09/21/2020

LA MASONERIA EN EL EXILIO, RECONOCIMIENTO Y REGULARIDAD; MAS SOLUCIONES QUE IMPEDIMENTOS.

Anuncios

Gustavo Pardo

Resulta innegable la trascendencia que en la Masonería se concede a los conceptos de la Regularidad y Reconocimiento, por ello, no es de extrañar que estos temas constituyan un germen constante para el análisis y el debate sobre las raíces filosófico-jurídica de la cuestión.

Aunque Regularidad y Reconocimiento son nociones diferentes, ellos se hallan íntimamente relacionados particularmente en la masonería anglo-sajona.

El hecho de que el origen de la Masonería cubana radica en la Fraternidad estadounidense; impone a los masones cubanos la obligación de estudiar, analizar y evaluar detenidamente el real alcance que estos conceptos tienen en el desenvolvimiento de su actividad fraternal, tanto en Cuba como en el exilio.

Como sabemos, la Masonería tiene dos etapas en cuba. El primero se inicia con el arribo a la  Isla de los colonos franceses procedentes de la vecina Haití, y el subsiguiente establecimiento de las primeras logias radicadas permanentemente en Cuba. Dichas logias se reorganizaron en Santiago de Cuba y La Habana.

No obstante, la historia de la Masonería Regular cubana se inicia con la fundación en La Habana de la logia “Templo de las Virtudes Teologales”, el día 17 de diciembre de 1804[i]. Esta logia obtiene su Carta Patente de la Gran Logia de Pennsylvania.

La segunda etapa se inicia el día 5 de diciembre de 1859 Se funda en Santiago de Cuba el 5 de diciembre de 1859, por acuerdo de las logias Fraternidad #1, Prudencia #2 y San Andrés #3, en virtud de la Carta Patente emitida a nombre de Andrés Cassard, por la Gran Logia de Carolina del Sur.

Por su parte, desde 1959 se hace patente el movimiento masónico cubano en el exilio; no obstante, no es hasta el 4 de noviembre de 1961 en que ocurre la fundación de las logias “Libertad”, “Igualdad” y “Fraternidad”. Este acontecimiento genera un movimiento masónico organizado en el exilio. A partir de la fundación de la Gran Logia de Cuba en el exilio, se desarrollan diversas tendencias entre los masones cubanos exiliados. Todas ellas tienen como su origen común a la Gran Logia de Cuba; o sea, a la masonería regular de origen anglo sajón.

No es el objeto de este trabajo describir la trayectoria seguida por el movimiento masónico cubano en Cuba ni en el exilio; cada cual siguió el derrotero que las circunstancias le imprimieron. No obstante, ambas vertientes mantuvieron conceptos muy diferentes en lo relacionado a la Regularidad y al Reconocimiento.

Para evitar, o al menos para aliviar, las presiones gubernamentales; para la Gran Logia de Cuba radicada en La Habana, fue esencial mantener la regularidad y el reconocimiento dentro del ámbito de la masonería anglosajona. Ello implicaba mantener el distanciamiento con la masonería cubana exiliada a causa de dos factores: el gobierno cubano y la Gran Logia de la Florida.

Por su parte, más que por el hecho en sí, por la Justicia que ello implica; la Masonería exiliada ha mantenido como una constante durante todas estas décadas, los temas de la Regularidad y el Reconocimiento.

En otros trabajos hemos dicho que Regularidad es sinónimo de legalidad. Por su parte, legalidad es ajustarse a reglas o leyes establecidas. De ello se desprende que toda organización que se ajuste a una ley, reglamento o constitución; está cumpliendo los parámetros de la legalidad o regularidad. Obsérvese, que en ningún caso se determina si la antes expresada legalidad o regularidad, proviene de un origen anglo, francés o hispano. La legalidad es simplemente eso: legalidad.

En Masonería, el Reconocimiento tiene sus propias reglas. Entre estas reglas se halla el cumplir con lo establecido en el concepto de la Regularidad. En el caso de la Masonería exiliada, el aspecto más álgido en el Reconocimiento, es el que se refiere a la exclusividad en la soberanía de las logias establecidas en el Estado. Como sabemos, en el Estado de la Florida, la Gran Logia de la Florida es la única Obediencia reconocida por la masonería sajona. Obsérvese que dije por la masonería sajona.

