08/12/2020

LOS DESMORALIZADORES; EDITORIAL

Anuncios
¡¡ADVERTENCIA!!
 El siguiente editorial provocará ira y desconcierto en los que
 por falta de visión ayudan a los Castro mantenerse en el poder. 

Los desmoralizadores

¿Por qué venimos perdiendo y, de no cambiar, seguiremos perdiendo?

Por el Consejo Editorial de El Nuevo PATRIA 

La astuta y bien calculada campaña castrista para derrotar el Exilio se basa en las tres “D”:Desinformar, Dividir y Desmoralizar. Una forma de desmoralizarnos es hacernos creer que las derrotas del régimen son “triunfos” y que los triunfos nuestros son “derrotas”. El resultado siempre es el mismo: desmoralizarnos.
 
Por ende, todo el que presenta derrotas castristas como “triunfos” le hace el juego al régimen. Este busca proyectarse siempre como invencible para quitarnos las ganas de luchar y de resistir. Es una vieja estrategia psicológica que entiende que la mente de tu enemigo es tu arma más potente ya que si logras derrotar a tu enemigo en su propia mente lo has derrotado en la realidad.
 
Analicemos, pues, como se nos trabaja mentalmente para hacernos creer que lo que perjudica al régimen lo beneficia y lo que lo beneficia lo perjudica. ¿Recuerdas cómo se nos presentaron como “triunfos” del régimen las visitas pastorales al pueblo cubano de los Papas Juan Pablo II y Benedicto XVI? ¡Los dos Papas hasta fueron atacados y calumniados de ser pro-castrista! Todo por aceptar el reto de ir a la guarida del secuestrador y darle consuelo espiritual a los secuestrados.
 
Sin embargo, ¿son esas dos visitas pastorales “triunfos” del régimen cuando éste tuvo que bajarse los pantalones autorizando oficialmente todo lo que hasta entonces había ferozmente condenado? ¿Qué de “triunfo” tiene el que después de proclamarse ateo por toda una vida, de imponerle el ateísmo al pueblo de forma implacable y de atacar brutalmente a los creyentes, el régimen castrista haya tenido que retractar su guerra irracional contra Dios y la Iglesia y autorizar la celebración pública de Misas en todas las ciudades visitadas por los Papas y un despliegue de afiches de Nuestro Señor Jesucristo y banderas del Vaticano por toda la isla?
 
<+> TRAICIONAN LOS CASTRISTAS A TODOS SUS «PRINCIPIOS«
 
¿Fue un “triunfo” para los castristas después de medio siglo de condenar la religión como el “opio de los pueblos” terminar instalando en el mismo corazón simbólico del castrismo, la mal llamada “Plaza de la Revolución”, una inmensa pintura del Sagrado Corazón de Jesús?
 
¡Más bien parece una derrota castrista y una traición al ateísmo y al materialismo dialéctico del que tanto alarde siempre han hecho! Después de medio siglo de combatir la religión y perseguir a los creyentes, el jefe máximo de las huestes ateas en Cuba autorizaba Misas públicas, cuadros de Jesucristo y banderas del Vaticano. ¡Y, para colmo, asistía públicamente a las Misas ofrecidas por el jefe máximo de las fuerzas cristianas! ¿Te parece eso un “triunfo” de los ateos y los anticristianos?
Sin embargo, no faltaron en el Exilio quienes insistieran que las visitas papales a Cuba fueron “triunfos” del castrismo. Todo porque los Papas no aterrizaron en la isla con la Guardia Suiza yarrestaron a los Castro.
 
Así llegamos a la apertura de la embajada norteamericana en La Habana que losdesmoralizadores insisten es otro “triunfo” de los Castro y una derrota del Exilio. ¿Es un “triunfo” castrista recibir sumisamente, en la capital del risiblemente llamado “primer territorio libre en América”, la embajada del “Imperio norteamericano” después de pasarse más de medio siglo denunciándolo como el “gran enemigo de la patria y de la humanidad”?
 
¿No es ridículo llamarle “triunfo” del castrismo a una traición cobarde y descarada contra el socialismo y la llamada lucha anti-imperialista por parte de los supuestos “combatientes heroicos»del socialismo y del anti-imperialismo?
 
<+> TRAICIONAN LOS CASTRO A TODOS SUS SECUACES
 
Incluso, los desmoralizadores insisten en que Obama ha “traicionado” al Exilio. Pero, ¿cómo puede traicionarnos quien jamás ha sido ni amigo, ni aliado? ¿Qué tiene más sentido, llorar ante los castristas: “Obama nos traicionó”, o informar a todos los secuaces del tirano: “Su Comandante en Jefe los traicionó una vez más al invitar al “Imperio enemigo de los pueblos” a izar su “bandera pirata” en el corazón mismo de su guarida con tal de que el Imperio le respete al Comandante en Jefe la enorme fortuna criminalmente acumulada en 56 años de robo, represión y tiranía?
 
Bien, ¿cómo debemos los cubanos anti-comunistas pensantes enfocar el establecimiento de relaciones entre Estados Unidos y los tiranos Castro?
Primero, debemos recalcar hasta el cansancio que el ilegitimo régimen usurpador de Fidel y Raúl Castro es una mafia criminal anti-cubana que no constituye, ni constituirá jamás, el gobierno de Cuba, pues carece de todos los elementos constitucionales y jurídicos indispensables para serlo.Por lo tanto, los Castro no tienen derecho alguno a dar órdenes, gobernar, representar o comprometer al pueblo cubano ante ningún gobierno u organismo internacional.
 
Segundo, debemos reafirmar que respetamos el derecho del Gobierno de Estados Unidos a tener relaciones con cualquier grupo o entidad, criminal o no, que estime conveniente, incluso con el mafioso régimen de Fidel y Raúl Castro. Ahora bien, que quede claro que las relaciones entre Estados Unidos y los Castro no deben entenderse como relaciones entre Estados Unidos y la nación y el pueblo cubano, que desde el primero de enero de 1959 no tiene gobierno que lo represente constitucional, moral o jurídicamente.
 
Tercero, debemos recalcar que las relaciones entre el gobierno norteamericano y los Castro no deben violar el derecho y el deber de Estados Unidos, como nación de principios éticos y valores democráticos, a respetar el derecho y el deber de los cubanos, dentro y fuera de la isla esclava, a luchar por la desaparición del usurpador e ilegitimo régimen castrista en la forma que estimen conveniente y sin interferencia alguna de Estados Unidos.
 
Entendidos y reafirmados estos tres principios básicos de orden práctico, nosotros los cubanos aspiramos a que el establecimiento de relaciones entre el gobierno norteamericano y los tiranosCastro no sirva para perpetuarlos en el poder, sino para crear las condiciones que faciliten su desaparición.
 
Para este fin justo y necesario, todos los cubanos dignos debemos comprometernos a no hacerle caso a los que, por falta de visión, intenten desmoralizarnos y a trabajar de manera ordenada, planificada y consistente para devolverle a nuestro pueblo un gobierno legítimo y constitucional que restaure el Estado de Derecho, la justicia social y las libertades civiles hoy conculcadas por el ilegitimo régimen castrista.
Publicado en El Nuevo PATRIA News Desk

Un pensamiento en “LOS DESMORALIZADORES; EDITORIAL

Los comentarios están cerrados.