple en cada faceta de su vida, tal vez con el tiempo como dije anteriormente entenderé el alcance de todo lo que ocurrió esa noche y comprenderé el rol que debo adoptar. Allí podría escribir algo más relacionado a la travesía de ese día, al mensaje de cada situación atravesada y a los símbolos englobados en la tenida pero quería dejarles la impresión de lo que fue para mí este año de manera muy personal y que culminó esa noche con el ingreso de mi persona a este honorable lugar. Hoy día lo único que queda de mi parte es volver a prometer que daré todo mi esfuerzo para honrar el lugar que me dieron, trabajar hombro a hombro con cada uno de ustedes y por sobre todo como lo dijo una gran persona venir cada día con un camión cisterna de agua para llevar todo lo que pueda para mi bien personal, el de mi familia y el de mi patria, este es el camino que he decido atravesar y como siempre en mi vida he elegido el CAMINO MÁS LARGO tal cual se titula esto pero con la confianza de que a la larga será una gran elección.