09/20/2020

EL COMPAÑERO MASON Y LA POLITICA (PARTE I)

Anuncios

Gustavo Pardo

Creo que nadie puede dudar de la cada vez más acentuada fragmentación de la Francmasonería mundial, hecho determinado por el abandono de sus características originales de “sociedad iniciática”; o sea, formadora de valores. Esta lamentable realidad ha incidido negativamente en su credibilidad y perdurabilidad. Algo similar ocurre con la Masonería de Cuba, aunque pueden identificarse claras diferencias entre uno y otro comportamiento.

La Masonería internacional, radicada por lo general en países que gozan de un mayor status de libertad que la cubana; han derivado hasta convertir sus reuniones, o “tenidas”; en eventos eminentemente sociales. Por su parte, el actuar de la Masonería de Cuba, se circunscribe al ámbito fraternal, o lo que es lo mismo a “al mutuo compromiso de resolverse”. El término “resolver” en Cuba, es algo esencial para la sobrevivencia cotidiana. No obstante, en ambos casos ha quedado absolutamente relegado el aspecto iniciático-formativo de valores.

En esta oportunidad vamos a tratar otro de los aspectos iniciáticos que, desde mi punto de vista, es objeto de un enfoque altamente distorsionado y nada realista. Me estoy refiriendo a las acciones sociales previstas en los valores que en sus enseñanzas, establece la perspectiva filosófico-doctrinal Institucional en la necesaria interacción Masonería-Sociedad. Precisamente, considerando que el Estado Castrista se ha atribuido el monopolio de la atención educativa, sanitaria y social en Cuba, este es un tema altamente molesto y hasta tabú para la Masonería isleña. No obstante, el tratamiento de este aspecto, resulta esencial para la sobrevivencia de la Masonería en Cuba.

Para establecer las bases o fundamentos sobre los cuales me propongo basar mi exposición, resulta conveniente citar algunas definiciones de los elementos que van a ser parte del análisis que me pienso presentar: el Compañero Mason, y la política.

Por Compañero Mason, se entiende el segundo grado de la Masonería Simbólica[i]. Este es un grado intermedio y de prueba, preparatorio del drama que será protagonizado durante la Ceremonia de Exaltación que se escenifica en el Tercer Grado. Por ser un grado de tránsito, generalmente pasan inadvertidas las enseñanzas doctrinales establecidas en el mismo; hecho éste que deja un vacío en la secuencia lógica del sistema de didáctico establecido en el método de enseñanzas simbólico masónico[ii]. Precisamente, esta es la causa del desconocimiento de unos, y de la confusión de otros; al anatematizar la conexión doctrinal masonería-política.  Veamos cómo puede entenderse lo que se define por política. Al igual que el término “Masonería”, la acepción “política” tiene innumerables enunciaciones.  Veamos algunas de ellas.

El sitio web DEFINICIÓN.MX, plantea: “Se denomina política a la disciplina que aborda el estudio de las problemáticas que se plantean en una sociedad determinada y que deben ser resueltos para asegurar una convivencia armónica de las personas en la sociedad”[iii].

Por su parte, EUMED.NET considera que “Se conceptualiza a la política social como el conjunto de directrices, orientaciones, criterios y lineamientos conducentes a la preservación y elevación del bienestar social, procurando que los beneficios del desarrollo alcancen a todas las capas de la sociedad con la mayor equidad”[iv].

Y, por último, según Wikipedia, “La política (…) es una rama de la moral que se ocupa de la actividad, en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por hombres libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva”[v].

Como vemos, todas estas definiciones tienen una relación muy íntima con lo que implica la esencia doctrinal masónica; particularmente, la que se practica en nuestra patria. No obstante, vamos a comenzar por lo que se establece en esta última definición.

¿Puede hallarse algo más relacionado con la definición que ha adoptado la Gran Logia de Cuba de lo que es la Masonería[vi]? Veamos, “La Masonería es la Institución orgánica de la Moralidad, y su fin disipar la ignorancia, combatir el vicio e inspirar el amor a la humanidad”[vii]. A continuación expresa que “Son sus principios la Moral Universal y la Ley Natural, dictadas por la Razón y definidas por la Ciencia (…)”[viii]. Y por su parte, define al masón como “un hombre libre y de buenas costumbres”[ix]. ¿Existe o no una analogía entre ambas definiciones? ¿Tiene la Institución el deber de contribuir a que se resuelvan “los problemas” que le plantea la convivencia de “hombres libres”? Y nos estamos refiriendo a la problemática moral en que vive inmersa nación cubana; es decir, la proliferación de la prostitución, el alcoholismo, la drogadicción, la doble moral, la perdida de los valores nacionales, etc. Recuérdese que, según la Constitución Masónica cubana, la Masonería es la “institución orgánica de la moralidad”.

Pero, hay más, la Institución Masónica tiene a la Igualdad entre una de sus aspiraciones primordiales; aspecto que se encuentra implícito en el aserto de EUMED.NET que “conceptualiza a la política social como el conjunto de directrices, (…) conducentes a la preservación y elevación del bienestar social, procurando que los beneficios del desarrollo alcancen a todas las capas de la sociedad con la mayor equidad”. Acudimos nuevamente a los principios éticos-morales institucionales que establecen la noción masónica referente a la igualdad social.

Al respecto, la Masonería propugna el derecho de todos los individuos al disfrute de las mismas oportunidades económicas, políticas y sociales garantizadas en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. ¿Existe en Cuba una equiparación en la tenencia y el disfrute de la riqueza entre la elite castro-partidista y el cubano de “a pie”? ¿Tienen los cubanos los mismos derechos y oportunidades políticas y sociales que las altas esferas castro-gobernantes? ¿Es masónico o no el principio de la Igualdad de derechos y oportunidades?

Y, por último, pensemos en la aspiración masónica de “inspirar amor a la humanidad”, y consideremos la definición proporcionada por DEFINICIÓN.MX. , de lo que es política. Según este sitio, política es “el estudio de las problemáticas que se plantean en una sociedad determinada y que deben ser resueltos para asegurar una convivencia armónica de las personas en la sociedad”. Recuérdese que la “Gran Obra” a construir por la Masonería, no es otra que la Fraternidad Universal. ¿Cómo hacerlo sin el empleo de las herramientas políticas? Esta respuesta la podremos encontrar en las enseñanzas de las liturgias del Segundo Grado de la Masonería.

En el siguiente artículo abordaremos este asunto.

[i] La Masonería Simbólica la forman los tres primeros grados esenciales a todo el sistema masónico internacional; Aprendiz, Compañero y Maestro.

[ii] Simbolizado en la Escalera de Caracol.

[iii] http://definicion.mx/politica/

[iv] http://www.eumed.net/libros-gratis/2007b/297/define-politica-social.htm

[v] http://es.wikipedia.org/wiki/Pol%C3%ADtica

[vi] La Masonería es la Institución Orgánica de la Moralidad

[vii] Constitución Masónica Cubana 1999. Libro I, Articulo 1, inciso 1;

[viii] Idem, inciso 2.

[ix] Estatutos de la Fraternidad, 1999. Libro II, articulo 2.