09/25/2020

¿Dirá Obama SI o NO al bloqueo en la ONU?

Anuncios

Por Pilar Montes

HAVANA TIMES — Esa fue la pregunta de un periodista al canciller cubano durante la presentación de la Resolución que nuevamente discutirá el período de sesiones de la Asamblea General de la ONU en breves días por el cese del bloqueo a Cuba.

Por supuesto que Bruno Rodríguez recomendó al periodista que hiciera la pregunta a funcionarios estadounidenses.

Se acerca nuevamente la discusión del único punto en la agenda de la Asamblea General que se repite año tras año desde 1992 y que por abrumadora mayoría vota SI al cese del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, que dura ya 53 años. En 2014 la votación fue 188 países contra dos, EE.UU. y Israel.

¿Cómo votará el vecino del norte en esta ocasión, cuando se han restablecido las relaciones entre Washington y La Habana y hay una comisión bilateral para trazar el camino hacia la normalización?

Los dirigentes políticos saben esconderse tras una sonrisa, pero esta le será más difícil a Obama, ya que tendrá, al menos, que saludar, entre los 170 jefes de Estado que confirmaron su asistencia, al presidente cubano Raúl Castro.

El inquilino de la Casa Blanca ha criticado el bloqueo o embargo como le diría él, pero lo cierto es que todavía se mantiene a la Isla como blanco único de la Ley de Comercio con el Enemigo y se siguen imponiendo sanciones a bancos, empresas y hombres de negocios que tratan con Cuba.

Un gesto positivo del Departamento de Estado en la votación sería la de abstenerse, ya que el bloqueo sigue en pie. Sin embargo, el poder de los sectores que favorecen mantener las restricciones seguirá diciendo NO y mucho me temo que sea esa la elección estadounidense.

Otro momento difícil será cuando su Santidad, el papa Francisco, quien también ha criticado severamente el bloqueo a Cuba, dirija la palabra a los miembros de la ONU, durante su visita a Estados Unidos, del 22 al 27 próximos, que comenzará con el recibimiento que le dispensará Barack Obama en la base militar de Andrews.

Creo que ambos líderes tienen el denominador común de la osadía: uno, por realizar lo que 10 administraciones anteriores de Estados Unidos no se habían atrevido a hacer y el otro, por romper más de un protocolo, desdeñar el oropel de su cargo para defender a los humildes, arremeter contra la guerra y llamar al clero a salir de las iglesias para ayudar a los que necesitan de su ayuda y consejo espiritual.

El pontífice parece no temer por su vida en Estados Unidos, pero lo cierto es que los que sí están temblando son los cuerpos de orden público, de seguridad y el Buró Federal de Investigaciones que pondrán todo su equipamiento de última tecnología para proteger a tan carismática personalidad.

Según especialistas, la visita a la Casa Blanca y al Congreso, así como la misa que oficiará en la capital no son las actividades más peligrosas.

El recorrido incluye en Nueva York una misa en el Madison Square Garden, una procesión por el Parque Central, la visita a una escuela de Harlem, sus palabras a la Asamblea General de la ONU y luego, en la histórica ciudad de Filadelfia, donde oficiará una misa en un área abierta a la que se prevé asistan unos dos millones de personas.

También dirigirá unas palabras en Filadelfia al Encuentro Mundial de Familias, tema clave en su estrategia pastoral.