09/19/2020

OBAMA Y LA CUMBRE DE LAS AMERICAS

Anuncios

LUIS OCHOA TERÁN, Martes, 14 de abril de 2015

La Cumbre de las Américas a realizarse en Panamá entre el 10 y el 11 de abril de los corrientes ha generado grandes expectativas políticas en la Comunidad Internacional, no solo por lo que representa la reunión de los Jefes de Estado de la región sino porque la misma esta signada por eventos sobrevenidos que han dimensionado la Cumbre, como han sido el anuncio histórico sobre la normalización de relaciones entre Estados Unidos y Cuba, que el continente ha celebrado;  pero ahora como elemento distorsionador, el reclamo del gobierno de Maduro para que el Presidente Barack Obama revoque las sanciones por violaciones de los derechos humanos a los 7 altos funcionarios del gobierno de Maduro, a los narcotraficantes, a los protectores del terrorismo, a los lavadores y funcionarios corruptos del régimen bolivariano. A propósito, son precisamente los cuatro elementos fundamentales que sustentan la Amenaza a la Seguridad Nacional de los Estados Unidos.

Definitivamente Maduro le pasó factura a su Metrópolis que pensaba que la Cumbres estaría determinada por la histórica apertura del diálogo con los Estados Unidos para una normalización de relaciones y que el mundo entero ha aplaudido, esperaban un apretón de mano entre Obama y Castro; planes estos, que se han visto diluidos y truncados no solo por la decisión política de la Administración Obama de no permitir que el gobierno de Venezuela continuara violentando derechos universales imprescriptibles sancionado por todos los organismos internacionales como son la violación de los derechos humanos, pero además, Maduro ha puesto en tres y dos al gobierno americano, quien ha adelantado sustanciosos expedientes sobre la relación del gobierno chavista-madurista con el terrorismo internacional, en donde se han encontrado células extremista islámicas con pasaportes venezolanos absolutamente legales, entre otras menudencias, a parte, de las investigaciones sobre el tráfico de estupefaciente en donde el gobierno de Venezuela no solo está penetrado sino que el 30% del narcotráfico mundial supuestamente pasa por la Venezuela revolucionaria bolivariana. A esto hay que agregarle, que también se ha descubierto que la famosa empresa petrolera Venezolana, PDVSA, sirve de mampara a empresas de maletín para lavar dinero del crimen organizado y de la corrupción que envuelve al gobierno del Comandante Chávez y su heredero, con lo cual, por una parte le dio material a Maduro para armar el gran show patriotero y perseguir a la oposición; por la otra, desarrollar una política de altos decibeles con sus aliados bolivarianos y sus organizaciones regionales creados para tal efecto (Unasur, Celac, Alba) con la que pretenden acorralar a Obama en la Cumbre de las Américas. A esto hay que agregarle que Samper propone el retiro de las bases estadounidenses en América Latina.

Sería inocente pensar que la Administración Obama ha dado estos pasos políticos sin pensarlos y que ha sido imprudente haberlo hecho, como dicen algunos analistas. Yo lo miro desde otro punto de vista, ha sido una jugada magistral porque pone en tres y dos a Cuba frente a la continuación de la normalización de relaciones y por el otro, expone  a su colonia a todo lo antes señalado y con ello, a los países de América Latina que tendrán que escoger partido entre el autoritarismo y la democracia, entre la decencia y la corrupción, entre principios o violaciones de los derechos humanos, entre el desarrollo de un mundo de esperanza o de extremismos, terrorismo y caos internacional. Si los latinoamericanos no entienden lo que se juega en la Cumbre de las Américas entonces denle la oportunidad a Obama de exponer abiertamente la degradación en donde la región ha caído y donde los principios y valores están tarifados. No olvidemos, que grandes líderes, expresidente y jefes de gobierno de la región y el mundo lo  ha venido señalando porque ven con preocupación el deterioro de la democracia en la región y la mediatización de los valores del liderazgo político continental que pudiera conducir a una debacle moral y política hemisférica. Obama juega sus cartas para obligar a una América Latina sumergida en autoritarismos y una corrupción galopante, dar pasos de recomposición política que vuelvan a dar alientos de perspectiva de libertad y justicia en este nuevo continente que una vez, no muy lejana, fue ejemplo de esperanza y progreso en la comunidad internacional.

Luis Ochoa Teran

luisrey.ochoa@gmail.com, @lot8a

Tomado de http://elrepublicanoliberal.blogspot.com/2015/04/luis-ochoa-teran-obama-y-la-cumbre-de.html