09/23/2020

PASE DE CUENTAS; NI CAMBIOS, NI SE PUDO

Anuncios
Gustavo Pardo

Comienzan a conocerse los resultados parciales de las elecciones de medio término, efectuadas ayer, día 4 de noviembre, en todo el país. Su resultado corrobora los pronósticos de muchas encuestadora que daban la victoria al Partido Republicano.

Aparentemente, los republicanos han aumentado su presencia en el Senado; pudiendo llegar a ganar el control del Congreso. Para nadie es un secreto que el gran perdedor es el actual presidente de la nación, cuyas indecisiones políticas y falta de liderazgo ha mantenido al país de una crisis en otra.

Aunque es cierto que puede constatarse un discreto despegue económico en lo interno, también lo es en el camino de estos seis años, han quedado muchas promesas incumplidas; hecho que los analistas políticos imputan a la falta de voluntad y de habilidad política de Obama para negociar con la oposición republicana temas tan cruciales como las reformas al sistema de salud y el tema inmigratorio.

No obstante, el presidente Obama y los demócratas no han sido los únicos perdedores. Cuando se evalúa el escaso nivel de participación del electorado norteamericano en general, puede apreciarse que algo está fallando en la clase política estadounidense y ello puede traer resultados nefastos para la vida política de esta gran nación.

Al respecto, considero muy acertada la observación proporcionada por Héctor Caraballo[i] en un programa trasmitido por el Canal “Teveo” en la noche de ayer. En dicha oportunidad, Caraballo afirmaba que el fracaso de la clase política en nuestros países de origen (refiriéndose en particular a Cuba), trajo como resultado el fracaso de todo un sistema.

Por otra parte, se puede presumir que el desastre sufrido por los demócratas, obraran en beneficio de las aspiraciones de la ex Primera Dama, Hillary Clinton, quien debe emerger como la figura principal para encabezar la nómina demócrata en las elecciones presidenciales de 2016.

Por su parte, no se puede predecir un futuro político muy halagüeño para el Partido Republicano, quienes se encuentran ante las disyuntivas de:

  1. Superar las fricciones internas entre los moderados y el Tea Party.
  2. Hallar un candidato común con la habilidad política necesaria para atraer a los hispanos, las mujeres y a la minoría afro-americana.

El resultado de estas elecciones puede resultar altamente sensible para el país, debido a la posibilidad real de que se produzcan continuos enfrentamientos entre el Ejecutivo y el Legislativo, aspecto este que incidirá en provocar la amenaza continua de provocar la paralización del sistema político-administrativo de la nación.

Lo más deseable sería que en ambos partidos prevaleciera la cordura, el patriotismo y la buena voluntad, para que el Ejecutivo y el Legislativo adoptaran una postura negociadora realista; encaminada a gobernar por acuerdos bipartidistas; beneficiar al país, y restaurar la confianza del electorado estadounidense en la clase política nacional.

[i] Asesor del ex congresista Joe García