MASONES; ¿POR QUÉ?

Gustavo Pardo

El tema de la Regularidad es un asunto recurrente para los masones que siguen encasillados en definiciones que conceden franquicias de exclusividad a determinadas denominaciones masónicas; sean ellas la Gran Logia Unida de Inglaterra (GLUI), el Gran Oriente de Francia, la Gran Logia El Derecho Humano o los múltiples organismos masónicos que (gracias al GADU) han proliferado por nuestro planeta.

Pero, además, tradicionalmente los conceptos de Regularidad y Reconocimiento han sido la causa primera, la más extendida y difícil de erradicar de la DIVISION FRATERNAL. ¿Por qué?

En realidad, ello es la resultante de echar a un lado el más sagrado de todos nuestros principios fraterno-filosófico-doctrinales: PRACTICAR LA TOLERANCIA. ¿Por qué?

Desde mi punto de vista, la Francmasonería o Masonería, más que una Organización convencional; ella es una condición de vida, en la cual sus afiliados se comprometen a trabajar para obtener la CONVIVENCIA PACIFICA DE TODOS LOS SERES HUMANOS, INCLUYENDO A LOS PROPIOS MASONES.

A los masones cubanos nos es conveniente recordar que durante la Ceremonia de nuestra Iniciación, a los candidato se les advierte ¨No venís profano a una sociedad perfecta, porque en lo humano no cabe la perfección; pero habéis venido a una Institución donde figuran hombres puros y virtuosos de todos los países, que buscan la fraternidad y el progreso universales, sin los antagonismos de la política, ni la intransigencia de las religiones (…)[i]. Esta es una noción muy importante a tener en cuenta.

 

Si los masones de todo el planeta ¨buscan la fraternidad y el progreso universales, sin los antagonismos de la política, ni la intransigencia de las religiones”; ¿Por qué a los propios masones nos dividen conceptos tan absurdos como el del Reconocimiento y la Regularidad?

Por otra parte, la Liturgia de Compañero Masón vuelve al tema de la Intransigencia; advirtiendo al Compañero novicio ¨El fanatismo religioso, que niega al adversario el agua y el fuego, y admite como dogma los mayores absurdos que la ciencia rechaza; y la obcecación política que pone en el alma instintos de fiera, y quiere imponer a los demás hombres o la sumisión o el tormento; no pueden caber en un masón[ii] (…). Sin embargo, los preceptos analizados consideran a los masones no reconocidos como ¨adversarios”, a los cuales se les veda toda relación fraternal. ¿Por qué?

En el párrafo siguiente, se alude a ¨La paz universal es el eterno ideal de la Institución masónica. La libertad más esplendida, en el seno de esa paz, es el desiderátum supremo de las inteligencias no contaminadas por el odio o enervados por el servilismo”[iii]. A pesar de trabajar para reconocer a los seres humanos la ¨ libertad más esplendida”, se pretende imponer ¨la sumisión y el servilismo” a quienes no acatan los dictados de la GLUI. ¿Por qué?

Y, aún hay más. En el quinto párrafo de la antes citada página 23; se expone ¨Que piense cada hombre como quiera en materias filosófica, política y religiosa, mientras no afecte, con el uso de su derecho, el libre ejercicio del derecho ajeno[iv]. ¡Que ironia!

Como vemos, en los libros doctrinales antes citados, se alude al derecho de los seres humanos la diversidad de pensamiento; ya sea ésta política o religiosa. Aspecto que se halla en absoluta concordancia con lo establecido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos; la cual, en su Artículo 1, manifiesta Artículo 1

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.¨”[v].

No obstante lo antes citado en los Catecismos Masónicos de los Grados 1 y 2 y en la Declaración  Universal de los Derechos Humanos; no se aplica en las leyes y normas del Reconocimiento y de la Regularidad Masónica. Estas reglas nos obliga a excluirnos los unos a los otros; desconociendo con ello la obligación que todos tenemos de ¨comportarse fraternalmente unos con otros”. ¿Por qué?

Pero, además, la Liturgia del último y más Sublime Grado de la Masonería Simbólica[vi] estipula que durante la Ceremonia de admisión en el Grado, se eleve una invocación al Ser Supremo, en la cual se precisa lo que realmente constituye y simboliza la Cámara del TERCER GRADO, Al efecto, la petición dice: (…) ¨Ayúdanos, infiltrando en nuestras almas la grandeza de tu Espíritu, para que podamos perseverar en el cumplimiento de nuestra misión, y seguros de que, así como nos congregamos tranquilos y contentos en este recinto de Amor, Virtud y Tolerancia, nos sintamos alegres y satisfechos, cumpliendo con nuestros deberes en el mundo en medio de las turbulentas  pasiones humanas. Amen”[vii].

