09/21/2020

EL SOLIDARISMO; HERAMIENTA DE DEMOCRACIA

Anuncios

Gustavo Pardo

La década de 1940 fue un periodo muy agitado en la historia de Costa Rica. La Segunda Guerra Mundial había afectado el nivel de las exportaciones que servían como fuente de ingresos a la economía de la nación; razón por la cual se produjo un significativo declive económico en el nivel de vida del ciudadano medio. Durante este lapsus, el país se vio sacudido por diversas pugnas de índole político-social que provocaron la pérdida de confianza popular los partidos políticos y en sus líderes.

Rafael Calderón Guardia resulta elegido para presidir el país en las elecciones de 1940. Calderón estableció una política de corte social-liberal; centrando su administración en fortalecer al Banco Nacional y en crear la Caja de Seguro Social Costarricense (CCSS). Además, Calderon propició la inversión del capital norteamericano.

Es precisamente durante el gobierno de Calderón cuando en 1943, el Lic. Alberto Martén Chavarría funda y preside el Grupo Acción Demócrata. A  Martén Chavarría se le reconoce como el creador el Movimiento Solidarista Costarricense. No obstante sus buenos propósitos, el gobierno de Calderón se caracterizó por incrementar el déficit público, el aumento en el costo de la vida, la escasez de los productos; e indicios muy serios de corrupción gubernamental.

Teodoro Picado Marín le sucede en 1944. El gobierno de Picado estuvo caracterizado por las denuncias de fraude electoral y la profunda crisis económica en que se desenvolvía la nación. Es durante su periodo de gobierno, cuando Alberto Martén Chavarría expone sus primeras ideas sobre el “Plan Martén” (Plan de Ahorro y Capitalización). Dicho Plan estaba destinado originalmente a establecer una Caja de Ahorros para ayudar a los trabajadores que obrase como una posible solución a los problemas obrero-patronales.

En este mismo año Martén Chavarría funda la Oficina de Coordinación Económica; de la cual fue su Director General entre 1949 a 1961. El objetivo de este Organismo era «Trabajar por la armonía y cooperación de patronos y trabajadores dentro de un espíritu de solidaridad, para lograr el aumento de la producción y su equitativo reparto dentro de las normas de eficiencia económica y justicia social»[i]. Es precisamente de estas iniciativas de las cuales surge el movimiento “Solidarista Costarriqueño”.

Ante la anulación de las elecciones efectuadas en febrero de 1948, en marzo de ese año se produce la Guerra Civil en Costa Rica; la cual concluyó con el establecimiento una Junta de Gobierno presidida por José Figueres Ferrer. El Lic. Martén, que había sido el Segundo Comandante en Jefe del Ejército de Liberación Nacional; fue nombrado ministro de Economía.

En 1949, Martén enuncia las bases filosóficas del Solidarismo, las cuales se encuentran basadas en “El solidarismo reconoce que todos somos diferentes; las diferencias fueron creadas con la finalidad de que unos con otros podamos compartir nuestras fortalezas y debilidades, para no confrontarnos”[ii].

Aunque el Solidarismo es un movimiento de origen europeo, puede afirmarse que Costa Rica ha sido el país en donde este movimiento ha encontrado el terreno más fértil para su desarrollo. El Solidarismo se propone:

  1. Establecer relaciones armónicas y complementarias entre los patronos y sus trabajadores.
  2. Promover el progreso económico y social de los trabajadores con su propio esfuerzo.
  3. Promover la productividad de la empresa para beneficio de todos los integrantes (patronos y trabajadores).
  4. Defender el concepto de libre empresa como el mejor sistema para crear bienestar.
  5. Estimular la formulación de programas sociales destinados al desarrollo de los trabajadores, su familia, la comunidad y la propia  empresa.
  6. Hacer de la empresa un factor determinante en la convivencia patrono-obrero.
  7. Descalificar el enunciado marxista de la lucha de clase.

El solidarismo se caracteriza por ser una asociación a la cual se ingresa por voluntad propia, sin compromisos políticos y/o religiosos; absolutamente autónomos, por cuanto cada asociación se desarrolla social y económicamente por si misma. Además, las asociaciones Solidaristas eligen a sus Juntas Directivas por el voto de sus asociado; tanto laboral como empresarial. En estas asociaciones, los obreros no pierden los beneficios que les otorga Ley.

En Costa Rica, el movimiento Solidarista ha demostrado su capacidad para elevar la producción de las empresas, democratizar el capital y satisfacer las aspiraciones o necesidades de empresarios y trabajadores. Actualmente, se encuentran establecidas en el país unas 1600 asociaciones Solidaristas; con más de trescientos mil asociados; lo cual resulta el mejor testimonio del éxito que ha obtenido este proyecto en Costa Rica.

La esencia de la filosofía del solidarismo es contraria a la lucha de clases comunista; por cuanto propaga la unión del capital (patrono) y el trabajo (obrero); dejando sin discurso al populismo Castro Chavista. Por su alto contenido de progreso socio-económico sin descuidar la justicia social; la filosofía Solidarista es una herramienta contundente a ser tenida en cuenta por los demócratas Ibero-americanos.

Fuentes

1.Bibliográficas: ◦Rodríguez, Camilo. El padre del Solidarismo Bananero.

2.En Internet. ◦http://www.solidarismo.com

http://html.rincondelvago.com/alberto-marten-chavarria.html