09/23/2020

CUBA; ENCUENTRO FEMENINO CONTRA LA VIOLENCIA.

Anuncios
SAMSUNG CAMERA PICTURES

Aimée Cabrera.

El encuentro que cada mes celebra un grupo de mujeres pertenecientes a la sociedad civil cubana, el cual centra sus temas en la violencia de género y es conocido como la Mesa Cuadrada  se realizó en la tarde del 2 de junio.

En el mismo se habló de la efeméride correspondiente al Día Mundial de las Madres y los Padres que se celebra en el mundo cada primero de junio desde que la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), en su resolución A/RES/66/292 del 17 de septiembre, declaró esta fecha para homenajear a los padres de todas las razas, religiones, culturas y nacionalidades que velan por  el futuro de sus hijos.

A continuación, se hizo un juego de planificación que consistió en hacer con una hoja de papel una estructura alta a modo de torre  y que se mantuviera sin caerse. La tarea no fue del todo fácil para todas las presentes, aunque al final pudieron demostrar que, con pocos recursos pueden planificarse todo tipo de actividades.

Después hubo una ponencia de Lisandra Orraca Guerra sobre las herramientas que contrarrestan la violencia hacia la mujer. Para adentrarse en el tema, expuso las  experiencias vividas en su reciente viaje a los Estados Unidos, donde compartió con otras mujeres latinoamericanas que, al igual que ella, se dedican a prestar ayuda a las mujeres violentadas por sus parejas.

Orraca Guerra vive en San Juan y Martínez, Pinar del Río y labora junto a Irina Caridad León Valladares en el proyecto “Yo pongo mis propios límites”. Ella manifestó su sorpresa al ver el trabajo serio y sistemático que se hace en Norteamérica donde existen refugios para proteger a las mujeres que sufren violencia.

La facilitadora pinareña destacó las visitas a los refugios estadounidenses que reciben esmerada atención por parte de oficiales de la policía y otros funcionarios y  especialistas, al tanto de la recuperación de la autoestima de las mujeres maltratadas, quienes en el momento de recibir terapias, cuentan con mini guarderías donde son atendidos sus hijos.

Tanto Orraca Guerra como León Valladares explicaron la labor que realizan al respecto aunque con muy pocos recursos. En la actualidad tienen una habitación con tres camas personales para al menos brindar protección a las mujeres más afectadas.

También dedican tiempo a hacer terapias de grupo, a través de dramatizaciones relacionadas con situaciones que han sufrido. Para ambas es importante acercarse al maltratador ya que es  figura clave en el conflicto de pareja. En estos momentos tienen a uno que colabora  y a su vez recibe la orientación necesaria.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Todas las oyentes participaron y enriquecieron  la ponencia, señalando  lo importante de que cada mujer conozca cuando es maltratada, pues la violencia no siempre es física y suele enmascararse en sucesos que se corresponden con aspectos económicos o discriminatorios, entre otros.

Al terminar la parte expositiva, las mujeres hicieron un juego que consistió en ponerse de pie, escuchar una orden dada por una que hacía de guía y, en corto tiempo  agruparse según edad, preferencias y similitudes, lo que provocó un dinamismo especial en todas.

Más tarde, se reunieron en equipos de 3 miembros para redactar puntos que describieran su carácter y cualidades. Con esos listados dibujaron en hoja de rotafolio a una mujer a la que tuvieron que ponerle nombre, hacerle una pequeña biografía y definirla con los atributos antes recopilados.

Para finalizar, se seleccionó a una mujer de cada equipo para que hablara sobre el arquetipo creado, los  tres coincidieron en cuanto a tolerancia, respeto, saber escuchar, solidaridad, perseverancia y otros rasgos distintivos  que deben  servir  como patrón a tener en cuenta por quienes, como las asistentes a esta Mesa,  se esfuerzan en ayudar a la mujer cubana  y a la sociedad en su conjunto.