09/24/2020

JAIME SUCHLIKI; NO QUIERO UNA CUBA MEDIATIZADA

Anuncios

Transcripción libre de la exposición de la posición del profesor Jaime Suchliki, durante la celebración del Foro “Acciones y Opciones para el Empoderamiento de la Sociedad Civil en Cuba”. Evento que fue efectuado bajo el auspicio del Foro de Promoción Democrática Continental (FPDC), el sábado 28 de junio en el edificio “Rafael Díaz-Balart, de la Escuela de Leyes de la Universidad Internacional de la Florida.

Bueno, gracias al Foro y a todos Uds. Por abandonar sus otras actividades y venir aquí a oírnos a nosotros.

Déjame empezar con la situación macro de la política de los Estados Unidos hacia América Latina. En la década del 70 los Estados Unidos cambio radicalmente su política hasta América Latina. Hasta ese ese momento apoyaban dictaduras militares, querían estabilidad en América Latina.

Después, de la década del 70, con el presidente Jimmy Carter y con el presidente Ford; los Estados Unidos comenzó a enfatizar derechos humanos, libertades individuales, elecciones en América Latina; no al mundo entero. Esta no era una política mundial, era una política latinoamericana. Basado en esto, los Estados Unidos intervinieron en países como Panamá, para restaurar un proceso democrático; le puso presión a la Republica Dominicana para que no hubiera dictadura militar; a Perú.

Hemos visto que en los últimos 30 o 40 años, ha habido una serie de sistemas democráticos que, nos guste o no nos guste, pero son sistemas elegidos por el pueblo, abiertos a un sistema de información; abiertos a una democracia. Esa es la política de los Estados Unidos hacia América Latina.

Consistente con esa política, los Estados Unidos mira hacia Cuba, y mantiene una política que es consistente con América Latina. Si los Estados Unidos levantara el embargo unilateralmente, cambiara su política; estuviera aceptando una dictadura militar en Cuba, con la esperanza que hubiera un cambio a corto plazo (y puede ser a largo plazo); estaría negando su política de 30 o 40 años en América Latina y ofreciendo una aceptación de una dictadura militar en Cuba, y posiblemente, en otros países.

La política de los Estados Unidos hacia América Latina está basada en lo mismo que hizo los Estados Unidos con respecto a la Europa del Este y a la Unión Soviética. Cuba es un país enemigo de los Estados Unidos, Cuba es un país que apoya el terrorismo, Cuba es un país que trafica con seres humanos, manda médicos, manda enfermeros, manda trabajadores a otros países, y los obliga a ir a esos países. Cuba es un aliado de Irán, Siria, Corea del Norte, Rusia y, naturalmente, de Venezuela.

Por lo tanto, Cuba es un país que, por los últimos 50 años, ha mantenido una política de antagonismo con los Estados Unidos, una política de subvertir a los Estados Unidos, una política; inclusive, de hasta introducir cohetes nucleares en la Isla, dirigidos hacia los Estados Unidos.

Esperar que los Estados Unidos cambie su política, sin que el otro país ofrezca concesiones a los Estados Unidos, no es como funciona las relaciones internacionales y el  mundo. Para que haya un cambio en la política de los Estados Unidos; tiene que haber un cambio en Cuba.

En los últimos 50 años ha habido numerosas conversaciones entre los Estados Unidos y Cuba, sobre el tema que se discute aquí. Los Estados Unidos quisiera un cambio en Cuba, el gobierno de Fidel Castro y de Raúl, están completamente opuestos a ningún cambio.

Puede haber un levantamiento unilateral (que es lo que quiere el gobierno de Cuba); y el gobierno norteamericano quiere un cambio real en Cuba, político y económico; o sea que el impase que existe entre los Estados Unidos y Cuba se mantiene, porque los cubanos están opuestos a ofrecer concesiones para un cambio político y económico.

Ha habido acuerdos sobre piratería aérea, ha habido acuerdos sobre inmigración, hay constantemente conversaciones en las Naciones Unidas en el Departamento de Estado, en La Habana con la Sección de Intereses. O sea, no es un problema de conversaciones, ni es un problema de negociar; es un problema de que el gobierno de Cuba no está dispuesto a ofrecer concesiones reales y profundas, porque entiendo que con eso pierde el poder. Ningún país totalitario está dispuesto a ofrecer concesiones de abrir el Internet, abrir el proceso político, hacer elecciones; no existe.

