09/25/2020

EL “DÍA DE LA TRAICIÓN”: LA MALA MEMORIA DE MUCHOS CUBANOS NOS CONDENA

Anuncios

El gran cantante Cheo Feliciano ha fallecido igualmente el premio Nobel Gabriel García Márquez y pretenden que se olvide la complicidad de ambos con la tiranía castrista

Por María Argelia Vizcaíno

http://www.mariaargeliavizcaino.com/

17 de abril de 2014

Me duele tanto que la mala memoria de muchos de mis compatriotas cubanos, sea gran parte culpable de que estemos condenados por más de cinco décadas a sufrir la peor tiranía del continente americano, que no puedo dejar de escribir por qué un 17 de abril es llamado con justicia el “Día de la Traición”.

Ahora que acaba de fallecer un gran artista puertorriqueño, Cheo Feliciano, no puedo olvidar lo que ocurrió en octubre de 1997, cuando actuó en el Tropicana de La Habana, y las declaraciones tan favorables que hizo de aquella nación que hacía 40 años estaba soñando visitar, sin manifestar nada de lo que ha estado sufriendo el pueblo cubano por culpa de un gobierno totalitario desde 1959.

Tampoco olvido la complicidad del bolerista-sonero contra nuestra Celia Cruz cuando participó en uno de los actos más repudiables ocurridos el sábado, 29 de abril del 2000, en el estadio municipal Hiram Bithorn, de Puerto Rico, donde la Fania All Stars preparó el encuentro titulado «De esto se trata ser leyenda». Como decimos en el argot cubano, fue “una cama” lo que le prepararon a nuestra mejor representante artística cubana. Para presentar a nuestra reina escogieron a Cheo Feliciano, que pocos meses antes había vuelto a viajar a Cuba para grabar un disco y se había cansado de declarar las maravillas que encontró bajo ese sistema destructor. Dicho sea de paso, un disco titulado “Cheo Feliciano en Cuba” y que de las 10 canciones, sólo cuenta con un tema cubano, de Portillo de la Luz.

Al salir Celia a cantar la recibieron con «tímidos aplausos» opacados rápidamente con vulgares abucheos, chiflidos y gritos de «fuera», pidiendo a gritos por «Andy». Mucha casualidad que ese concierto estaba respaldado por Andy Montañez y Cheo Feliciano.

Si quieren los detalles pueden leer mi artículo “La Cruz de Celia” publicado en http://www.mariaargeliavizcaino.com/e-celiacruz.html , o escríbame a mi correo mariaargelia@hotmail.com  y yo se lo envío.

A esto el admirado periodista Andrés Pascual en su excelente artículo titulado “La música cubana y el músico boricua” (www.conexioncubana.net/tres_verdades/la-musica-cubana-y-el-musico-boricua), refiriéndose a Andy Montañez, Cheo Feliciano y Papo Lucas nos dice, que “a pesar de sus viajes promocionales pro Castro a la Isla para, a su vez, recibir dosis de activismo político a desplegar en Puerto Rico por la vía del Independentismo vicioso, antiamericano y antipuertorriqueño”, lograron un “fervoroso desarrollo del entusiasmo castrocomunista”. Algo que no le gusta reconocer a los desmemoriados, o a los desconocedores, o a los oportunistas, o a los que juraron tan fuertemente a diario que serían como el asesino Guevara, que se les pegó encima del pecho más fuerte que su propia pañoleta de pionero.

No obstante, nos unimos en oración por el fallecimiento del artista, del esposo, el padre, el amigo, el bolerista-sonero que fue Cheo Feliciano, por su descanso eterno y resignación de sus familiares, pero eso no me hace olvidar que se prestó a darle legitimidad a la tiranía que rige en mi patria, ni a su complicidad para boicotear a nuestra Celia Cruz, ícono del exilio cubano.

¡Qué día le tocó abandonar el mundo de los vivos!, nada menos que el 17 de abril, que se conmemora un aniversario más de la traición cometida a los valientes patriotas cubanos que fueron a Bahía de Cochinos a entregar su vida por la libertad de Cuba. Lo que representa otro hecho histórico, que penosamente esos cubanos desmemoriados prefieren ni mentar, ni informase al respecto. Por ellos, y algunas cosas más, estamos condenados indefinidamente a sufrir la peor tiranía del continente americano, y la indiferencia de tantos.

Por si fuera poco, hoy también ha fallecido el premio Nobel Gabriel García Márquez, colombiano amigo personal del tirano en jefe de Cuba, que gozó de muchísimos privilegios que le niegan a la población cubana. Otra figura internacional que traicionó a nuestro pueblo, al ponerse a favor de las violaciones de los derechos humanos y la libertad de Cuba, alabando a un genocida. Su apostasía, vileza, infamia, confabulación, es imperdonable. Por eso no me alegro de su muerte, pero no lo lloro. Solo lo siento por sus admiradores, y sus alabarderos, que no saben nada de lo corrupto que fue el premiado escritor.

Creo que la manera que han bautizado al 17 de abril de 1961, como el “Día de la Traición”, ahora está más que confirmado, y por partida triple.-