09/24/2020

COLOMBIA, NO HAN QUERIDO ESCUCHAR.

Anuncios

Gustavo Pardo

Por estos días se encuentra circulando en los medios noticiosos internacionales la notica de la suspensión de las negociaciones de paz entre el legítimo gobierno de Colombia y el grupo narco-terrorista autodenominado FARC[i].

¿Sorpresa? Realmente, esto no puede ser una sorpresa para nadie que conozca la esencia malévola de los métodos empleados a través de su trayectoria, por Fidel Castro y la generación narco-terrorista surgida a partir de 1959 en diversos países de la América Latina. Ni los Castros ni sus discípulos negocian nada que pueda obstaculizar su agenda tirano-hegemónica.

A los cubanos se nos acusa de pretender dar lecciones de lo que debe o no hacerse con respecto a la acción continental desestabilizadora del “Socialismo del siglo XXI”. Nada más lejos de la realidad. Lo que ocurre es que, por habernos tocado a los cubanos conocer, vivir y enfrentar a un régimen de las características totalitario-demagógico-represivas que conforman lo que eufemísticamente se llama “Revolución Cubana”; y por haber padecido la injusta e inescrupulosa complicidad de la izquierda internacional con la tiranía Castrista, es que podemos valorar, y hasta predecir, el curso de los acontecimientos que son inspirados desde La Habana. Este es el caso de las “negociaciones de paz” que se han desarrollado entre el gobierno de Santos y las FARC.

Cuando en Noviembre de 2012 la prensa internacional anunciaba a bombo y platillo el inicio de las negociaciones en La Habana, y el gobierno colombiano esperaba que “de manera expedita y en el menor tiempo posible” se lograra el fin de la contienda. Hasta políticos de la altura de Nick Clegg, consideraban que esta negociación era “la única verdadera oportunidad de acabar un conflicto que dura 50 años”. No obstante, los cubanos estábamos convencidos que dichas negociaciones no serían más que un hábil “show” mediático preparado por Fidel Castro, destinado a ganar tiempo para que las FARC se repusieran de los golpes propinados por el ejército colombiano durante la presidencia de Álvaro Uribe.

Así fue, los actuales acontecimientos, una vez más nos han dado la razón. Ya las FARC se sienten fuertes y no necesitan de la inocente complicidad de Juan Manuel Santos; razón por la cual le han proporcionado un fuerte golpe al ya maltrecho prestigio y habilidad política de este mandatario: el secuestro a uno de sus generales. ¿Qué ha hecho Santos? Suspender un proceso negociador que jamás debía de haber comenzado.

Pero, lamentablemente, Santos no es el único incauto que se deja envolver por las manipulaciones castristas. Es un hecho más que demostrado que la izquierda internacional no es capaz de imaginar, y mucho menos de comprender, la magnitud de la maldad implícita en el Castro-chavismo del Siglo XXI. Estos políticos izquierdistas se dejan envolver por la engañosa imagen que proyectan las demagógicas propuestas del igualitarismo y la justicia social, envueltas dentro de un cumulo de palabrerías vacías y tan irrealizables; que ellos mismos, una vez en el poder, jamás llegan a implementarlas. Pero, ni aun esto es óbice para que la izquierda continúe apoyando cuanta propuesta “anti imperialista” emane de estos siniestros personajes.

Es notorio de señalar que alguien que no es cubano, pero que ha logrado penetrar la esencia malévola del Castro-chavismo, el ex presidente colombiano Álvaro Uribe; en su momento, este ilustre político califico las negociaciones de paz con las FARC como «una bofetada a la democracia»[ii]. ¡Cuánta razón tenía! Y sin embargo, por aquellos días, el periodista Juan Diego Restrepo, manifestaba “No alcanzo a dilucidar cuál es la pretensión del expresidente de sostener que la vía militar es la única salida viable al conflicto armado colombiano. ¿Responde a un interés general o tiene intereses particulares?[iii]

Personajes como Uribe y los cubanos, compartimos un mismo destino: la incomprensión.

[i] Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia

[ii] Caracol Televisión, http://eju.tv/?p=230678

[iii] http://www.semana.com/opinion/articulo/alvaro-uribe-velez-obstaculo-para-paz/263801-3; (2012/08/29 00:00)