09/18/2020

BUSCAR UNA ESTRATEGIA JUNTOS PARA PRESIONAR POR EL RESPETO A LOS DERECHOS EN CUBA HUMANOS.

Anuncios

Transcripción libre de la ronda de preguntas formuladas por Gerardo Martinez-Solana, miembro del Comité Gestor del FPDC a los panelistas Carlos Saladrigas y Pedro Roig, durante el desarrollo del Foro “Acciones y Opciones para el Empoderamiento de la Sociedad Civil en Cuba”. El Evento fue efectuado bajo el auspicio del Foro de Promoción Democrática Continental (FPDC), el sábado 28 de junio en el edificio “Rafael Díaz-Balart, de la Escuela de Leyes de la Universidad Internacional de la Florida.

PREGUNTA DE GERARDO MARTINEZ-SOLANA: Buenos días. Gusto de estar acá. Precisamente es un debate, que nos une en cierto modo en el propósito común de una Cuba libre. Las preguntas del Comité Gestor pueden parecer redundantes, pero han sido formuladas para brindar a los panelistas la oportunidad de elaborar un poco más sus posiciones.

Quiero plantearle esta inquietud a Carlos, y que Pedro le diera seguimiento con sus perspectivas, sobre el hecho de que las negociaciones entre Estados Unidos y Cuba no pueden esperarse que sean condicionadas unilateralmente, por una de las partes.

Si el interés de Cuba es verdaderamente una apertura comercial, y las negociaciones que se plantean son para lograrlo; mi pregunta es la siguiente: ¿De qué forma garantiza la petición formulada al presidente Obama que las negociaciones con el gobierno cubano, estén condicionadas a una estricta aplicación de los derechos humanos internacionalmente reconocidos; y que se refleje en la Legislación cubana, resultante de esas negociaciones a fin de garantizar el debido respeto de los intereses de ambas partes y de formalizar los recursos legales que son indispensables para resolver eventuales controversias y conflictos; en resumen, ¿queda marginado el tema de los derechos Humanos de la agenda de estas propuestas?

CARLOS SALADRIGAS:
Yo diría que no, que todo lo contrario, de hecho la carta (yo no la traje conmigo) la carta, dice que una de las recomendaciones es que se amplíe un marco de dialogo con el gobierno cubano; y en esa misma recomendación, se estipula que debe aprovecharse ese tipo de amplitud de relación diplomática, debe aprovecharse para presionar efectivamente por el respeto a los derechos humanos y las violaciones sistemáticas de Cuba de los derechos humanos.

Lo que está claro en esta carta, y está claro en esta estrategia es que no es ser “Castro céntrica”; es “pueblo cubano céntrica”. La idea es que el pueblo cubano, no el régimen, va a ser el actor de cambios en Cuba; y que hay que facilitar el desarrollo de ese pueblo cubano (de esa sociedad civil), lo mejor posible. Eso conlleva una interrelación con cambios económicos.

Los cambios económicos son como meter una sustancia, una esponja impermeable dentro de un tanque de agua: no absorbe agua. Esa esponja impermeable es el sistema cubano: no absorbe apertura. Pero cuando ese sistema cubano, por las necesidades imperiosas que tiene por los cambios inevitables de la historia; por las cosas que están sucediendo, tiene que fracturar esa membrana impermeable, empieza a absorber agua, y después se convierte en algo incontrolable. Esa es la estrategia que hemos visto y que ha funcionado en muchísimas partes del mundo.

Parte de lo que no acabo de entender de las exposiciones que presentaron Jaime y Pedro, es que hablamos muchísimo del régimen. Las cosas negativas del régimen las conocemos todos, no tenemos que predicarnos a nosotros mismos; sabemos cuál es la naturaleza criminal del régimen. Eso lo sabemos todos.

El problema es, ¿qué hacemos sobre eso?, ¿qué estrategias vamos a seguir?, ¿en que forma el continuismo y las estrategias del continuismo, van a producir cambios en Cuba? Hasta ahora nadie me lo ha podido explicar.

PEDRO ROIG.
Yo creo que el continuismo lo tiene el régimen de Cuba. El continuismo que es la ferocidad, la brutalidad; el régimen de Cuba es una pandilla de asesinos en el poder, capaces de matar. La prueba última, lamentable es el asesinato de Oswaldo Paya. Lo asesinaron, y con él, hay otros asesinatos que no son conocidos.

Yo no estoy diciendo que yo tenga la estrategia. Tenemos que buscarla juntos; pero ser cuidadosos en todo momento de entender claramente que esta es una pandilla de asesinos y que, sin querer, pudiéramos estar promoviendo la sucesión de ellos en el poder, porque están en eso.

Yo recientemente estuve (y hago esto en un segundo) conversando con el sobrino de un mártir del Moncada, familia amiga nuestra de Santiago de Cuba; y él me contaba como su generación, ya puede viajar fuera de Cuba y él está suministrando equipos que compran en Panamá. ¿A quién se lo están vendiendo? ¡Al hijo de Furry Colomé, el Ministro del Interior! Y eso es lo que me refuerza a mí la idea de que si, ya están en un proceso de sucesión.

El sobrino de otro amigo nuestro (funcionario del régimen), se compró en La Habana un apartamento de 70 000 dólares. ¿Cómo consiguió el dinero para pagarlo? Estamos hablando de un muchacho de 40 años. Entonces, lo que estoy viendo claramente, es que en este proceso, ellos están tomando poder económicos. Protegidos por sus padres, por los militares, están en ese proceso de sucesión y es el peligro que yo le veo a lo que estamos hablando.

En ese caso, Carlos, es precisamente que [aunque] no es el propósito, pero que estuviéramos contribuyendo a ese esfuerzo que están haciendo los castristas.

PIDE LA PALABRA JAIME SUCHLICKI
Mira Carlos, permíteme darte cinco políticas que se podrían seguir en el exilio hacia Cuba.
Primero: Ayudar a la disidencia lo más que se pueda. Creo que hay mucho capital que se está desperdiciando en otras cosas; campañas en guagua a Washington, enviar boberías a los Congresistas. Yo creo que el foco ha de ser ayudar a la disidencia lo más que se pueda.
Segundo: Incrementar la crítica y la información con respecto a la explotación a los trabajadores en Cuba; a la explotación del negro en la Isla. Eso requiere una campaña en organizaciones internacionales, en la prensa internacional; requiere dinero para hacerlo.
Tercero: Terminar con la política de “pie seco pie mojado”; que el cubano vea que no puede salir de la Cuba; que esa no es la solución. El año pasado vinieron 168 000 cubanos de visita a los Estados Unidos, el 38% se quedaron en Miami.
Cuarto: Enviar mensajes a Cuba, que debe ser libre y que los cubanos tienen que iniciar los cambios, y que no esperen por el gobierno de Fidel Castro, que no esperen por la administración de Obama; que debe salir de abajo.
Quinto: No enfocarse en Washington, sino en la isla de Cuba.

Tomado de: