09/23/2020

CUBA, EL EMBARGO Y EL MIAMI HERALD.

Anuncios

a Sra. Marta Menor, directora de la ONG “Cultivemos una Rosa Blanca”
y Facilitadora del “Foro de Promoción Democrática Continental” (FPDC),  tuvo la gentileza de  enviarme el texto de un interesante artículo-editorial, publicado el 26 de Octubre del año en curso por el Miami Herald. Es importante señalar que tradicionalmente el exilio histórico cubano ha considerado un diario a dicha publicación, anti exilio, que responde a los intereses de la izquierda liberal pro castrista.

No obstante, resulta significativo que en dicho artículo, este diario ha fijado su posición ante la renovación de los esfuerzos propagandísticos tendientes a forzar al gobierno norteamericano a levantar de forma unilateral el embargo norteamericano al régimen de los hnos. Castro.

Particularmente, no coincido en el análisis realizado por el articulista, cuando el mismo se refiere a que Maduro “no dudará en tirar Cuba bajo el autobús, si esto significa la supervivencia para el movimiento de Chávez en Caracas”, porque el régimen Maduro-Chavista necesita tanto de los Castros, como ellos del petróleo venezolano.

Veamos, y que cada cual evalúe el fono y significado de dicho escrito.

CUBA NO SE HA GANADO EL LEVANTAMIENTO DEL EMBARGO

Traducción libre de Gustavo Pardo.

Estados Unidos impuso un embargo en octubre de 1960 sobre las exportaciones a Cuba, que cubren todos los productos, a excepción de los suministros médicos y otros productos alimenticios. Ese fue el comienzo de un embargo comercial que aún perdura y sigue inspirando a un acalorado debate.

El aniversario del embargo, más la próxima votación esta semana en las Naciones Unidas para condenar dicho acto – que, como de costumbre, los Estados Unidos va a perder – han llevado a los anti-embargo a pedir una nueva evaluación. Dejar caer el embargo por completo requeriría una acción por parte del Congreso. Mientras tanto, los defensores del levantamiento del embargo dicen que el presidente puede hacer mucho para suavizar o reducir al mínimo sus efectos y abrir la puerta a la restauración de las relaciones plenas con Cuba.

No estamos de acuerdo. Tal medida sería prematura y totalmente carente de justificación en este momento.

Por supuesto, Raúl Castro ha aflojado las riendas de la economía, para permitir que las empresas sean más autónomas del fuerte control estatal. Algunos ciudadanos pueden poseer propiedades, y las nuevas reglas están diseñadas para fomentar la inversión extranjera. Pero,  tal cambio mínimo parece tan dramático, sólo porque por décadas Cuba se ha congelado en el tiempo. La nomenclatura cubana todavía controla la economía planificada al estilo soviético, y sus miembros siguen siendo sus principales beneficiarios.

Algunos interpretan vagas declaraciones del gobierno de La Habana como una señal de que dicho gobierno está dispuesto a negociar sus diferencias de larga data con los EE UU, para normalizar los lazos diplomáticos entre ambas naciones.

Consideramos este interés cubano, no se refiere exclusivamente a un fondo de comercio bilateral, sino más bien al nerviosismo con que Cuba ve la caída de los precios del petróleo y el aumento de la inestabilidad política en Venezuela, lo cual puede poner en riesgo su propia estabilidad.

El país andino ha sido el principal benefactor de los hermanos Castro en los últimos años, ayudando a financiar crónicamente débil economía de Cuba, con petróleo barato. Pero si los precios del petróleo siguen bajando, Nicolás Maduro necesitará cada centavo que pueda obtener de la venta de petróleo de Venezuela en el mercado internacional. Él no dudará en tirar Cuba bajo el autobús, si esto significa la supervivencia para el movimiento de Chávez en Caracas.

Eso hace que el tiempo de cualquier jugada de Washington hacia La Habana particularmente inapropiado. ¿Por qué dar ahora vida a La Habana?

Sin embargo, incluso si se podrían satisfacer estas objeciones, el mayor problema sigue sin resolverse: Cuba sigue siendo un estado policial autoritario implacable, que no se detendrá ante nada para reprimir las que considere enemigos del Estado.

Esto es lo que Human Rights Watch dice: «El gobierno cubano continúa reprimiendo a los individuos y grupos que critican al Gobierno o piden respeto para los derechos humanos básicos. Funcionarios gubernamentales cubanos emplean una variedad de tácticas para castigar a la disidencia e infundir miedo en el público, incluyendo palizas, actos públicos de humillación, la expulsión del empleo y las amenazas de encarcelamiento a largo plazo».

Las detenciones de los disidentes están aumentando. ¿La libertad de prensa? Olvídate de eso.

Tampoco el gobierno cubano se ha molestado en investigar la muerte de Oswaldo Payá, quizás el defensor más prominente de la democracia en Cuba, ni a permitir una investigación independiente de su supuesto «accidente».

Luego está el caso del estadounidense Alan Gross, condenado a 15 años de prisión para la por la denominación kafkiana «actos contra la independencia o la integridad territorial del Estado.»: Fue detenido y acusado de traer unos teléfonos satelitales a la pequeña y asediada comunidad judía de Cuba.

¿Hay alguna duda de que los hermanos Castro mantienen su compromiso de mantener su dictadura sobre Cuba? Por supuesto que no. Mientras que sigue siendo el caso, los Estados Unidos no tienen ningún incentivo para extender una mano de bienvenida al régimen de La Habana.

Enviado por Marta Menor. Originalmente publicado en The Miami Herald’s Editorial Board: Cuba Hasn’t Earned Embargo’s End. Posted: 26 Oct 2014 10:03 AM PDT. From The Miami Herald‘s Editorial Board. http://www.miamiherald.com/opinion/editorials/article3379550.html

 

2 comentario en “CUBA, EL EMBARGO Y EL MIAMI HERALD.

  1. Siempre mencionan a Cuba cuando se refierieren al gobierno de los Castro, el pueblo cubano, muchas veces se beneficia del embargo que se ejerce sobre dicho gobierno, Miles de estudiantes cubanos, reciben su enseñanza en los Estados Unidos, se beneficia con el refugio politico que les brinda el gobierno de Estados Unidos, reciben mas de 20000 visas para residir en los mismos, y adquieren la residencia al año y meses de entrar por frontera,y recibir parolee.
    Ademas de todo lo que la comunidad cubana en los Estados Unidos envia a sus familiares en Cuba. Repito, el embargo del gobierno de Estados Unidos es sobre el gobierno de Cuba.

    1. CIERTO! ESO NO HACE MAS QUE REFORZAR LA PROPAGANDA OFICIAL CASTRI9STA QUE IDENTIFICA A CUBA CON EL NARCO TERRORISMO CASTRISTA. MUY BUENA OBSERVACION!

Los comentarios están cerrados.