Existió, por ejemplo con Pinochet, en Chile; Pinochet estuvo dispuesto a hacer un plebiscito y cuando perdió el plebiscito, permitió una apertura democrática. El gobierno del general Raúl castro no va a hacer eso, ni está dispuesto a hacer eso.Otro punto que es importante señalar, es que el embargo (o bloqueo), como llaman los cubanos; no es el problema de Cuba. El problema de Cuba y el problema económico de Cuba, es un sistema que no funciona. La propaganda del gobierno de Cuba por 50 nos, ha dicho que el bloqueo es el problema; no hay mangos en Cuba por el bloqueo, el bloqueo es la razón.

El Bloqueo no es la razón, Cuba comercia con todo el mundo; Cuba le compra productos a los Estados Unidos; no le compra medicina, porque es más caro comprarla en los Estados Unidos que en México o en Canadá. Pero compra comida en los Estados Unidos, y compra productos en los Estados Unidos; o sea que no es un proceso que Cuba está aislada. Cuba no está aislada, Cuba se ha auto aislado, porque no tiene la capacidad productiva, porque no tiene una economía funcionando; ellos pueden comprar todos los productos que quisieran en el mundo entero; no tienen que comprarlos necesariamente en los Estados Unidos.

No lo compran porque no tienen la capacidad económica, y por eso el pueblo esta sufriendo, o sea, la idea de que el embargo o bloqueo es la causa de los problemas de Cuba; es una falacia que el gobierno de Cuba ha perpetuado por 50 años, y mucha gente ha aceptado eso.

¿Qué quiere el gobierno de Cuba y el gobierno de Raúl Castro? El gobierno de Raúl Castro quiere:

  1. El levantamiento unilateral de los viajes de los norteamericanos a Cuba; eso es lo que le interesa al gobierno de Cuba.
  2. Quisiera más créditos para poder comprar más productos  en los Estados Unidos;

Créditos que se lo han dado Francia, España y otros países, y no lo ha pagado, inclusive la Unión Soviética. Pero bueno, que ellos quisieran crédito.Pero Cuba no quiere, a cambio de eso abrir, permitir Internet, abrir negocios en Cuba. Claro, si hay un empresario que quiere abrir un negocio en Cuba, tendría que hablar con el general Abelardo Colome o con el general Raúl Castro; y decirle, “mira yo quiero abrir una finca una fábrica aquí”…  “yo quiero abrir un negocio”; “yo quiero ser socio de Uds.”. “Uds. son el 49 o el 51% y yo voy a invertir en estas condiciones”. Hay países que lo han hecho, lo han hecho una serie de países.

No creo que muchos capitales norteamericanos van a invertir bajo esas condiciones, en una sociedad que no tiene un estado de derecho, que no defiende la propiedad privada que puede confiscar en cualquier momento un negocio; por lo tanto, pensar que inversiones extranjeras van a venir a Cuba, es una ilusión, no van a venir.

Cuba no está aislada, Cuba esta activamente en el mundo entero. Está de socia con los países que le interesa a Cuba, Venezuela, China, Rusia, Irán, esos son los amigos; los asociados a Cuba, Cuba no quiere a los estados Unidos metidos en la Isla de cuba.

Vamos a hablar de los esfuerzos desde fuera de Cuba. Primero hay que recordar que en la época de la guerra fría, los Estados Unidos hizo una serie de actividades con respecto a la Europa del Este, y con respecto a la Unión Soviética:

  1.  Radio Europa Libre,
  2. El movimiento de entrar información a Rusia, y otra serie de actividades;
  3. Apoyando Solidaridad en Polonia,
  4. apoyando a la Iglesia Católica en Polonia.

Nadie, que yo sepa, en la época comunista de la Europa del Este, se paró y dijo “ah, yo quiero más apertura para yo poder invertir en Polinia”; o “yo quiero mandar más paqueticos a Polinia”, o “quiero que más turistas vayan a Polonia, porque esto va a cambiar a Polonia, o va a cambiar a Europa del Este”.

El que crea que el turismo va a cambiar a Cuba, yo le ofrezco la idea de abrir un negocio de viajes a Corea del Norte, vamos a mandar turistas a Corea del Norte.

En Cuba hay, o ha habido, millones de turistas visitando la Isla; turistas que hablan español, turistas que entienden la sociedad cubana, turistas que pasean en Cuba; si esos millones de turistas no han cambiado la sociedad cubana, no han abierto la sociedad cubana, no han creado un sistema democrático; ¿Por qué creemos que un americano de Iowa que vaya a Cuba, tiene una varita mágica y va a crear una democracia en Cuba? En americano que va a Cuba, va a tomarse un mojito, a divertirse, a visitar las jineteras y no a cambiar la sociedad cubana.

