08/11/2020

LA ESTRATEGIA DE LA MUD, POLARIZAR

Anuncios

Saúl Godoy Gómez,

Quiero dejar muy en claro que no tengo nada en contra de los partidos políticos, los considero como una forma más de organización social que los ciudadanos se dan para perseguir fines prácticos y útiles en democracia, pero no porque sean políticos son más importantes o superiores en fines que las otras formas de organización.

También creo que el término “antipolítica” si no es precisamente definido se presta a múltiples manipulaciones y mal usado lo que hace es crear confusión entre el público, pero igualmente, no estoy en contra de la política, creo que es una actividad basal en el ser humano desde el mismo momento que alguien quiera hacer prevalecer su punto de vista en un grupo.

Sí tengo mis dudas en cuanto a la concepción de unidad que se maneja en la MUD, la unidad en política es de carácter excepcional, casuístico y determinada por una necesidad, que en nuestro caso, se ha convertido no en un principio, argumento u oportunidad sino que ha degenerado en algo mas turbio, veamos por qué.

En un principio la unidad entre los diferentes partidos que conforman el abanico político venezolano se propone bajo la necesidad de derrotar a un adversario fuerte, inescrupuloso, totalitario y tramposo que es el partido de gobierno, el PSUV y asociados, que ya tienen 16 años en el poder y con la intención, declarada públicamente, de permanecer en el mismo indefinidamente.

Durante esos 16 años, los partidos tradicionales han sufrido de una importante merma de seguidores y militantes, entre otras muchas razones porque son vistos como causa directa de nuestra calamitosa situación, en ese ínterin, nuevos partidos se han formado bien porque se han dividido los antiguos o porque han surgido de grupos interesados en incursionar en la política.

Debido a las circunstancias del país, la política se ha convertido en una actividad costosa, de mucho trabajo local, de gran exigencia organizativa y de gerencia, para inscribir un partido y legalizarlo ante el CNE se necesitan unos requisitos que requieren de un trabajo de calle arduo y sistemático en el tiempo, pero fundamentalmente es el financiamiento, el talón de Aquiles de muchos de estos emprendimientos.

El PSUV se ha convertido en el único partido con posibilidad real de conseguir financiamiento, acaparando para sí los recursos del estado, los otros deben ingeniárselas para conseguir los recursos necesarios, teniendo que luchar en un ambiente de competencia desleal, ya que el mismo estado, hace muy difícil que estas organizaciones obtengan financiamiento encargándose de ahuyentar, por diversos medios, a potenciales donantes utilizando la amenaza y el miedo.

De modo que los partidos que hoy sobreviven, lo hacen principalmente gracias al financiamiento de sus miembros, empresas amigas y ayudas que reciben de sus contrapartes internacionales, grandes conglomerados políticos detrás de los cuales se encuentran algunos gobiernos.

El mismo gobierno socialista bolivariano de Venezuela, ha sido durante estos 16 años, un importante financista para diversos partidos afines a su ideología en distintos países latinoamericanos, y ahora, involucrado en la asistencia financiera del partido español Podemos.

Debido a la naturaleza del contendor no era una mala estrategia, que un grupo importante de pequeños y medianos partidos políticos, unieran sus fuerzas para competir en las elecciones, les daba presencia en todo el país, contaban con diferentes líderes para las diferentes posiciones que necesitaban para cada una de las elecciones (Concejos Municipales, Alcaldías, gobernaciones, Asamblea Nacional, etc.), tenían activistas para cubrir las diferentes responsabilidades en las mesas electorales, personas conectadas con gremios y grupos de interés, activistas que trabajaran en la promoción de los candidatos y programas, que organizaran eventos y movieran votantes.

El problema con esta unidad es que ya lleva demasiado tiempo y los resultados no han sido los esperados, se ganaron elecciones pero en algunas, se renunció a reclamar la victoria en contra del fraude del gobierno, en otras, aunque se ganaron, sus resultados no fueron los esperados, en algunos casos porque los candidatos ganadores no hicieron su trabajo, en otros porque fueron inutilizados por maniobras del gobierno, en otras situaciones porque se vendieron y se pasaron a las filas del gobierno.

Pero creo que el problema fundamental de esta inoperancia fue que la MUD no se ocupaba sino de competir en las elecciones y descuidó su lucha por obtener mejores condiciones electorales; en una actitud complaciente y de muy poca resistencia permitieron que el CNE, que supuestamente era el árbitro imparcial, favoreciera de manera descarada al PSUV y pusiera las posibilidades de victoria cada vez más lejanas para la oposición.

La actitud de la MUD era bastante cómoda, no importaba cuanto retrocediera la posibilidad de la victoria, la responsabilidad se la fueron traspasando poco a poco al elector, el ciudadano era ahora quien tenía que defender su voto, era su obligación acudir masivamente a las urnas para obtener una victoria aplastante en contra del fraude.

