09/23/2020

CARTA A UNA JOVEN VENEZOLANA

Anuncios

20 de Febrero, 2014

Querida joven venezolana:

Tu pueblo venezolano sufre las consecuencias de un proyecto manejado por el régimen castrista para extender la ideología del comunismo, hoy llamado Socialismo del Siglo XXI.    Cientos de miles de estudiantes y jóvenes como tú han salido a las calles en Venezuela, con  toda la inocencia y valor de la juventud tratando de hacer llegar tu mensaje al mundo entero.  Libertad para tu pueblo y respeto a tus derechos humanos.

Te veo y escucho a través de YouTube, una muchacha, de pelo negro, hablando rápidamente a un periodista que no da la cara. Tratas de hacerle comprender la magnitud del dolor de tu pueblo. La voz del periodista no se oye. Solo tu voz, suplicando, exigiendo que el mundo escuche.  Que no los abandonen.  Que los apoyen y hagan suyo, tu derecho a vivir en democracia.

Recuerdo  más de cinco décadas atrás, cuando otra muchacha tan joven o más que tú, en un parque con la estatua del apóstol José Martí detrás, también hablando apresuradamente pidiendo a otro periodista que usara su pluma para que el mundo le prestara atención.  Le decía que su patria estaba en peligro; que un demagogo, mentiroso y criminal quería robarle el derecho a su pueblo de vivir libremente, mientras suplicaba al mundo que no los abandonara.

¿Qué hubiera sucedido si en aquel entonces hubiera existido YouTube, teléfonos capaces de tomar y enviar videos instantáneamente?  ¿Si Facebook y Twitter hubieran sido realidad? Tal vez se hubiera evitado tanta miseria, tantos muertos, tantas madres sin hijos, e hijos sin padres.    Tal vez tú no tuvieras que estar ahora defendiendo tus derechos.   Tal vez otros países estuvieran disfrutando de vivir en democracia.   Nunca lo sabremos.

En esa joven cara veo otra cara joven, en aquel entonces también de pelo negro,  gritando al mundo en su plena juventud al igual que tú, pidiendo que el mundo prestara atención. Hoy las fuerzas no son muchas para  acompañarte en tus demostraciones, los días de energía para la tribuna y el altoparlante han quedado atrás.   Pero, si tenemos fuerzas para seguir rezando que se escuche tu voz para que tu  pueblo no caiga en las garras de otro dictador  igual de criminal que el que oprime al mío.

Pues, muchacha…joven venezolana, sigue  luchando por tus derechos y no permitas que un dictador te robe tu juventud.  No sé tu nombre pero le pido a Dios que, ésta vez, escuche las súplicas de otra joven como aquella de  pelo negro que aún sigue esperando y rezando.

Tú hermana cubana,

Marta Menor

Un pensamiento en “CARTA A UNA JOVEN VENEZOLANA

  1. Esta carta de una compatriota a una joven venezolana me emociono profundamente y las lagrimas corrieron por mis mejillas enlutadas en el desconsuelo de la repetición de una historia dantesca. Recuerdo a una muchachita de catorce años que se enfrento con sus jóvenes amigos a la ferocidad de los uniformados que cumplían las ordenes del mal gobierno de Fidel Castro y los camaradas de La Internacional Comunista. En aquella oportunidad, los jóvenes solo queríamos llevar a cabo una procesión para rendir honores a la Patrona de Cuba, la Virgen de la Caridad del Cobre. ¡Cincuenta y cuatro años de horror dentro de una propaganda mentirosa y un mundo indolente y sordo ante el dolor de un pueblo! Nos dedicamos a informar a los hermanos de Norte, Centro y Sur America, pero no quisieron escucharnos y las células cancerosas del comunismo se esparcieron en America. Una America que de Norte a Sur fue la envidia absoluta de las mentes ponzoñosas de estos elementos destructivos del mundo. A base de mentiras, difamación, la destrucción de los medios financieros de los países, la siembra del odio entre los hermanos (porque ellos saben que en la unión esta la fuerza), la robotización de muchas mentes débiles, la creación de mecanismos para que los ciudadanos dependan del gobierno, y la utilización de una fuerza brutal a los pueblos que ya han desarmado previamente, se hacen del control absoluto del gobierno y las vidas de los ciudadanos. ¡Pobre de aquellos que no estén de acuerdo! Su futuro cercano abrazara la cárcel o un cementerio. Y todo esto, ante la total ceguera de la prensa… ¡Bendito Internet! ¡Benditos teléfonos inteligentes! Llevan 54 años destruyendo a Cuba y derramando lágrimas las madres cubanas, sin un reporte digno, sin una denuncia verídica por parte de la prensa…. ¡No permitamos que suceda lo mismo a nuestros hermanos venezolanos! ¡Que no quede un teléfono celular y una red de Internet sin ponerse a la disposición de la verdad y la justicia! ¡Que se sepan todas las atrocidades que estos viles testaferros al servicio del Comunismo Internacional están llevando a cabo en Venezuela, en Cuba y en todas las partes del mundo donde penetran con sus indignos tentáculos, hablando de libertades, arrastrando a su paso con la verdadera libertad de los pueblos! Que Dios bendiga a los hombres y mujeres anticomunistas y dignos en todas las latitudes. ¡Viva Cuba y Venezuela, libres, independientes y soberanas! Miriam Arencibia de Sarmiento

Los comentarios están cerrados.