09/23/2020

LA SOCIEDAD CIVIL; IMPORTANCIA DE LO INCLUSIVO

Anuncios
Gustavo Pardo

Reconocer la importancia de ser incluyentes, incluso, para precisar conceptos y definiciones; quedó claramente plasmado en el documento “Quienes Somos”, emitido por los creadores del Foro de Promoción Democrática Continental Inc.

En dicho documento, se manifiesta que el Foro de Promoción Democrática Continental es ¨una agrupación formada por ciudadanos de diversas nacionalidades e ideologías política” (…) ¨unidos por la creencia en los valores y principios de la democracia, así como por su devoción en la defensa de los derechos humanos”. Es decir, en la antes expresada declaración, se puede apreciar el valor que el Foro concede a enmarcar conceptos y definiciones en un espacio amplio, abarcador, libre de todo límite sectario. Esta es la razón principal por la cual he decidido incorporarme y trabajar con dicha Organización.

Personalmente, considero que el error fundamental que ha gravitado sobre la USAID y otras organizaciones internacionales al valorar las ayudas y apoyo a la ¨sociedad civil cubana”, con la finalidad de que ésta pueda obrar como ¨catalizador” de la democratización de Cuba, precisamente ha consistido en ¨sectarizar”, ¨seccionar” o ¨limitar” la definición de ¨sociedad civil cubana” únicamente a los grupos opositores radicados en la Isla y en el exilio.

Según la enciclopedia Libre Wikipedia, ¨el término sociedad civil, como concepto de la ciencia social, designa” (…) ¨a todo individuo que se halla fuera de las estructuras gubernamentales”. Continuando más adelante, ¨La sociedad civil se concibe como el espacio de vida social organizada que es voluntariamente autogenerada, independiente, autónoma del estado”.

Desde hace más de una década, en Cuba se ha podido constatar la formación   y desarrollo de numerosas organizaciones y fundaciones cuya existencia se ha generado y sostenido a pesar del régimen ¨voluntariamente autogenerada, independiente, autónoma del estado”. No obstante, generalmente, estas asociaciones no han sido contempladas como parte integrante del ¨motor” social que puede y debe incidir en la dinámica socio-político-económica que genere los cambios democráticos en la Isla. ¿En que radica la importancia de estos grupos? Simple y llanamente, en que ellos responden a necesidades sociales y económicas generadas por el sistema Castrista.

Por ejemplo, la Sra. Dora Mesa creó una Fundación destinada a la orientación metodológica de las guarderías infantiles independientes (o de ¨cuentapropistas”). Esta Fundación procura (cuando le es posible) apoyar a estas guarderías independientes, mediante la donación de juguetes didácticos, ropas y calzado infantiles.

Como este caso, se puede citar a otras muchas organizaciones que se ocupan de visitar y animar a los niños con cáncer, de donar uniformes y materiales escolares a los niños que lo necesitan, organizar talleres de repaso escolar, proporcionar alimentos a personas de la tercera edad, impartir seminarios de valores éticos, liderazgo, empresariales, etc. Estos grupos poseen una influencia social importante dentro del ámbito social cubano, porque ellos interactúan con la población cubana, en base a sus realidades y necesidades más perentorias. Pero, además, es preciso que estas entidades gestoras de fondos para apoyar el desarrollo de la sociedad civil, comprendan y valoren la importancia de formular programas destinado a apoyar al movimiento empresarial conocido por ¨cuentapropistas”.

Pero, además, aún subsiste en la Isla los remanentes de una sociedad civil tradicional, formadas por diversas comunidades religiosas y fraternales cuya influencia social es considerable. Estas comunidades poseen templos y edificios propios, distribuidos por todo el país. En el caso de las comunidades religiosas, por más de dos décadas se ha podido constatar una creciente, aunque discreta, actividad comunitaria. En efecto, los edificios eclesiásticos sirven de cobertura a aulas y locales en los cuales se desarrollan numerosos talleres y cursos de entrenamiento laboral, informáticos y de idiomas. Sin embargo, estas comunidades actúan de por sí o con la ayuda de sus homólogos en el exterior.

Ello no implica desconocer la existencia de grupos de personas que valientemente se han definidos como opositores al régimen castrista. Desde hace muchos años, estos grupos llevan realizando dentro de la Isla, una perseverante y valerosa labor en defensa de los derechos civiles, políticos y humanos de los cubanos. Es de destacar la labor educativo-social que por años han desarrollado las bibliotecas independientes, el flujo de informaciones que proporcionan los Blogger y periodistas independientes, y el constante y creativo flujo de proyectos políticos, sociales y humanos emanados por la iniciativa de los distintos grupos opositores.

Por el contrario, en estos momentos en que se dan pasos para ¨normalizar las relaciones” entre Cuba y los EE UU; las organizaciones destinadas a apoyar el fortalecimiento de la sociedad civil en Cuba deben incrementar sus planes y esfuerzos para apoyar a la sociedad civil cubana en su conjunto. Esto únicamente se puede lograr, tomando en cuenta el concepto inclusivo y abarcador de lo que se entiende como ¨sociedad civil”; e incluir en sus proyectos a todos los grupos de interés que, de una u otra forma, actúan en la sociedad de forma ¨independiente y autónoma del estado”.

Los cambios democráticos en Cuba, serán la obra conjunta de todos los factores sociales cubanos, radicados dentro o fuera de la Isla. Eso, y no otra cosa, es Sociedad Civil.