09/25/2020

UN FORO DEMOCRATICO CONTINENTAL

Anuncios

Gustavo Pardo

El 4 de julio de 1990 ha quedado marcado como un día nefasto en la historia de los países iberoamericanos; ese día, en la brasilera ciudad de Sao Paulo, ve la luz un movimiento de raíces demagógico-populista-totalitario que algunos años más tarde, ha logrado determinar el destino de la América Latina: el Foro de Sao Paulo.

La reunión tuvo lugar en el hotel “Danubio”, ubicado en el barrio Bella Vista de la antes mencionada ciudad. El encuentro tenía por objeto hallar una respuesta a la caída del mal llamado ‘Campo Socialista” en la Europa Oriental; re-orientando las estrategias que hasta ese momento había seguido la III Internacional. El encuentro estuvo enmarcado dentro de un contexto teórico-práctico extraordinariamente pragmático, del cual salieron las tácticas y maniobras que la izquierda latinoamericana emplearía para revertir la crisis de credibilidad en que se hallaba sumido el movimiento socialista internacional. En ese año, Fidel Castro era el único de los participantes en el Encuentro que ejercía el poder en su país.

Ocho años más tarde, Hugo Chávez resultaba elegido por el voto de sus conciudadanos para presidir los destinos de Venezuela. A Chávez, uno tras otro, le han seguido Ignacio Lula da Silva; Tabaré R. Vázquez Rosas;  Juan Evo Morales Ayma; Verónica Michelle Bachelet Jeria (recientemente elegida para un segundo periodo); Néstor Carlos Kirchner; Cristina E. Fernández de Kirchner;  Rafael Vicente Correa Delgado; Fernando A. Lugo Méndez; Carlos Mauricio Funes Cartagena y José Daniel Ortega Saavedra. Además, una buena parte de estos movimientos san logrado insertarse en coaliciones de gobierno o se hallan ocupando un destacado lugar entre las fuerzas opositoras. Hasta el presente, el Foro de Sao Paulo ha continuado incrementando el número de sus adeptos; efectuado 18 Cumbres en diversos países del Continente Suramericano y el Caribe.

Si recordamos que no fueron pocos los politólogos que le había pronosticado una fugaz existencia; entonces, ¿Por qué este movimiento ha persistido en el tiempo, e inclusive, se ha fortalecido? La clave de su éxito se halla en el pragmatismo con el cual el mismo fue concebido.

El Grupo de Sao Paulo fue concebido y organizado sobre la premisa que implicaba el mantener una actitud tolerante en la discusión de los temas; manteniendo el diálogo y el respeto a las posiciones de cada uno de sus integrantes. Cabe preguntarse, ¿cómo es posible que un personaje como Fidel Castro (eminencia gris escondida detrás de la propuesta del Partido de los trabajadores brasileño) pueda enarbolar y sostener principios en los cuales el mismo no cree y muchos menos practica? Pero así fue, y así es. En aras de lograr mantener cohesionado al movimiento izquierdista continental en una amplia alianza que favorezca el objetivo común; Fidel Castro se convierte en un “apóstol” de la inclusión. ¡Alucinante, pero real!

El objetivo declarado del Foro de Sao Paulo es trabajar para construir el “Socialismo del siglo XXI”. A tal efecto, estos movimientos supeditan sus diferencias circunstanciales ante la presencia del enemigo común: las burguesías nacionales y el imperialismo yankee.

Próximo a los veinticuatro años de su fundación, el Foro de Sao Paulo parece una fuerza incontenible; la cual, invariablemente, ira invadiendo por las urnas a todos y cada uno de los países de Sud América y el Caribe. ¿Qué podría contener este avance? Únicamente la aplicación de un antídoto capaz de detener y hacer retroceder a esta fuerza anti democrática. Pero, ¿Qué antídoto? Un Foro Democrático Continental construido sobre bases objetivas que contemplen la implementación de acciones de índole teórico-prácticas capaces de demostrar a los pueblos iberoamericanos, en la práctica cotidiana; los aspectos positivos del ejercicio democrático.

¿Cómo formar una Alianza Democrática Continental inclusiva? Ciertamente que no resulta nada alentadora la experiencia al respecto acumulada en nuestras naciones aun antes de dejar de ser colonias de sus Metrópolis Ibéricas. No obstante, la invasión progresiva que en nuestros países se evidencia por parte de las fuerzas anti democráticas del Foro de Sao Paulo, nos obliga a unir fuerzas; cuando aún estamos a tiempo de evitar la catástrofe democrática final. En Santiago de Chile puede haberse dado el primer paso en este sentido.

En el mes de febrero de este año, desde la capital de Chile se informó al mundo la organización del “Grupo Parlamentario Latinoamericano de Amistad con el Movimiento Democrático Cubano”; con el propósito de “reclamar la plena apertura política en Cuba y el derecho de su pueblo a participar en elecciones libres y democráticas”[i].

Digo “primer paso”, porque como puede apreciarse, el esfuerzo de este Grupo Parlamentario está enfocado en el caso cubano. Aunque es un hecho que el Castrismo es el origen desde el cual tradicionalmente se ha irradiado la doctrina populista-totalitaria hacia toda Suramérica y el Caribe; la acción de los grupos democráticos latinoamericanos debe extenderse a todo el continente, porque en la actualidad toda la Región se halla bajo la inminente amenaza de caer en las garras del absolutismo Castro-Chavista.  

Por otra parte, la acción de un Foro Democrático Continental no puede limitarse a la denuncia de violaciones de derechos Humanos o a formular solicitudes de apertura democrática; acciones estas que son sistemáticamente ignoradas por estos regímenes, precisamente por el monolítico apoyo que reciben de sus aliados y “compañeros de viaje” del Foro de Sao Paulo.

Además de formular declaraciones de denuncias, exigencias y apoyo; un Foro Democrático Continental ha de enfocarse en hallar e implementar programas que contribuyan a solucionar la problemática socio-económico-política por la que atraviesan los pueblos de la región. Como antes dije, este puede haber sido un primer paso en el esfuerzo por lograr una concertación democrática continental para defender el sistema democrático.

Una segunda etapa puede propiciarse en el Evento programado para efectuarse el próximo mes de enero en la Escuela de Leyes de la Universidad de la Florida. Esta iniciativa surge a partir de la visita efectuada en el mes de agosto de este año a la capital del exilio cubano por la Srta. Mariana de Giuli, asesora de la diputada Cornelia Schmidt Liermann. Durante su estancia en la Florida, la Srta. Giuli se reunió con distintos grupos representativos de las diversas organizaciones de exiliados anti castristas; con la finalidad de obtener información respecto a las violaciones de los Derechos políticos, civiles y humanos cometidos por el Castrismo; así como para recabar la colaboración de estos grupos sobre la mejor forma de implementar acciones parlamentarias en sus respectivos países para ayudar a la causa de los demócratas cubanos.

No obstante, puede considerarse el embrión del Proyecto para efectuar un Foro o Cumbre de Promoción Democrática Continental, a la reunión realizada el sábado 26 de Octubre en la terraza de Hallandale Beach por los exiliados cubanos Marta Menor, Roberto D. Ruiz Casas, Julio M. Shiling, Gerardo E. Martínez, Gustavo E. Pardo, Pedro Pablo Álvarez Ramos y Pedro L. Guerra Bueno.

El Evento programado para efectuarse el 25 de enero de 2012, tendrá tres Paneles:

  1. “Los Derechos Humanos y el derecho de los demás”.
  2. “La Injerencia internacional y la convivencia entre Países”.
  3. “La Doctrina Betancourt, historia y visión futura».

La historia dirá si de este evento inédito en la Florida, podrá surgir un Proyecto común que involucre a todas las fuerzas democráticas iberoamericana que trascienda el estrecho marco que implican las denuncias, reclamos y declaraciones formales; para constituirse en una herramienta democrático-continental de lucha efectiva que obre de antídoto efectivo al Foro de Sao Paulo.

Un pensamiento en “UN FORO DEMOCRATICO CONTINENTAL

Los comentarios están cerrados.