09/24/2020

MASONERIA CUBANA; SIN CAMBIOS, ¡HASTA QUE TODO CAMBIE!

Anuncios

Gustavo Pardo
Acabo de recibir desde Cuba un revelador y sintomático artículo, el cual trata sobre la triste realidad por la que atraviesa la Institución Masónica cubana radicada en la Isla.

El escrito titulado “Increíble… ¡Bueno No, Es MUY Creíble! aunque muy preocupante en Masonería” fue enviado desde Cuba por la agencia “tubalkainpres@newss.fr”.

El articulista se refiere a lo ocurrido durante el transcurso del juicio  efectuado por la Corte Suprema de Justicia Masónica de la Gran Logias de Cuba en la causa No. 03/14. Dicha causa fue radicada a petición del Maestro Mason Gerardo Cepero Díaz, miembro de la logia “General Guillermo Moncada”. La acusación fue radicada contra los Grandes Funcionarios de la Gran Logia de Cuba, Lázaro Gonzales Valdés y Rogelio Ibáñez Cabo de Villa.

Al primero de ellos se le imputaban los presuntos delitos de:

  1. Abuso de caudales y otros, entre ellos viajar a las logias: con efectivos de la Gran logia sin haber sido delegado mediante decreto por el Gran Maestro. Y
  2. por haber usado fondos de la Gran Logia sin autorizo de la Alta Cámara[i], alterando los presupuestos este hecho implica violar el art. 44 del Reglamento de la Gran   Logia.

A Ibáñez Cabo de Villa por:

  1. Incumplimiento de sus juramentos de fidelidad al cargo, por pagos, sin amparados en los presupuestos,
  2. Pagos sin la firma del Gran Maestro y otros sin ninguna firma,
  3. Pagos de gastos no autorizados.

En el escrito se refiere “hoy presencié una parte del Juicio que se sigue contra Lázaro Gonzáles y Cabo de Villa” (…) “escuché un auto de instrucción judicial muy completo y con una cantidad de pruebas, que en realidad ya no hacía falta la vista oral” (…) . Más adelante, el autor sigue diciendo “al escuchar la exhaustiva Instrucción del juez instructor, que aportó todas una cantidad de pruebas incriminatorias imposible de anular ni de descalificar; Yo quedé perplejo, pensando de hasta dónde están corrompido los hombres dentro de la masonería en Cuba”.

Pero no es todo, en el escrito se sostiene “El hermano acusador muy fácilmente demostró la culpabilidad de los encausados. Los abogados demostraron la falta de Moral que les asiste tanto a los acusados, como a los defensores”; pero… “Salí avergonzado de ver como masones activos expresan que las violaciones a la ley, son justificadas”.

El articulista se hace eco de la preocupación que embarga a un número significativo de masones cubanos, al referir “en esto tenemos que reconocer que hoy día se han perdido muchísimos valores Morales dentro de la Sociedad civil” (…); para más adelante afirmar “[la masonería] no podía en modo alguno estar exenta de la perdida de esos valores morales”. Lo lamentable del caso, es que estamos hablando de la “Institución Organice de la Moralidad”. Este ha sido un hecho recurrente en la actitud manifestada por los Grandes Funcionarios de la Masonería cubana en las últimas décadas.

El abuso de poder y el uso indebido de los caudales, recursos y propiedades de la Institución Masónica cubana es una situación que no ha pasado inadvertida para los departamentos estatales que “atienden” desde el Comité Central del PCC a las instituciones fraternales y religiosas cubanas en la Isla; y mucho menos para los órganos de la contrainteligencia castrista.

Estas actividades y comportamiento de los Grandes Funcionarios masónicos cubanos, han sido el caldo de cultivo que han originado la imposición de numerosos chantajes a estos personajes; de los cuales, la Oficina de Asuntos Religiosos ha sacado muy buen provecho.

Naturalmente, Esta situación ha incidido en crear un estado de impotencia y desánimo entre muchos masones que aman y luchan por el engrandecimiento de la Fraternidad cubana.

La Gran Logia de Cuba es una organización de una encomiable trayectoria histórica, patriótica y social. La Masonería era una Institución que fue altamente respetada desde su llegada a la Isla. Atendiendo a los valores morales, sociales y espirituales que la masonería inculcaba a sus miembros los masones constituían una referencia social de lo que debía aspirar a ser un ciudadano ejemplar.

Aun y a pesar de la penosa actitud asumida por los Grandes Funcionarios masónicos de Cuba; ellos no deben ni pueden ser la muestra de lo que realmente es la Masonería Cubana.

Masones como Gerardo Cepero Díaz y otros miembros del “Proyecto Espejo”, constituyen una esperanza patente del renacer masónico cubano; porque ellos han decidido ser parte de los cambios institucionales necesarios que requiere la masonería isleña, y no cómplices de su aniquilamiento.

 

[i] Parlamento Masónico

Un pensamiento en “MASONERIA CUBANA; SIN CAMBIOS, ¡HASTA QUE TODO CAMBIE!

Los comentarios están cerrados.