LA RUPTURA ENTRE LA GRAN LOGIA DE LA FLORICA CON LA DE CUBA; ¿DESCONOCIMIENTO O PLANIFICACION?

Gustavo Pardo

GE DIGITAL CAMERALa ruptura de las relaciones de la Gran Logia de la Florida con la de Cuba, no es el producto de la actuación imprudente emprendida por parte del Gran Maestro de esta última, basada en el desconocimiento de la Jurisprudencia masónicas; particularmente de las reglas y normas que conducen las relaciones Inter-potenciales entre las Grandes Logias Masónicas Regulares. Por el contrario, si de algo puede preciarse la Institución Masónica cubana, es de poseer suficientes masones provistos del conocimiento jurídico y doctrinal adecuado para asesorar al Gran Maestro en los temas y aspectos más delicados de las relaciones Inter-Potenciales masónicas. Entonces, ¿Por qué el Gran Maestro cubano violó las reglas ético-jurídicas más elementales de la diplomacia masónica con respecto a las relaciones Inter-potenciales entre la Gran Logia de la Florida y la de Cuba?

COLLERAIndudablemente, estos acontecimientos no son producto de la casualidad, por el contario; los mismos responden a un plan de socavación fraternal instigado por la Sra. Caridad Diego Bello, Jefa de la Oficina de A Asuntos Religiosos del Comité Central del PCC; e implementado por la Contrainteligencia cubana por medio de su agente Gerardo, es decir, el despreciable ex Gran Maestro, José Manuel Collera Vento.

En la planificación del trabajo sucio efectuado por el “agente Gerardo”, con la finalidad de lograr confrontar y dividir a los masones cubanos en general (los de Cuba y los del Exilio); se tuvo en cuenta el profundo cambio generacional ocurrido en la sociedad cubana durante las más de cinco décadas en que la ideología castrista ha tergiversado y cambiado, tanto la historia y las tradiciones nacionales, como las concepciones político-ético-morales que conformaban y caracterizaban a la Nación cubana. La pérdida de estos valores es un hecho reconocido hasta por el propio gobierno castrista. Pero, además, más de cinco décadas sometidos a una educación regida por el principio de la obediencia incondicional a los dictados del “gran hermano”, ha dejado una huella muy profunda en el pensamiento y la actuación de las nuevas generaciones de cubanos; que, por cierto, componen las del 50% de la población actual de la Isla. Es necesario tener en cuenta este este elemento para considerar la efectividad de las acciones implementadas por Collera Vento durante su labor dentro de la masonería exiliada.

LA CARIDADEn el artículo anterior, me había referido al hecho de que a partir de los años 80, las relaciones entre los masones de la Isla y los del exilio habían retomado su carácter fraterno-humano que tradicionalmente había caracterizado a la Institución cubana. No obstante, durante la década de los 90 se nota un nuevo aspecto en el desarrollo de las relaciones fraternales existentes entre los masones cubanos en general (de ambas vertientes del Estrecho de la Florida): la visita de Grandes Funcionarios de la Gran Logia de Cuba, a tenidas masónicas efectuadas en el exilio, fundamentalmente en Miami y New Jersey. A pesar de lo cual, las relaciones entre la Gran Logia de la Florida y la de Cuba continuaban de forma sin altera ración alguna.

Nueves HorizontesComo dato de interés, podemos citar que la delegación de la Gran Logia de Cuba que participó en la reunión de la Confederación Masónica Interamericana (CMI), efectuada en el año 1991 en Puerto Rico; estuvo conformada, además del Gran Maestro Eriberto Saborit Verdecia y el Gran secretario Orlando González González, por varios masones de la Federación de Masones Exiliados “Cuba Primero”, ente los cuales se encontraban Mario de Jesús Fernández Mora y Francisco Hernández.

No obstante, esta relación que se desarrollaba entre los masones ubicados en ambas orillas del Estrecho de la Florida se hallaba basada en los principios mutuos:

  1. De la identidad de las concepciones político-fraterno-doctrinales sustentadas por los masones cubanos de la época
  2. En el respeto mutuo a la situación represiva a que estaban expuestos los masones de la Isla
  3. Al conocimiento y reconocimiento de la necesidad de mantener a la Gran Logia de Cuba, dentro del concierto de la Masonería Regular Internacional.

Razones por las cuales, las relaciones inter-fraternales se desenvolvían de forma discreta, y sin alardes innecesarios. Pero, además, puede presumirse que esta relación no era desconocida por la Gran Logia de la Florida, fundamentalmente, por medio de sus logias de habla hispana en la Florida. Entonces, la pregunta obvia es, ¿Por qué en dicha oportunidad no reaccionó ante esta situación rompiendo sus relaciones con la Gran Logia de Cuba?

En el próximo artículo, intentare responder esta cuestión.

Anuncios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.