LA GUERRA DE NICOLAS

Una mujer colombiana, durante el cruce de la frontera entre Colombia y...

Una mujer colombiana, durante el cruce de la frontera entre Colombia y Venezuela. REUTERS

CARTA A LOS POETAS DE COLOMBIA
RAÚL RIVERO
Actualizado: 01/09/2015 11:02 horas

El poeta venezolano Armando Rojas Guardia (Caracas, 1949) tiene una manera muy especial de asumir la guerra artificial que ha organizado Nicolás Maduro en la frontera con Colombia. Sabe que el conflicto tiene victimas directas con nombres y apellidos, familias expulsadas de Venezuela con la ropa que llevaban puesta y una nevera o un coche de niño, arrastradas a la pobreza y al desconcierto.

Para Rojas Guardia, un poeta, ensayista, crítico y profesor con renombre en su país y en toda América Latina, el drama fronterizo, además del sufrimiento de los colombianos, le afecta en su vida privada porque daña o enrarece su amistad con un grupo de escritores del país vecino, donde el autor de ‘Poemas de la quebrada de la virgen’ residió en un momento de su vida.

El intelectual caraqueño ha reaccionado con ira ante la decisión del presidente de su país de cerrar los puntos de enlace con Colombia, al decir de expertos y observadores, para desviar la atención sobre la crisis interna de su mala gestión y los datos de las últimas encuestas que dan al oficialismo como perdedor en las elecciones señaladas para el 6 de diciembre próximo.

Rojas Guardia ha enviado una carta abierta a uno de sus amigos poetas colombianos: “Te escribo para testimoniarte mi horror, mi vergüenza y mi indignación por lo que está haciendo el Gobierno venezolano con tantos hermanos colombianos en la frontera.Pienso todo el día en ti, en A, en los otros siete u ocho grandes amigos que tengo en Colombia, y la rabia impotente y la nausea más absoluta me sobrecogen el alma”.

El poeta de Yo que supe de la vieja herida y Hacia la noche viva le dice finalmente a su colega que le quiere afirmar en voz alta que “no confundan ni por un instante, ustedes mi hermanos colombianos, los desmanes cometidos por esta pandilla de facinerosos y rufianes que,para desgracia nuestra, gobierna mi país con la actitud fraterna del pueblo al que pertenezco hacia todo lo que se relaciona con Colombia. Ellos son una pandilla efímera. Los amo muchísimo a todos”.

Rojas Guardia fundó en 1981 el movimiento literario ‘Tráfico’, que promovió una poesía conversacional, desprejuiciada, desmitificadora y urbana. Como ensayista es también una de las figuras principales de la literatura venezolana. Se le aprecia como un símbolo de la espiritualidad, la lucidez y la independencia. Es católico y homosexual. La escritora y critica Luisa Helena Calcaño cree que la poesía de Rojas Guardia es una “intensidad única reconocida en sus imágenes y obsesiones, su musicalidad, la profundidad de la lengua, que a la vez fluye en forma cristalina con un verso exacto y envolvente”

Publicado en http://www.elmundo.es/cultura/2015/09/01/55e460d4e2704e484b8b458c.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s