09/20/2020

COMUNISMO, CASTRISMO Y MARXISMO SON LA MISMA VAINA.

Anuncios

ARIEL PEÑA.

La nomenclatura  venezolana oficialmente  anuncio la muerte de Hugo Chávez el 5 de de marzo de 2013, copiando el deceso del dictador soviético, Joseph  Stalin en 1953 quien había dejado de existir  varios días antes; Chávez quien gobernó  por 14 años fue un desgracia para el hermano país y los  resultados de su magra gestión son  patéticos, con una pobreza cercana al 50%, la inflación más alta del mundo, uno de los países más inseguros de la tierra, desabastecimiento de los productos de la primera necesidad y represión infame contra  la oposición, entre otras “bondades”.

Chávez a pesar de su edad, era un simple pichón de comunista, que veía en el genocida de Fidel Castro a  su ídolo, supuestamente por aguantar  más de 50 años al imperio, cuando  la dirigencia de USA, no le  ha interesado  gastar pólvora en gallinazo, tumbando a una dictadura cuyas consecuencias llevarían a millones de Cubanos al país del norte, aumentando el problema  migratorio, entonces los delirios de grandeza del fallecido orate Venezolano, lo alucinaban para   proclamar la unidad  Latinoamericana, no por el progreso social y humano de los pueblos, sino para crear la Unión Soviética Latinoamericana, en donde apareciera  como el emperador y, por eso compro a varios gobiernos con  el petróleo, fundado organismo inanes  como el Alba, Unasur o la Celac, además apoyo a la guerrilla Colombiana, brindándoles el territorio Venezolano de retaguardia, para que impulsaran  su proyecto político militar.

Precisamente como una maldición para la región en 1990, el sátrapa de Fidel castro, quien  conociendo perfectamente el atraso conceptual e ideológico de  una buena   parte de la población Latinoamericana, en compañía de líder sindical brasileño, Lula  da Silva, monto el foro de Sao Pablo, sacando del basurero de la historia los desechos del  marxismo leninismo repudiados en Europa con la caída del muro de Berlín, para  implementarlos en nuestros países, convirtiendo a  Venezuela posteriormente    bajo la  férula del socialismo del siglo XXl en un sanitario comunista.

Es incomprensible que Lula da Silva, quien  después de ser dirigente sindical se convirtió en presidente del Brasil en 2002, por el partido de los trabajadores,  se haya prestado para crear la patraña del    foro de  Sao Pablo, juntamente con el asqueroso criminal de Fidel Castro, cuando Lula como  sindicalista debía conocer la historia del movimiento obrero, que demuestra  sin atenuantes  que a  Carlos Marx fundador del Comunismo totalitario, lo repudiaron los trabajadores en la primera internacional del siglo  XlX, por sus posturas estatistas, burocráticas y embrutecedoras, con las cuales quería llevar a los obreros  a la esclavitud política y, para ello era indispensable la miseria de las masas   volviéndolas  más dúctiles, como condición necesaria para que el estado comunista  prevaleciera.

“Detesto el comunismo, porque es la negación de la libertad y no concibo nada humano sin Libertad” esa frase no fue de un miembro de la  CIA o de un anticomunista, fue de Bakunin el padre de los Libertarios, quien derroto  filosófica, ideológica y políticamente a Marx en la primera internacional y a raíz de esa situación, los comunistas totalitarios no tuvieron  mas remedio que disolver la organización de los trabajadores, por ello es incomprensible que   Lula    expresidente  del Brasil quien siendo sindicalista, debió conocer la historia,  impulsara el foro de Sao Pablo en  1990 teniendo como base  al esperpento marxista, necesariamente   tuvo que haber ignorancia o mala fe de parte del personaje de marras, de ahí que las futuras generaciones no podrán perdonar ese desaguisado.

El marxismo es irracional  absolutamente, buscando que los trabajadores actúen como borregos y por eso dice que no deben de tener ideología sino “conciencia de clase” para usarlos como  herramientas en provecho de la camarilla comunista, ya sea en el poder del estado o tratándolo de conquistarlo,  por ello también  se camufla de varias maneras como   chavismo, castrismo o  sandinismo y, de forma  malévola utiliza las causas étnicas  y ecológicos, pero su fin es un camino de envilecimiento a los pueblos.

Además los marxistas por su  práctica inescrupulosa, se aprovechan de  la memoria de personajes  muy   destacados de Latinoamérica en su historia, casos de Bolívar, Emiliano zapata, Pancho Villa, José Martí, Sandino, Gaitán, Perón etc, porque a  los más conspicuos  líderes comunistas no los pueden poner de referentes, ya que han sido repugnantes asesinos como: Stalin, Pol Pot, Mao  Zedong,  Kim il Sung y Fidel  Castro, quienes le han regalado a la humanidad en el último siglo más de 100 millones de asesinatos.

Es curioso que en Colombia, por el conflicto armado de 50 años algunos demócratas o personas despistadas, lleguen a decir que las Farc desviaron su camino y dejaron la doctrina marxista leninista, la cual no ha sido aplicada correctamente, dedicándose   al narcotráfico, pues no, la guerrilla comunista lo que busca es el poder y, el narcotráfico es un medio análogo a lo que hacía   Stalin quien  comenzando el  siglo XX para financiar la “revolución “ aparte de ser asaltante de bancos era un proxeneta manejando varias casas de lenocinio, por ello es inocuo exculpar los dogmas marxistas, porque el comunismo totalitario cambia de táctica pero no de estrategia, ya que  en casos como  el grupo terrorista de   las Farc  podrán  desistir de tomarse el poder por medio de las armas, si hay un acuerdo en la Habana, pero  buscaran la vía electoral y por eso pretenden que el gobierno de Santos les desbroce el sendero para sus objetivos.

La   secta criminal y burocrática del marxismo, cuyos integrantes se consideran “ungidos” para someter a sus caprichos a los demás mortales, se coloca la  careta de acuerdo a  las condiciones de la nación en donde actúa, camuflándose para engañar imbéciles, que luego los convierte en sus idiotas  útiles, por ello así como en Sudáfrica la minoría blanca tuvo que renunciar a la segregación racial de la doctrina del Apartheid para que hubiera paz en ese país, de la misma manera en Colombia las Farc deben de renegar a estafa comunista del marxismo leninismo, para llegar de una manera digna por parte del estado Colombiano al fin del conflicto, pues chavismo, castrismo y marxismo son la misma perra con distinta guasca, como diría Jorge Eliecer  Gaitán.

Ariel Peña

arielpena49@yahoo.com, @arielpenaG

Tomado de http://elrepublicanoliberal.blogspot.com/2015/03/ariel-pena-comunismo-castrismo-y.html. lunes, 23 de marzo de 2015.

iMAGENES: https://www.google.com/search?