09/22/2020

LOS REGÍMENES FASCISTAS Y/O COMUNISTAS, CARACTERÍSTICAS COMUNES,

Anuncios

LOS REGÍMENES FASCISTAS Y/O COMUNISTAS, CARACTERÍSTICAS COMUNES, CUALQUIER PARECIDO A LA ACTUALIDAD DE VENEZUELA NO ES SOLO CASUALIDAD,

Carlos Padilla Carpa, domingo, 31 de mayo de 2015

Hegemonía poderosa y permanente.

Los regímenes fascistas y/o comunistas tienden a hacer constantes el uso de frases, eslogans, símbolos, canciones y otra parafernalia patriotera. Sus banderas se ven por todos lados, así como los retratos del líder supremo, sus símbolos partidistas desplegados  públicamente, uso de uniformes, control de los medios de comunicación. Disgusto por el reconocimiento de los Derechos Humanos.

Debido al miedo a los enemigos y a la necesidad de seguridad, el pueblo en los regímenes fascistas y/o comunistas es persuadido que los Derechos Humanos deben ser ignorados, en algunos casos por “necesidad”. El pueblo tiende a mirar de otra forma e inclusive a aprobar la tortura, ejecuciones sumáriales, asesinatos, largas encarcelaciones de prisioneros etc.

Identificación de los enemigos o chivos expiatorios como una causa unificada.

El pueblo es conducido a un frenesí patriótico sobre la necesidad de eliminar un peligro percibido como común en forma de enemigo, ya sean las minorías raciales, étnicas, religiosas, liberales, comunistas, socialistas, terroristas etc.

Supremacía de lo militar.

Aunque existan muchos problemas domésticos, a los militares se les da una cantidad desproporcionada de soporte financiero y la agenda doméstica es descuidada. Soldados y militares en servicio son vistos como glamorosos.

Sexismo rampante.

El gobierno de las naciones fascistas tiende a ser dominado casi en su totalidad por el sexo masculino. Bajo los regímenes fascistas tradicionales, se hace más rígida la importancia del género. La oposición al aborto es alta, así como la homofobia y las legislaciones anti gay en la política nacional.

Control de los medios de comunicación.

Algunas veces los medios son controlados directamente por el gobierno, en otros casos los medios son controlados indirectamente por las regulaciones gubernamentales, por el racionamiento de la propaganda oficial o por persuasión a los periodistas y censura a los ejecutivos.

Obsesión con la Seguridad Nacional.

El miedo es usado como una arma motivacional por el gobierno para controlar las masas.

La religión y el gobierno están entremezclados.

Los gobiernos en las naciones fascistas tienden a usar la religión predominante en el país como arma de manipulación de la opinión pública. La retórica religiosa y la terminología común son usadas por los líderes del gobierno, aun cuando los jerarcas religiosos estén diametralmente opuestos a las acciones y políticas del gobierno.

El poder mercantilista es protegido.

La aristocracia mercantilista y de los negocios de las naciones fascistas y/o comunistas usualmente son aliados a los líderes del gobierno en el poder, creando una beneficiosa relación empresas / gobierno con la elite de poder.

El poder Laboral es suprimido.

Porque las organizaciones de poder laboral son las únicas amenazas de los gobiernos fascistas, los sindicatos y asociaciones laborales son eliminados.

Desprecio por los intelectuales y las Artes.

Las naciones fascistas y/o comunistas tienden a promover y tolerar una abierta hostilidad a la educación superior y la academia. No es poco común que profesores y otros académicos sean censurados e inclusive arrestados. La expresión libre del arte es atacada y los gobiernos usualmente se rehúsan a financiar las artes.

Obsesión con el crimen y el castigo.

Bajo los regímenes fascistas se le dan poderes casi ilimitados a las fuerzas represivas legales. La gente a menudo es obligada a hacerse la vista gorda sobre los abusos policiales e inclusive a abandonar libertades civiles en el nombre del patriotismo. Existe a menudo una fuerza policial nacional con poderes ilimitados en naciones fascistas. También organizan claques civiles como informantes sobre las actividades de los disidentes.

Rampante amiguismo y corrupción.

Los regímenes fascistas y/o comunistas casi siempre gobiernan con grupos de amigos y asociados que se posicionan unos y otros en los cargos gubernamentales y usan el poder gubernamental y la autoridad para proteger a sus amigos de la responsabilidad de rendir cuentas. Los validos del partido se turnan rotativamente en los cargos públicos de alto nivel,  No es infrecuente que en los regímenes fascistas y/o comunistas los líderes gubernamentales se apropien e inclusive roben descaradamente los recursos y tesoros nacionales.

Elecciones fraudulentas.

Algunas veces las elecciones en las naciones fascistas son un verdadero fraude. Otras veces las elecciones son manipuladas por campañas difamatorias en contra de los candidatos opositores e inclusive el asesinato de los mismos. También usan las legislaciones para el control del número de votos, el control políticos distrital y la manipulación de los medios de comunicación. Las naciones fascistas también usan típicamente a sus tribunales de justicia para manipular y controlar las elecciones.

Fuentes varias

Carlos Padilla Carpa

carlos.padilla.carpa.@gmail.com, @chino121

Publicado en http://elrepublicanoliberal.blogspot.com/2015/05/carlos-padilla-carpa-los-regimenes.html