09/26/2020

EL CASTRISMO EN RETIRADA; ¡LA GRAN VICTORIA DEL EXILO!

Anuncios

Hubert Matos Garsault. Transcripción libre de Gustavo Pardo

Buenas noches. Cuando escuché que había la posibilidad de viajar a Panamá y estar presente en la Cumbre, me sentí un poco confundido. Lo primero que pensé fue vamos a ir a Panamá; seguramente nos van a ignorar, seguramente la prensa no nos va a ayudar, es muy probable que quedemos mal. Pero al fin y al cabo me pareció que lo correcto era viajar a Panamá y estar presente, para que el mundo nos viera todavía. Yo quería más que todo que vieran a los cubanos demócratas presentes después de 57 años presentes, y que lo viera todo el mundo. Así que fue la primera razón por la que fui a Panamá. Fui, no optimista, simplemente lo vi como un deber. Afortunadamente, cuando llegamos a Panamá, y llegamos el primer día de la Cumbre, de la primera Mesa, sentados afuera del hotel cuando nos estábamos inscribiendo; comenzaron a pasar estos periódicos. Bueno, en el periódico sale Guillermo, sale el Comandante Huber Matos… imagínate, uno llega a Panamá, se está registrando en una Cumbre Democrática y le pasan un periódico que dice mercenario; y ahí está tu abuelo, que se acaba de morir hace un año. Entonces, lo vi y dije, esta gente viene preparada, vinieron con periódicos desde La Habana.

También había bastantes panfletos, describiendo los mercenarios, los asesinos, etc., etc.

Sin embargo, la parte que me llamó mucho la atención, es que cuando leo un poco el periodiquito este; lo interesante es que no veo el nombre de Huber Matos, únicamente la foto. Me llamó mucho la atención que nunca tocaron el nombre del Comandante Huber Matos, y me di cuenta que esta gente no quiere tocar la verdad, que esta gente no quiere hablar de lo que pasó, no quiere hablar de la realidad, y no quieren hablar nunca ni que nadie les recuerde de la traición de esa Revolución Cubana.

Entonces, me sentí un poco pesimista al inicio. Cuando logramos sentarnos a la Mesa finalmente, y llegó esa turba de delegados del gobierno de Cuba que era como 60 ó 70 delegados de un solo país. Obviamente, eran demasiadas; ellos tenían una representación, obviamente, desproporcionada.

Cuando ellos se comienzan a comportar como animales, como gentes intolerantes, con gritos; y, básicamente, tratando de apoderarse de todo el Foro, yo creo que todos nos dimos cuenta que nos estaban entregando la victoria.

Porque, realmente, quien nos dio la victoria, en mi opinión, en esa Cumbre, en Panamá, (y estoy hablando de la victoria a ese nivel), fueron realmente los hermanos latinoamericanos; y el resto de la población, alrededor de esa Cumbre, que vio por primera vez que es Fidel Castro, que es el gobierno cubano, que es lo que representa esta gente y quienes son; y cuando vieron eso, encontramos nuevos aliados.

En el televisor sale una protesta pequeña al final, donde salimos todos con carteles que dicen: LA DEMOCRACIA SE RESPETA. Y ahí entramos y salimos con esos mismos carteles, y se los presentamos a la turba castrista, que estuvo ahí. O sea, era una manera de expresar lo que nosotros habíamos sentido, después de cuatro días de abusos,

Lo interesante de esos carteles es que no fueron la idea de un cubano de adentro de Cuba, ni de un cubano-americano; fue la idea (creo) de un delegado de Colombia. Los delegados del resto de los países, querían agarrar esos carteles; querían, por su dignidad,  llevárselo y protestar a esa turba castrista.

Nosotros éramos 5 ó 6 personas del extranjero; y, la disidencia interna de Cuba, que también, obviamente, también se presentó ahí. Pero el apoyo grande, y la victoria, una vez mas, fue del resto de los latinoamericanos que nos ayudaron a conseguirla. Y, la verdad, para mi fue algo precioso, porque desde hace muchos años, no veo eso.

Yo he vivido en Costa Rica, he estado por varios lugares en Latinoamérica, y siempre me he sentido que el Latinoamericano no está con nosotros, con el cubano demócrata; como que no nos apoyan; y, esta vez, lo sentí al 100%. Para mi, esa fue ¡LA GRAN VICTORIA!

Obviamente, las ideas, la creación de la Relatoría, la creación de un Foro Permanente, son muy importantes; pero el hecho que va a ver más vínculos con la clase políticamente activa del resto de Latinoamérica, con los cubanos demócratas; para mi significa la gran victoria, y vamos a tener muchos aliados para combatir los males que vienen.