09/22/2020

¿QUÉ BUSCA OBAMA CON LOS ACUERDOS CUBA USA?

Anuncios
Gustavo Pardo

Aunque ha transcurrido algo más de mes y medio desde que en Washington y La Habana se produjo el anuncio del inicio de negociaciones para normalizar las relaciones diplomáticas entre ambas naciones, este hecho aún es tema de numerosos debates y protestas entre los exiliados cubanos en el sur de la Florida. Es una realidad que el tema tiene muchas aristas y diferentes ángulos por donde enfocar el análisis del controvertido asunto. Veamos.

Si observamos las declaraciones emitidas por los sectores opositores más radicales asentados en ambas orillas del estrecho de Florida, podemos apreciar que dichos grupos coinciden en que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países, representa una patente de corso para que el régimen Castrista continúe su política tiránica, violatoria de las libertades civiles y de los derechos Humanos fundamentales. Además, en dicha normalización ven una traición a los principios morales históricamente sostenido por la democracia norteamericana y el implícito apoyo de la Administración norteamericana a los propósitos continuistas de la dinastía castrista.

Por su parte, los sectores de la oposición moderada, creen que las presentes negociaciones puede resultar un factor que incida en una gradual mejoría económica de la población cubana. Este avance será impulsado desde dentro, por la paulatina liberación de las restricciones gubernamentales que actualmente limitan el desarrollo creativo de las incipientes fuerzas empresariales, ya presentes en la economía autorizada; y, particularmente, en la poderosa economía subterránea existente en la Isla. Además, se prevé que desde afuera, los propios exiliados pueden efectuar aportes tecnológicos y económicos determinantes a la realización de este propósito.

Además, este sector considera que una mejoría en el nivel de vida de los cubanos, traerá como acompañante inevitable, la vigorización de sus expectativas de consumo; lo cual, a su vez, incidirá en el aumento de sus demandas para que el gobierno implemente más aperturas. Al respecto, me parece interesante citar la noticia publicada ayer, lunes 26 de enero, por la agencia Cubanet. Dicha agencia da a conocer que ¨Jóvenes cubanos conectaron en sigilo miles de computadoras a una red secreta que se extiende por varios kilómetros a lo largo y ancho de La Habana, y ahora pueden chatear con amigos, jugar y descargar películas en una mini réplica del mundo en línea al que la mayoría de los cubanos no puede tener acceso”. Este es un signo evidente de la creatividad tecnológica de los jóvenes cubanos. ¿Qué harían con recursos apropiados?

La primera postura se encuentra defendida por numerosos líderes de la oposición históricos, quienes son respaldados por los congresistas federales cubanos americanos. Por su parte, el segundo enfoque es favorecido por personalidades del ámbito político-economico norteamericanos y de empresarios cubanos americanos.

Aunque, estoy convencido que la administración Obama, tuvo sumo cuidado en escuchar y valorar las opiniones de cada grupo; mi criterio es que no fueron las emociones de los unos, ni de los razonamientos de los otros, lo que realmente inclinó la balanza en favor del inicio del descongelamiento de las relaciones con La Habana. Entonces, ¿Cuál fue esa fuerza motivante? El interés nacional norteamericano.

En diversos foros y encuentros efectuados en Cuba y en el exilio, he escuchado la frase que ¨corresponde a los cubanos la solución del asunto de Cuba”. Es cierto y, precisamente, ese también ha sido el criterio de la actual administración norteamericana.

Pero, ¿Por qué ahora? Existen varios factores que han actuado de catalizador:

  1. La cada vez más cercana desaparición física de Fidel Castro.
  2. El envejecimiento y decadencia progresiva de la ¨dirección histórica” castrista.
  3. La ausencia de un claro liderazgo de relevo.
  4. La crisis económica de Venezuela, la precariedad y previsible colapso del gobierno de Maduro.
  5. La evidencia de una posible situación de ingobernabilidad en Cuba.
  6. Los signos que anuncian el peligro de un éxodo masivo desde la Isla.

Desde hace décadas, se ha evidenciado la desesperanza prevaleciente entre los cubanos ¨de a pie”; quienes ven la emigración como única posibilidad para mejorar su nivel de vida. A partir de la reelección de Obama, y el creciente temor (difundido en la Isla) de la derogación de la Ley de Ajuste Cubano, las autoridades estadounidenses han podido observar signos evidentes que les ha alertado sobre la posibilidad que se produzca el temido éxodo masivo desde Cuba. Veamos:

Según el sitio web ¨bbc.co.uk/mundo”[i], afirma ¨las estimaciones del Instituto para los Estudios Cubanos y Cubano-estadounidenses en 2013 llegaron a EE.UU. entre 75.000 y 80.000 cubanos”. Por otra parte, el Diario los Américas, afirma que ¨mas de 22.000 cubanos se presentaron en las fronteras de Estados Unidos con México y Canadá en el año fiscal que terminó el mes pasado (Octubre de 2014). Eso prácticamente duplica la cifra de 2012 y casi triplica la de 2011, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza”. Claramente se puede apreciar el nerviosismo prevaleciente entre la población de Cuba, aspecto que, seguramente, ha sido tomado muy en serio por los asesores del presidente Obama.

Una situación de ingobernabilidad en la Isla obligaría a los Estados Unidos de América a adoptar medidas tales como:

  1. Afrontar un éxodo masivo de cubanos, u
  2. Optar por realizar una intervención armada en la Isla.

Ambas opciones serian sumamente perjudiciales a la imagen política, e incluso, a la recuperación económica de la nación norteamericana.

Efectivamente, la Administración Obama ha dejado el caso Cuba a los cubanos, porque su primer compromiso con el pueblo norteamericano es, ante todo, preservar la seguridad nacional de los EE UU.

Desde mi punto de vista, esto es lo que realmente busca la Administración Obama

 

[i] http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2014/11/141107_oleada_balseros_cuba_florida_eeuu_fp