Vamos a retrotraernos brevemente en el tiempo, y recordar que las cuatro logias francesas que a fines del siglo XVII llegaron a Cuba procedentes de Haití, eran logias absolutamente regulares. No obstante, sus Cartas Patentes estaban emitidas para el territorio de la isla de Santo Domingo; por lo cual, al radicarse en Cuba, lo hicieron bajo el status de irregulares. Como ya vimos, estas logias fueron regularizadas en diciembre de 1804, por la Gran Logia de Pensilvania.

Esto implica que el territorio del Estado de la Florida esta masónicamente ocupado por una Gran Logia de la masonería anglo sajona; pero desocupado para Obediencias francesas, hispanas, etc. Precisamente, este es el concepto que fue concebido y aplicado por la alta directiva de la Gran Logia Latinoamericana, la cual procuro el reconocimiento de su regularidad por la Gran Logia Regular de Inglaterra.

Hoy, existen dos Grandes Logias Regulares en el Estado de la Florida: la Gran Logia de la Florida, reconocida por la Gran Logia Unida de Inglaterra;  y la Gran Logia Regular de la Florida, reconocida por la Gran Logia Regular de Inglaterra.

Existen más soluciones que impedimentos en el tema del Reconocimiento y la Regularidad; ¡todo está en buscarlos y actuar!

[i] Influencia norteamericana en la masonería de Cuba, http://www.cubanet.org/articulos/influencia-norteamericana-en-la-masoneria-de-cuba/

Un pensamiento en “LA MASONERIA EN EL EXILIO, RECONOCIMIENTO Y REGULARIDAD; MAS SOLUCIONES QUE IMPEDIMENTOS.

  1. Querido hermano Gustavo Pardo.

    Varias veces e leído en este blog que la Gran Logia Latino-Americana surge como la Gran Logia Regular de la Florida y es una Gran Logia regular.

    Comparto su explicacion sobre Regularidad y Reconocimiento y entiendo los puntos respecto a regularidad de origen y la masonería exiliada que aun cuando sus lineamientos son compatibles con la masonería Anglosajona no es reconocida a nivel mundial; por ende se resume que la masonería reconocida no reconoce a la Gran Logia Regular de Inglaterra y a su ves la regularidad de la Gran Logia Regular de la florida pasa a ser regularidad como corporación o institución Fraternal no reconocida por los Organismos rreguladores de las Grandes Logias REGULARES del mundo como son CMI o la Conferencia Mundial de Grandes Logias o la mismísima G.L. unida de Inglaterra reguladora de la masoneria Americana en su totalidad.

    Ahora bien, con la intención que se escribe no la se pero realmente me alegro mucho por los Hermanos que se encuentran en esa Gran Logia porque todos sabemos de donde vienen y lo mucho que hemos compartido, ahora no son mas reconocidos que antes ni mas Regulares que antes estan en mismo puesto que hace 3 año, ni nosotros los que conformamos la Gran Logia Unida de Cubanos somos mas reconocidos que antes, Pardo mi hermano entiende que aqui nadie quiere ser mas o menos de lo que somos, nadie busca mas protagonismo del que podemos hacer a favor de nuestra masoneria sea cual sea, el propocito es la unidad de los Masones Cubanos en este Exilio,.

    Respecto a Cuba es un tema del cual pocos podemos hablar, porque cada cual es un mundo aparte y la Gran Logia de Cuba en la Habana no implica su regularidad por nadie y usted sabe eso, mas nosotros no esperamos nada acambio desde un principio el lema de Candidatura del Muy Respetable Gran Maestro Moris Bosakewich Varon fue «Juntos podemos Lograrlo» ¿Lograr que? La unidad de todos y se dijo bien claro que no importaba cual fuese el resultado final de la obra lo importante era estar en un cuerpo y no desmembrado en grupos masonicos.

    Ahora lo que pase despues de hay ya se vera en el camino por ahora funciona.

    Aqui rregular y reconocimiento tiene la Gran Logia del Estado de la Florida que quede claro no se confunda ni confundamos a nadie.

    Osmani Camejo Fiallo.

Los comentarios están cerrados.