Pero también sucedió algo dentro de la MUD que produjo un gran malestar y fue que actuó de lado del gobierno en contra de los estudiantes, se opuso a la llamada “salida”, desalentaba una y otra vez la protesta en la calle y adoptó una actitud contraria al momento que los EEUU aprobaba medidas en contra de algunos funcionarios violadores de derechos humanos.

Una actitud de doble cara a favor y en contra del gobierno, declarando que se trataba de un gobierno democrático e institucional, cuando en realidad se comportaba como una dictadura, aceptando “negociar” con el presidente cuando los llamaba para imponerles una línea de acción, ponían a dirigentes de la mesa presos con procesos inventados y la reacción era nula, no había consecuencias, les inhabilitaban diputados en la Asamblea Nacional y quedaban inhabilitados a pesar de que el gobierno violaba la ley, toda la acción de la MUD en contra de estos desaguisados se resumían en declaraciones.

Los temas fundamentales del país como la quiebra de sus empresas básicas, la corrupción, la falta de servicios médicos, el narcotráfico, la inseguridad, el desabastecimiento, la inflación, la locura cambiaria con el dólar, la merma de las libertades quedaban como temas accesorios, jamás movilizaron gente sobre estos asuntos, nunca aprovecharon a los afectados para organizar las protestas, no tenían presencia en las calles para ayudar al ciudadano con estas injusticias, sus acciones eran mediáticas, tardías y débiles.

Pero cuando la MUD decide hacer elecciones primarias, solo las hace para un 30% de sus candidatos para los cargos a diputados en la Asamblea Nacional, reservándose el 70% para elegirlos por consenso, puertas adentro de la MUD, y al descubrir que muchos de estos ‘’elegidos” a dedo, era justamente los lideres principales de los partidos nuevos y tradicionales, la gente olió a podrido, sobre todo bajo la excusa que no había fondos para hacerlas al 100%.

Todo ese discurso democrático, de fomentar el voto, de acudir a los comicios masivamente se quedaron en palabras, en el interior de la MUD persisten los intocables, los privilegios, los que heredan el poder, pero es que ni siquiera estos candidatos explican su situación ¿Cuáles son sus méritos? ¿Qué han hecho por el país? ¿Qué resultados presentan para explicar sus monolíticas candidaturas?

Estos gestos de unidad no son democráticos, en democracia el disentimiento, la diferencia de opiniones, la variedad de posiciones, muchas de ellas encontradas, es la norma, lo que sucede es que por una cuestión de estrategia política conviene la unidad con el solo fin de desplazar del poder al chavismo, y en esta estrategia, la MUD se ha convertido en la única alternativa para la oposición.

Pero ¿Cuáles han sido los resultados concretos de esta unidad que ya lleva más de una década? Aparte de un crecimiento estadístico de las fuerzas opositoras, en la realidad, las acciones de la MUD han sido ínfimas, al menos que se quiera atribuir el éxito del pueblo venezolano en rechazar aquel referéndum para implantar el socialismo en el país, o los frenazos que ha dado el gobierno ante la indignación colectiva sobre ciertos asuntos puntuales, más se ha debilitado el gobierno por su propia impericia y brutalidad que por acciones de la MUD.

Como dije al principio, en la unidad se ocultan muchas debilidades, vicios y taras, esa es justamente la actitud del chavismo, la imposición del pensamiento único, la MUD lo llama disciplina, por ello es que analistas como yo pasamos como radicales, como antipolíticos, como jugándole el juego al chavismo, la actitud “políticamente correcta” sería aceptar con la boca cerrada lo que se decida en la MUD, pareciera ser que en su interior se aprecia y se recompensa el silencio, la obediencia, la ausencia de crítica. ¿Quieren comportarse como un club privado de partidos políticos? Si quieren nuestros votos tienen que incluirnos, tienen que informarnos, tienen que permitirnos elegir.

Estas primarias demostraron, entre otras cosas, que la gente quiere cambios en la conducción política del país y juegan en mala ley aquellos dirigentes que sabiéndose perdidos en una elección, prefieren forzar la barra democrática y autoproclamarse como indispensables.

Veo a la MUD como una caballo de Troya, construido por los viejos políticos para hacerlo pasar como un obsequio a la democracia y en su interior ocultaron el pensamiento más retrógrado del siglo XX, el mismo que nos trajo la desgracia del chavismo.

La MUD, con un núcleo duro de partidos de centro-izquierda, empieza a comportarse como el chavismo, intransigente, poco transparente, autoritario y practicando una de las formas de la antipolítica, robándole la iniciativa electoral al ciudadano, disminuyendo a la MUD como una verdadera alternativa para el cambio, haciéndole sentir al venezolano que quiere restituir la democracia, que la MUD tiene dueño y que le debemos pleitesía y obediencia. –

Saul Godoy Gomez

saulgodoy@gmail.com, @godoy_saul

Publicado en http://elrepublicanoliberal.blogspot.com/2015/05/saul-godoy-gomez-la-estrategia-de-la.html