DONALD TRUMP; ¿DOBLEZ POLITICA O IDENTIDAD PARTIDISTA?

DES MOINES, IA - MAY 16: Businessman Donald Trump speaks to guests gathered for the Republican Party of Iowa's Lincoln Dinner at the Iowa Events Center on May 16, 2015 in Des Moines, Iowa. The event sponsored by the Republican Party of Iowa gave several Republican presidential hopefuls an opportunity to strengthen their support among Iowa Republicans ahead of the 2016 Iowa caucus. (Photo by Scott Olson/Getty Images)Gustavo Pardo

En el interesante artículo La simulación política | Sustitución de la realidad por la hiper-realidad, su autor se refiere a la afirmación del sociólogo Jean Baudrillard; quien expone la simulación se refiere a las estrategias de la apariencia, de la seducción, a la sustitución de la realidad por la hiper-realidad, es decir, por la virtualidad. Desde mi punto de vista, precisamente de este hecho proviene la desilusión que prevalece en los pueblos latinoamericanos con respecto a los políticos y a la política.

Para nadie es un secreto la simpatía y el apoyo que la demagógica doctrina del Internacionalismo Proletario castrista tuvo durante las décadas del  60 y 70  en América Latina y África. Esta política estuvo basada en la práctica del intervencionismo armado más sanguinario y evidente en numerosos países de dichas regiones; a los cuales Castro envió nutridos contingentes militares regulares y/o de guerrilleros entrenados en Cuba.

No obstante, esta flagrante violación del Derecho Internacional, fue ampliamente aceptada y apoyada por el poderoso movimiento de la izquierda internacional. Lo mismo ha ocurrido con la nueva versión inventada por el Castro Chavismo, conocido por Socialismo del siglo XXI. ¿Por qué? Por ejemplo, la Carta Democrática y otros tratados de la OEA, no se aplica al caso venezolano.

Es cierto que los políticos tradicionales han sido incapaces de cumplir con las expectativas que generaron entre sus seguidores el empleo de promesas electorales basadas la formulación de propuestas irreales para la solución de problemas políticos, sociales y económicos muy  serios. Una vez en el poder, los ciudadanos comprueban que dichas promesas, eran únicamente eso: promesas. Precisamente, esa es la razón que ha provocado el avance de los movimientos populistas en América Latina; particularmente, el conocido como ¨Socialismo del siglo XXI”.

Pero, ¿cómo podemos definir lo que implica el termino Populismo? Según el sitio Definición, populismo es un término político que alude al rechazo a los partidos políticos tradicionales y a las clases dominantes de la sociedad. Sin mencionar al tirano Fidel Castro (a quien caracteriza una dimensión especial), algunos de los presidentes populistas más connotados son:

  1. Centro-derecha, Alberto Fujimori y Álvaro Uribe.
  2. Centro izquierdo, Luis Ignacio Lula da Silva, Néstor Kirchner y Michelle Bachelet.
  3. Movimiento del Socialismo del siglo XXI, Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa.

Aunque todos estos personajes simbolizaron el rechazo existente en sus respectivos países a los partidos políticos tradicionales, cuya alternancia en el poder no representaba progreso alguno para el país, ni para sus ciudadanos; por ende, al concluir sus mandatos, el balance final de su gestión se torna nefasta,

El caso del populismo que ha dado por resultado el Socialismo del siglo XXI, merece un comentario aparte. Estos regímenes han asumido (o lo han intentado) una forma de gobierno autoritaria; restringiendo las libertades individuales ciudadanas, expandiendo la corrupción administrativa y se constituyéndose en una nueva élite socio-política-económica. Un factor común en estos gobiernos, es que su propósito nunca ha sido el bienestar de sus pueblos ni mucho menos el progreso del país; sino el de perpetuarse en el poder, sin importar las consecuencias.

Creo que lo antes expuesto ya es bastante conocido; pero lo que me ha llamado poderosamente la atención es que este fenómeno emigre a los Estados Unidos de América. ¿Cómo? Bien, he leído el artículo de Nick Gass, titulado  Trump has spent years courting Hillary and other Dems[i] (Trump ha pasado años cortejando a Hillary y otros demócratas), y me ha traído a la mente muchos de los aspectos antes expuestos sobre el Populismo; me pregunto:

  1. ¿También aquí?
  2. ¿Es realmente Republicano Trump?

Trump está invocando un populismo diametralmente opuesto al caso latinoamericano. En su caso, este personaje ha asumido el lenguaje que resulta más encantador al Tea Party; pero, ¿es realmente su lenguaje? Según lo indica el sitio antes citado ¨el magnate ha jugado astutamente ambos lados del pasillo durante años” (…) continuado ¨y ha sido especialmente acogedor – financieramente y personalmente – con Hillary Clinton”. A partir de esta afirmación, se desprende que el Sr. Trump apoyaba las políticas liberales de los Clinton. ¿Es posible un cambio tan drástico?

Por último, ¿A quién beneficia políticamente las posturas de Donald Trump? ¿A los Republicanos?

Por mi parte, no creo en el doblez de Trump, ¡por el contrario, lo veo muy bien definido!

[i] http://www.politico.com/story/2015/06/donald-trump-donations-democrats-hillary-clinton-119071#ixzz3k86JQgKH

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s