SOCIALISMO DEL SIGLO XXI: ROTUNDO FRACASO.

 

SOCIALISMO DEL SIGLO XXI: ROTUNDO FRACASO.

El modelo del socialismo del siglo XXI muestra un rotundo fracaso después de 14 años.  –  “Ante los caóticamente malos resultados expuestos y la amenaza de romper con la democracia para ‘garantizar la irreversibilidad del camino al socialismo’, se hace difícil entender cómo alguien con buen juicio proponga para El Salvador el modelo del fracaso.” – See more at: http://www.laprensagrafica.com/2013/10/17/socialismo-del-siglo-xxi-rotundo-fracaso#sthash.5tazCZyW.dpuf

 

17 de Octubre de 2013 a la(s) 6:0 / Claudio M. de Rosa

Venezuela, un país rico que recibe unos $90,000 millones anuales del petróleo, está sumido en un caos económico y su sector público tiene un elevado déficit y está altamente endeudado.

La economía muestra la segunda menor tasa de crecimiento en los últimos cinco años (solo supera a El Salvador), ante la fuerte intervención del Estado, que controla y regula todo el aparato productivo, la venta de divisas y los precios, y dado el constante enfrenamiento con la empresa privada, la ha asfixiado. La inflación fue de 4.4 % en septiembre y supera el 50 % anual, hay escasez de productos básicos y de dólares –cuestan siete veces más en el mercado negro–, hay que hacer cola para comprar gasolina (dicen que es porque no hay suficientes gasolineras) y los servicios públicos se deterioran cada vez más. Dado el fracaso del socialismo, los ideólogos están en disputas internas, porque deben replantear la política económica.

Ante las fallas estructurales del modelo socialista, el ministro de Finanzas, Nelson Merentes, entró en un enfrentamiento con el de Planificación, Jorge Giordani. El primero propuso flexibilizar el mercado de divisas para que los empresarios tuvieran más libertad para pagar por las importaciones, aunque manteniendo los controles. Contrariamente, Giordani mantuvo que era necesario seguir profundizando la revolución bolivariana, con un Estado que controle las importaciones prioritarias, asignando divisas con tasa preferencial. Solo me recuerdo de El Salvador de los ochenta y sus controles. Preliminarmente ha ganado Giordani, porque el vicepresidente, Jorge Arreaza, yerno del fallecido Hugo Chávez, se inclinó por asignar dólares solo para alimentos y medicinas, dejando sin asignaciones a 22 sectores económicos –Venezuela importa 96 % de lo que consume– así como a las personas que requieren viajar al exterior.

A seis meses de gestión, Maduro enfrenta estas dos posiciones antagónicas sin que haya tomado una decisión definitiva, lo que acrecienta la percepción de que el país navega “sin rumbo”. Si Maduro se inclina por la propuesta de Merentes, se vería como una traición al legado de Hugo Chávez, porque estaría cediendo a la burguesía “parasitaria”. Pero la propuesta de Giordani prolongaría la escasez y la inflación que causa descontento generalizado.

Como los medios reportan el malestar de los productores y consumidores, el Gobierno ha ordenado crear un organismo que decidirá qué información del Gobierno se clasificará como “reservada”. Así, la crisis económica se responde con la limitación del derecho a informar.

Además, Maduro ha pedido a la Asamblea Nacional poderes extraordinarios para gobernar por decreto (Ley Habilitante), aunque tiene el control de los órganos Legislativo y Judicial, suficiente como para imponer “una nueva ética política” en respuesta a la corrupción que golpea al Gobierno y “para transformar la economía”.

Las dudas sobre las verdaderas intenciones emergen cuando Maduro dice “debemos traspasar la barrera de no retorno de la revolución”, citando a Hugo Chávez, y agrega que esto es necesario para “garantizar la irreversibilidad del camino al socialismo”. Si bien el socialismo del siglo XXI mantiene programas para la gente más pobre, no muestra significativos avances en la reducción de la pobreza, lo que le permite mantener un voto cautivo. La economía vive un caos y el país que fuera el más próspero de Latinoamérica cae al sexto lugar.

Ante los caóticamente malos resultados expuestos y la amenaza de romper con la democracia para “garantizar la irreversibilidad del camino al socialismo”, se hace difícil entender cómo alguien con buen juicio proponga para El Salvador el modelo del fracaso. Solo la ideologización puede causar tanta ceguera. Lea bien, medite, no olvide y decida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s