La Cámara del Maestro Mason, es un lugar en el cual se trabaja siguiendo los lineamientos del Amor, la Virtud y la Tolerancia; ¿cabe pues la exclusión de nuestros hermanos masones pertenecientes a otras Obediencias no reconocidas por la Gran Logia Unida de Inglaterra? ¿Por qué?

En este mismo Instructivo se continúa aclarando aún más el tema de la intransigencia y la exclusión. Al respecto dice ¨De aquí la obra humanitaria de la Masonería; de aquí su proclamación de la Libertad, don del Cielo, que nada ni nadie debe destruir, derecho que solo puede ser limitado por el derecho ajeno, igualmente legítimo; de la Fraternidad, que templa con sus efluvios de amor los arrebatos del despecho y hace de dos adversarios en ideas, dos hermanos en sentimientos; de la Igualdad, principio destructor de irritantes privilegios, y enojosas diferencias que no tienen base racional entre seres de la misma especie e igualmente conformados”[viii].

Como hemos podido apreciar, el espíritu de la Fraternidad Masónica se encuentra plasmado en los principios de LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD. Ellos aluden al reconocimiento al derecho que todo ser humano tiene a la práctica de la diversidad y al reconocimiento de su dignidad; si esto es válido para TODOS LOS SERES HUMANOS, ¿Por qué no lo es para los Masones?

DSCF2562

Hemos visto algunas de las referencias doctrinales claramente expresadas en las Liturgias o libros doctrinales de los tres grados simbólicos, de una Potencia Masónica Regular y reconocida por la Gran Logia Unida de Inglaterra: la Gran Logia de Cuba de AL y AM. Veamos lo que dice su Constitución, o fundamento ljuridico de la Fraternidad Regular Cubana.

En sus Preceptos Fundamentales, Libro I, Articulo i de la Constitución[ix], dice:

¨La Asociación Masónica tiene adoptados como Leyes fundamentales universales los Antiguos Límites de la Fraternidad, que son los siguientes:

  1. ¨La Masonería es la Institución orgánica de la Moralidad, y su fin disipar la ignorancia, combatir el vicio e inspirar el amor a la humanidad”.
  2. ¨Son sus principios la Moral Universal y la Ley Natural, dictadas por la Razón y definidas por la Ciencia“[x] (…)

Obviamente, los legisladores colocan los mandatos constitucionales según el orden que siguen, situando en primer término aquellos de mayor peso jurídico. Obsérvese la coincidencia de los preceptos jurídicos con los doctrinales en lo concerniente a ¨inspirar el amor a la humanidad” y ¨Son sus principios la Moral Universal y la Ley Natural, dictadas por la Razón y definidas por la Ciencia”.

De lo antes expuesto se infiere que los masones tienen la obligación de asumir  como una condición de vida implícita en su condición fraternal, la idea o propósito de ¨inspirar el amor a la humanidad” y al análisis de todas las cosas mediante el empleo de ¨la Razón”. En otras palabras, el masón no puede seguir dogmas impuestos sin un razonamiento previo.

¿Alguien puede decirme el basamento moral, jurídico, doctrinal y fraternal de las Normas establecidas por la Gran Logia Unida de Inglaterra para la Regularidad y el Reconocimiento Fraternal? Naturalmente, no hay respuestas más allá del ¨porque es así”.

Todo iniciado en la Francmasonería es digno de respeto, consideración, apoyo y reconocimiento de su libre albedrío. Del mismo modo, todos debemos sentirnos complacidos del éxito, la expansión y desarrollo obtenido por cada una de nuestras Obediencias Masónicas, particularmente de las que nos tocan más de cerca: las cubanas.

[i] Liturgia del Grado de Aprendiz, Joaquín N. Aramburu. Pág. 15. Modificada y Aprobada por la Gran Logia de Cuba en Agosto de 1971. Habana.

[ii] Liturgia de Compañero Mason. Joaquín N. Aramburu. Pág. 23. Aprobado por la Gran Logia en la Sesión Anual de Marzo de 1947. Habana

[iii] Idem. Párrafo 4to.

[iv] Ídem. Párrafo 5to.

[v] http://www.un.org/es/documents/udhr/history.sh

[vi] Grado de Maestro Mason

[vii] Liturgia de Maestro Mason. Joaquín N. Aramburu. Pág. 14. Adaptada por la Comisión de Instrucción y aprobada por la Gran Logia de Cuba en su sesión Anual de Marzo de 1947. Habana.

[viii] Idem. Págs. 38-39.

[ix] Legislación Masónica Cubana, DECIMO NOVENA EDICIÓN. 1999.

[x] CONSTITUCION. Capitulo I. LA MASONERIA. LA GRAN LOGIA DE CUBA DE A\L\ y A\M\ FORMA DE GOBIERNO; TERRITORIO QUE COMPRENDE.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s