Yo estuve en la Unión Soviética durante la época comunista; me llevó un guía, fuimos a ciertos lugares, no hablaba ruso, no hablé con nadie, no influí nada, no llevaba propaganda anti soviética, y por lo tanto, no tuve ningún impacto.

El turismo no tiene el impacto que creemos que va a cambiar una sociedad. Si, le trae algunos dólares. Parte de esos dólares van al Estado; parte, van a los empleados que trabajan en las empresas del Estado y las empresas extrajeras. Empleados que están seleccionados por el gobierno.

Ese es otro de los temas muy importantes que yo creo que debemos discutir y de hablar desde afuera: la explotación del trabajador cubano, no solo por el estado cubano, sino por las empresas extranjeras. Los cubanos están siendo esclavos de empresas extranjeras y del gobierno de Cuba.¿Dónde está la voz en las Naciones Unidad, en el gobierno americano, que se levanta para discutir esto; y para condenar este tipo de abuso? ¿Dónde están los que hablan de que los cubanos de piel blanca y clara son los que trabajan en las empresas extrajeras; mientras que los negros no son permitidos trabajar en esas sociedades? ¿Quién está hablando de que las remesas se mandan a los cubanos blancos, y no a los cubanos negros? ¿Dónde están los programas para ayudar a los negros en la Isla?

Por lo tanto, los esfuerzos que se están haciendo desde el exilio, están un poco mal dirigidos. No en peticiones al gobierno americano, que hagan esto, que dejen esto, hay que gastarse el dinero en ayudar a los cubanos en la Isla, hay que ayudar a la sociedad civil; penetrar el sistema político que hay en Cuba, penetrar el control de la información que hay en Cuba. Eso, yo creo que es más importante que decirle al gobierno de Cuba, que dejen ir allá a más turistas americanos, o que dejen mandar más mercancía o abrir un tipo de negocio.

Es más, una de las cosas que me sorprenden, y es irónico que empresarios cubano-americanos, que han hecho mucho dinero en este país; en una sociedad libre, democrática, en Estado de Derecho; están pidiendo para Cuba una perpetuación del sistema, en la esperanza de que un poquito de cambio económico, eventualmente va a producir un cambio político.

Europa del Este colapsó en la década del 90, la Unión Soviética colapsó; nadie pedía un cambio económico. En la época de Reagan; el presidente, sus asesores, la gente que hablaba; no hablaba, no vamos a pedirle un cambio a Rusia, vamos a pedirle un cambio a Polonia, lo que estaban pidiendo es libertad, un cambio total, el derrocamiento del movimiento comunista.

Yo sé que hemos esperado 56 años, yo llevo 56 años en esta cosa, yo también estoy cansado; pero hay que esperar. Los rusos esperaron 70 años para que el comunismo acabara. Los europeos del Este, esperaron 45 años, los judíos esperaron 2000 años para tener un estado libre y democrático.

Yo no creo que hay razón de ponerse nerviosos y decir; bueno, hay que cambiar. Estos cambios lo que pueden producir es la perpetuación del sistema militar en Cuba, la perpetuación de la elite política. El clan militar que gobierna a Cuba, que va a continuar en el poder, se va a aprovechar de esto. Eso es lo que ha pasado en la Unión soviética, en la que la KGB es la que ha surgido con el control económico y también el control político,

Por lo tanto, yo no creo que debemos apurarnos, la visión que debemos tener del futuro de Cuba, es la visión de una Cuba libre, democrática; donde los cubanos no sean los vendedores de sobreritos de paja, tabaco y botellitas de ron a los turistas americanos o a los turistas europeos.

Los cubanos tienen que tener acceso a sus negocios, tienen que tener sus propias empresas, tienen que decir que tipo de gobierno quieren; no de arriba hacia abajo, de abajo hacia arriba. Es el pueblo el que decide con sus representantes, y sus concejales, etc., el tipo de gobierno tiene que tener Cuba, o sea esa es la visión de una Cuba democrática. Que demore 10 años más, OK; que demore 20, está bien; yo no lo veré, pero lo verán mis hijos.

Pero yo no quiero una Cuba mediatizada con el control de los militares, como ha ocurrido en China, con la esperanza que eventualmente, Cuba iba ser democrática. Muchas gracias.

Tomado de: http://clickeventonline.com/event/politica/140628-ForodePromocionDemocraticaContinental.html

2 comentario en “JAIME SUCHLIKI; NO QUIERO UNA CUBA MEDIATIZADA

  1. Ese cuento que Sushlik que fue a Rusia de turista no se lo cree nadie.Desde que llego a los USA le a estado chupando la teta $$$$$$$$$$$$$ al gobiern federal

Los comentarios están cerrados.