09/19/2020

LA USAID; LUCES Y SOMBRAS.

Anuncios

Gustavo Pardo

Como hemos visto, reporteros de la Agencia estadounidense AP han desencadenado un barraje de noticias sobre los presuntos planes de la USAID para derrocar al gobierno castrista. ¿Qué hay en el fondo de todo esto?

Prácticamente, desde su creación en 1961 por el presidente John F. Kennedy[i], la USAID es una de las entidades norteamericanas más vilipendiadas por la prensa y los movimientos de izquierda global. Lo más interesante de todo, es que el creador de dicha Entidad fue un presidente de izquierda. Aspecto que alude a un tema muy manido: la hipocresía del discurso de la izquierda internacional.

Ante todo, es preciso reconocer la habilidad y eficiencia alcanzada por el el mal llamado movimiento “liberal”, en el uso del poder mediático de la propaganda antinorteamericana. Desde el propio año 1961, este poder propagandístico fue dirigido y utilizado en contra de la USAID.

Recordemos que en los años de la “Guerra Fría”, la fenecida Unión Soviética y sus socios del “Campo Socialista” (entre los cuales se encontraba la Cuba de los Castros); lideraban a los llamados “países amantes de la Paz”; bloque en el cual se veían reflejadas las aspiraciones equidad y justicia social de la mayor parte de los académicos e intelectuales del mundo occidental.

A partir de la disolución de la Unión Soviética y del Campo Socialista, los nuevos “socialistas del siglo XXI” y sus comparsas en el ALBA, la CELAC y demás engendros castro-chavistas; han asumido la campaña de desprestigio en contra de la USAID. Desde hace años, la AP es parte del coro.

Lo antes expuesto explica las razones por las cuales aún subsiste una imagen absolutamente distorsionada del trabajo y los objetivos de USAID, y el por qué han resultado creíbles para muchas personas las informaciones de la Agencia AP.

Hablemos de las luces.

Como dije anteriormente, el creador de la USAID fue un presidente de clara inclinación izquierdista, y los objetivos de la Entidad se centran en implementar programas para mejorar los niveles de vidas de los menos favorecidos en los países del Tercer Mundo.

Dichos programas (entre otros) van desde fomentar las inversiones en el desarrollo agrícola, la protección medio-ambiental, la lucha contra la mortalidad materno-infantil, el VIH, la malaria y la tuberculosis, proporcionar asistencia en casos de crisis y desastres; hasta promover el crecimiento económico sostenible, la democracia, los derechos humanos y el buen gobierno en todo el mundo y apoyar la educación, dignificación y liderazgo de las mujeres y las niñas.

Es interesante observar que todos estos programas son aspiraciones de la izquierda, entonces… ¿Por qué ese encono hacia la USAID?

En primer lugar, porque dicha Entidad es de origen norteamericano.

Además, porque los objetivos y amplitud de estos proyectos, están enfocados en puntos socio-políticos-económicos y humanitarios muy sensibles para el mundo en desarrollo; precisamente, en los aspectos en los cuales se basa el discurso demagógico-populista del castro-chavismo del siglo XXI. Indudablemente, el trabajo de la USAID en el mundo menos desarrollado, representa un peligro nada despreciable para los intereses del totalitarismo izquierdista internacional.

Esta es una realidad evidente para los autores de las revelaciones “sensaciones” divulgadas por la AP para inculpar a la USAID de enviar jóvenes “a Cuba con la esperanza de poner en marcha una rebelión”.

Debemos indicar que para los intereses del socialismo totalitario internacional, La Habana hoy representa lo que previamente había significado Moscú. Por ende, para las fuerzas “progresistas” y “liberales” es una prioridad su defensa a toda ultranza.

Es cierto que la USAID, y otras agencias norteamericanas, han implementado numerosos programas para ayudar a la sociedad civil independiente en Cuba. Para ello se han visto en la necesidad de emplear distintas personas que viajan a la Isla como turistas, estudiantes, etc. ¿Por qué? Porque el gobierno castrista no admite implementar ningún tipo de colaboración a las ONGs o Agencias humanitarias internacionales con organizaciones independientes cubanas. Todo acuerdo debe ser presentado, aprobado e implementado por medio de los organismos estatales.

¿Qué hacían estas personas en la Isla? Simplemente, llevar recursos tecnológicos de comunicaciones (laptop, memorias flash, discos duros, etc.), así como cámaras fotográficas y de videos. También ofrecían entrenamiento en liderazgo, técnicas de información y comunicación social, organización de ONG, etc. ¿Dónde está el delito? Simplemente, el delito se encuentra en las leyes restrictivas impuestas por el castrismo a las libertades sociales y humanos. De los cubanos.

Muchos se preguntan por el resultado de estos programas en Cuba. Ciertamente que los hay. ¿Alguien piensa que los cambios efectuados por el general Castro en la Isla son producto de un repentino afán aperturista? No, esos cambios, y otros que vendrán, han sido implementados a pesar de la voluntad de los Castros. No, definitivamente, los cambios que se están produciendo en la Isla son producto de las acciones efectuadas por el movimiento pacífico y civilista que los programas de la USAID y otras agencias internacionales han ayudado a consolidar.

Todos los programas de la USAID son públicos, resultando muy apreciados y sumamente beneficiosos para el desarrollo de los sectores menos favorecidos en los países pobres.

Naturalmente, el empoderamiento de la sociedad civil autónoma es mal vista en la Cuba de los Castros; en donde, dichos programas, se tornan subversivos para el absoluto control estatal.

La USAID no tiene nada de que avergonzarse.

En el siguiente articulo hablaremos de las sombras.

Imagenes tomas de http://www.prensa-latina.cu/images/stories/Fotos/2014/Agosto/05/UsaidCuba.jpg

[i] Primera agencia encargada del desarrollo económico en el extranjero.