09/22/2020

CÓDIGO DE ÉTICA DEL MOVIMIENTO CIVICO DE  LAS DAMAS DE BLANCO “LAURA POLLAN”

Anuncios

Presentación

El Movimiento Cívico de las Damas de Blanco “Laura Pollán se dio a la tarea de realizar este código de ética con la idea de que sus integrantes observen una conducta digna en su labor y puedan reaccionar positivamente en cada situación que se les presente.

La ética es una condición indispensable para relacionarse y ser guía de una población que cada día exige mayor transparencia y frente a un régimen que utiliza la descalificación como arma política contra sus opositores.

El no reconocimiento de la personería jurídica de la organización por el Registro Nacional de Asociaciones deja sin respaldo legal a la organización donde se pudieran dirimir cualquier diferendo entre las partes o miembros de dicha organización.

Por tal motivo se hace imperativo tener un Código de Ética que minimice un errado comportamiento de sus integrantes y ponga en riesgo el funcionamiento de la organización, a tal extremo que comprometa su propia existencia.

El conocimiento y aceptación del Código de Ética, junto y de los Estatutos deben ser requisito indispensable para la entrada y permanencia en la organización.

Al no existir un Tribunal o Consejo de Ética, se faculta a la Junta Directiva de Cada instancia para que analice  resuelta todo caso o queja presentada, haciéndose acompañar por un miembro de la Junta Directiva de la instancia superior. En algún caso relacionado con miembros de la Directiva Nacional, fungirá como Comité de Ética una representación de cada directiva provincial.

No pretendemos que todos los ciudadanos vivan bajo un Código de Ética, pero si aspiramos a crear un mecanismo, para que todos los miembros de nuestra organización sientan la responsabilidad de comportarse éticamente.

Por tanto, este Código y los Estatutos regularizaran y servirán de Guía para el buen funcionamiento de la organización y comportamiento de las integrantes del Movimiento Cívico de las Damas de Blanco “Laura Pollán

Imparcialidad:

Todo miembro de las Damas de Blanco debe mantener la imparcialidad, como premisa fundamental, siempre apegado a la razón, por encima de intereses personales o de grupo, que alienten o alimenten el caudillismo.

Confianza

El comportamiento personal y cotidiano es quien genera la confianza individual y por ende del colectivo. Por tanto debe actuarse con marcada transparencia que no deje dudas sobre nuestra confiabilidad, en una sociedad asediada por la penetración y vigilada por los órganos de inteligencia del Estado.

Credibilidad

Del grado de confianza que se logre, nace la credibilidad. Por tanto todo miembro debe actuar de forma que se garantice su confianza. Toda acción, principalmente las relacionadas con intercambios con los miembros del aparato represivo y la adquisición o manejo de recursos tiene que ser  notificada a los miembros de la Junta Directiva que corresponda.

Lealtad

La lealtad es un requisito indispensable de la honestidad hacia la organización, ningún miembro puede poner por intereses personales en riesgo los principios, objetivos y actividades de la organización. Aun por beneficiar otras organizaciones de la sociedad civil cubana independiente. Todo compromiso con otras organizaciones debe ser sometido a la aprobación de la Junta Directiva y recibir su consentimiento, aunque sea verbal.

Transparencia:

Tanto las miembros, como las directivas de la organización tienen la obligación de mantener una actitud transparente durante la ejecución de las funciones que su actividad demande. Para ello no debe extralimitarse de las funciones de su cargo y rendir cuenta de todos los bienes y recursos a su disposición y tramitados a través de ellas.

Responsabilidad

La responsabilidad debe ser un atributo permanente de los miembros de la organización, ya que son espejo y reflejo de la comunidad. En la responsabilidad, va también incluida la capacidad y disposición de asumir cargos en la organización, por lo que debe ser una actitud consciente década una de las integrantes de las Damas de Blanco.

En consecuencia con lo anterior, las integrantes de las Damas de Blanco tienen la obligación de asistir a todo curso o entrenamiento de capacitación que las ponga en condiciones de asumir la responsabilidad que la organización le exija. Mostrar interés y preocupación por la instrucción impartida y diseminar toda la información recibida, por los medios que estén a su alcance.

La pertenencia a un movimiento de esta característica exige de una imagen pública, coherente con su responsabilidad social, por lo que es responsabilidad de cada una de las integrantes mantener un porte aspecto acorde a las circunstancias y siempre a tener en cuentas, cuando estén en funciones específicas de la organización.

Las asociadas tienen que evitar conflictos familiares que empañen su imagen social y que a la vez trascienda a la organización.

Toda miembro de la organización debe estar alejada a todas aquellas actividades que perjudiquen su imagen, como el juego, el uso desmedido del alcohol y cualquier tipo de drogas.

Relaciones personales: Toda integrante debe mantener las mejores relaciones cordiales entre sí. No se admite la difamación o descalificación de ninguna de sus miembros. Toda opinión o criterio deben ser evacuados dentro del seno de la organización.

Conclusiones: Las integrantes del Movimiento de las Damas de Blanco tienen la obligación de cumplir con todas las  disposiciones de este Código de Ética, de los Estatutos, de sus Lineamientos Generales y demás documentos constitutivos que sean aprobados por la Organización.

COMITÉ DE APOYO EN EL EXILIO  :                                                                                                                                                                                          DIRECTIVA NACIONAL DENTRO DE CUBA

Josefa López Peña: Portavoz, 786-443-4063                                                                                                                                                               Laura María Labrada Pollán, Coordinadora Nacional, 01153-52-41-5003

Alejandrina García de la Riva, 561-614-7108                                                                                                                                                                 Rosario Morales La Rosa, Secretaria Ejecutiva Nacional, 01153-53-85-73-19

Clara Lourdes Prieto Llorente, 786-359-2753                                                                                                                                                                Leonor Reinot Borges, Secretaria Relaciones Pública,

Matilde Jerez Guevara, 786-975-5993                                                                                                                                                                            Estrella Aramburo Taboas, Secretaria Administrativa Nacional,

Nota adicional: Próximamente daremos a conocer por esta misma vía. Los lineamientos Generales del Movimiento Damas de Blanco Laura Pollán